Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sábado, 29 de outubro de 2011

CAPRICHOS DEL IDIOMA





FUENTE: EL COLOMBIANO - Juan Pedro Villa-Isaza | Publicado el 29 de octubre de 2011





La palabra "desafortunadamente" no está en el diccionario de la Real Academia Española (Drae). Como "infortunadamente" sí está, algunos hispanohablantes piensan que para desgracia de quienes usamos el primer adverbio esto significa que la RAE dictaminó que el uso del segundo adverbio es correcto; y el del primero, incorrecto.

No obstante, el Drae advierte que "podrá objetarse que las posibilidades de formación de nuevas palabras mediante (...) (composición) son prácticamente infinitas". En este caso, como "desafortunado" es un adjetivo y "mente" es un elemento compositivo, "desafortunadamente" es un adverbio tan correcto como su adversario.

Y entonces ¿por qué no aparece "desafortunadamente" en el diccionario español? Porque en el Drae "sólo aparecen aquellos términos que, vista la documentación de su empleo real, el Pleno académico ha decidido incluir". Sin embargo, mientras que la palabra "infortunadamente" aparece 48 veces en el Corpus de referencia del español actual (Crea), "desafortunadamente" aparece 279. En otras palabras, "desafortunadamente" no aparece por culpa de un encadenamiento fatal de sucesos y no porque su uso sea incorrecto.

En conclusión, quienes tenemos el español como lengua materna debemos reflexionar sobre el valor normativo del Drae porque, como dijo Manuel Seco, en Gramática esencial del español , "la lengua es de la comunidad que la habla y es lo que esta comunidad acepta lo que de verdad 'existe', y es lo que el uso da por bueno lo único que en definitiva 'es correcto'".

HELENA PITTA, TRADUCTORA


«Me obsesiona ser invisible en los textos»
29.10.11




FUENTE : El Comercio - ALEJANDRO CARANTOÑA acarantona@elcomercio.es




GIJÓN.
El Salón del Libro Iberoamericano premia hoy su labor llevando al portugués a autores como Pérez-Reverte, Allende o Corín Tellado
Helena Pitta Traductora
Helena Pitta estudió Historia, pero, tal y como sucede con los artistas de oficio, acabó en otra profesión: la de traductora. Unos escriben, ella lo vuelca al portugués única y exclusivamente desde el español: por sus manos han pasado Arturo Pérez-Reverte, Isabel Allende, Javier Cercas, Leonardo Padura, Rosa Montero... y tantos otros. Hoy, el Salón del Libro Iberoamericano reconoce su labor con el IV Premio de Traducción Literaria Claude Couffon. «Lo peor», dice, «es que hay que hablar delante de la gente.
-Muchos de los autores que pasan estos días por el Salón también tienen otros oficios, han estudiado otras carreras, pero han acabado escribiendo. ¿Por qué usted se ha decantado por la traducción?
-En principio, por supervivencia. Hace veinte años, cuando empecé, no había una carrera oficial: uno, sencillamente, aterrizaba.
-¿Cuál fue su primer encargo?
-Corín Tellado. Pasé dos años traduciéndola al portugués antes de que un editor (que no creo que estuviera muy en sus cabales) me dieran el 'Oráculo manual' de Baltasar Gracián. Luego una novela corta de Torrente Ballester... Y hasta hoy.
-¿Qué percepción hay en Portugal del español como lengua? Aquí su idioma no parece tener el predicamento que merece.
-Vosotros sois el vecino grande. Todo el mundo cree que habla español, o 'portuñol', lo cual es terrible para la profesión.
-Y ¿qué opina del intrusismo en traducción literaria?
-Eso no existe. No creo que estudiar una carrera vaya a enseñarte a traducir literatura, solo un conocimiento muy amplio de la cultura desde la que traduces y ser un lector extremadamente ávido.
-¿Nunca le ha tentado escribir?
-Jamás. El hecho de trabajar con las palabras no significa que una persona pueda desempeñar cualquier profesión que tenga que ver con ellas: un periodista fabuloso puede ser un escritor pésimo. Y un buen traductor puede ser un escritor pésimo.
-Ya, pero ¿ha tenido ganas?
-En absoluto. Me obsesiona ser invisible en los textos de los demás, y que no se note mi mano en lo que sale en portugués. Así, la que era una mala novela en español lo será también en portugués: yo ni pincho ni corto.
-¿O sea que usted no es de las que aspira a que los traductores aparezcan en las portadas de los libros?
-Me conformo con que me paguen como es debido. En Portugal se pueden contar con los dedos de la mano los traductores con un nombre de portