Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quarta-feira, 27 de janeiro de 2010

ImportaRSE - Florianópolis


Los argentinos son los más críticos con las políticas contra el cambio climático
Así se desprende de un estudio realizado en 23 países. En Brasil la opinión de que las políticas públicas para prevención son suficientes asciende al 43 por ciento
EL CRONISTA Buenos Aires ()


Los argentinos son los que menos están de acuerdo con las acciones que realiza su Gobierno y los líderes de las empresas para prevenir el cambio climático. Sólo el 16% de sus habitantes cree que se está haciendo lo suficiente al respecto. Aunque está en el pico del pesimismo, no está solo: a nivel mundial sólo el 35% de los ciudadanos creen que las administraciones y las compañías están haciendo lo correcto para prevenir ese problema ambiental.

Así se desprende de un estudio realizado entre noviembre y el 13 de enero pasados por la firma internacional de investigación de mercados Ipsos, para Thomson Reuters, entre 24.077 hombres y mujeres mayores de 18 años de 23 países, con unas mil entrevistas por país.

De acuerdo con el relevamiento –que se efectuó antes, durante y después de la Conferencia sobre Cambio Climático de Copenhage, de diciembre–, sólo en tres países la mayoría cree que sus representantes están haciendo lo correcto: China con 86%, seguida por India con 60% y Turquía con 54%.

El resultado verificado en el desagregado local “revela una importante mirada crítica de la sociedad argentina sobre la problemática ambiental en comparación con el resto del mundo. Aquí emerge la percepción de que se podrían hacer mayor cantidad de esfuerzos por contener la contaminación ambiental de lo que en realidad se está llevando a cabo”, según Santiago Rossi, Director de Ipsos Mora y Araujo, responsable del estudio en nuestro país. “Los argentinos hemos tomado mayor conciencia de los problemas ambientales luego del conflicto por las pasteras de Fray Bentos. Pero aún no hemos comenzado a ver políticas ambientales de peso, articuladas por el sector público y el sector privado”, añadió. Manifestó, asimismo, que los programas de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) han sido un primer paso para trabajar en el tema.

De los 24.077 encuestados, se desprende que las mujeres son quienes manifiestan más disconformidad con el alcance de las acciones que están tomando representantes públicos y privados con respecto a la prevención del cambio climático, con un 65% en contraposición con los hombres, con un 63%. Con el 69% los mayores de 55 años revelan más disconformidad que las personas de entre 35 y 54 años (67%), al tiempo que el 62% de los menores de 35 años dieron esa respuesta.

En Latinoamérica, con el 17%, México le sigue a la Argentina como el país en el que menos acuerdo hay con las acciones oficiales para combatir el cambio climático. En cambio, en Brasil este indicador asciende al 43%, el mismo nivel de Corea del Sur e inmediatamente después de Japón (45 por ciento) y un poco más abajo de Australia (48 por ciento). En Estados Unidos, las respuestas positivas sólo llegaron al 38 por ciento.

A SURPRESA


A MARAVILHOSA EXPERIENCIA DE SURPREENDERNOS.
A experiência de surpreendermos é, sem duvida alguma, algo maravilhoso. No estado permanente de surpresa, temos ao máximo todos nossos sentidos, tuda nossa atenção.
Lembras como criança tudo te surpreendia?
Surpreender-se é exercitar-se na arte de viver no agora, de estar no mais imediato e único presente.
Quando vivemos em estado de surpresa, enxergamos, aceitamos e aprendemos rapidamente. A mente está em silêncio e não interfere nossa percepção.
A surpresa como mecanismo pedagógico
Segundo Sesha
“É bem sabido o profundo nível de atenção que as crianças prestam a todas as coisas que experimentam. É tal sua capacidade que conseguem aprender vários idiomas em apenas três anos, isso sem contar seu desenvolvimento nos restantes ambientes da vida.
Os pequenos possuem a maravilhosa capacidade da surpresa. Respondem ante ela de maneira singela; basta que um evento seja o suficientemente cativante para que todo seu sistema imediatamente se aboque a ele. Inclusive depois de uma batida que produza dor, algo entretido é capaz de levar-los a seu imediato esquecimento graças a que a atenção se desloca totalmente ao sucesso nascente.
A continua surpresa com a que as crianças observam ao mundo os leva à permanência num “presente” continuo. Nós costumamos perder-lo ao crescer, ao trocar esse “presente” continuo que eles advertem pela proximidade de instantes passados e futuros.
Em quanto à surpresa opera não existe a dúvida; aí se encontra a grande clave pedagógica. Em tanto a atenção se aboca a um evento surpreendente morre o razoamento e se estabelece um fugaz entremeio onde só há compreensão sem que intervenha a razão.
A surpresa é uma forma de “presente”. O máximo ato pedagógico é criar uma continua situação de surpresa; ele implica não somente uma expressão de idéias verbais, senão às vezes o simples movimento duma mão ou a assombrosa ajuda dum gesto.
A natureza nos surpreende por sua harmonia, por isto a contemplação é um continuo ato de assombro. O aprendizado é um ato de fugaz surpresa, razão pela qual é um instante de Consciência plena; aí o saber se expressa sem intermediação alguma. O assombro, razão de ser do nascimento da filosofia, é outro ato irmanado à surpresa; nele, o saber aparece como reconhecimento claro do universo que nos rodeia.
“Seria extraordinário que as escolas do mundo promovessem o ensino através do ato do assombro: educar professores a se enamorar do ensino e transmitir com essa intensidade especial o Saber e o Amor, como fontes excepcionais de presente continuo.”
Seguir se surpreendendo olhando um amanhecer, escutando atentamente a alguém, ou se sentindo um a si mesmo, é estar vivo, bem vivo!

LA MARAVILLOSA EXPERIENCIA DE SORPRENDERNOS.
La experiencia de sorprendernos es, sin duda alguna, algo maravilloso. En el estado permanente de sorpresa, tenemos al máximo todos nuestros sentidos, toda nuestra atención.
¿Recuerdas cómo de pequeño todo te sorprendía? Sorprenderse es ejercitarse en el arte de vivir en el ahora, de estar en el más inmediato y único presente.
Cuando vivimos en estado de sorpresa, observamos, aceptamos y aprendemos rápidamente. La mente está en silencio y no interfiere nuestra percepción.
La sorpresa como mecanismo pedagógico
Segundo Sesha
“Es bien sabido el profundo nivel de atención que los niños prestan a todas las cosas que experimentan. Es tal su capacidad que logran aprender varios idiomas en algo más de tres años, eso sin contar su desarrollo en los restantes ambientes de la vida.
Los pequeños poseen la maravillosa capacidad de la sorpresa. Responden ante ella de manera sencilla; basta que un evento sea lo suficientemente halagador para que todo su sistema inmediatamente se aboque a él. Incluso después de un golpe que produzca dolor, algo entretenido es capaz de llevarlos a su inmediato olvido gracias a que la atención se desplaza totalmente al suceso naciente.
La continua sorpresa con la que los niños observan el mundo los lleva a la permanencia en un “presente” continuo. Nosotros solemos perderlo al crecer, al reemplazar ese “presente” continuo que ellos advierten por la inmediatez de instantes pasados y futuros.
Mientras la sorpresa opera no existe la duda; he aquí la gran clave pedagógica. Mientras la atención se aboca a un evento sorprendente muere el razonamiento y se establece un fugaz intermedio donde sólo hay comprensión sin que medie la razón.
La sorpresa es una forma de “presente”. El máximo acto pedagógico es crear un continuo de sorpresa; ello implica no solamente una expresión de ideas verbales, sino a veces el simple movimiento de una mano o el asombroso ademán de un gesto.
La naturaleza nos sorprende por su armonía, por ello la contemplación es un continuo acto de asombro. El aprendizaje es un acto de fugaz sorpresa, razón por la cual es un instante de Conciencia plena; allí el saber se expresa sin intermediación alguna. El asombro, razón de ser del nacimiento de la filosofía, es otro acto hermanado a la sorpresa; en él, el saber aparece como reconocimiento claro del universo que nos rodea.
Sería extraordinario que las escuelas del mundo promovieran la enseñanza a través del acto del asombro: educar a profesores a enamorarse de la enseñanza y transmitir con esa intensidad especial el Saber y el Amor, como fuentes excepcionales de presente continuo.”
Seguir sorprendiéndose viendo un amanecer, escuchando atentamente a alguien, o sintiéndose uno a sí mismo, es estar vivo, ¡bien vivo!
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe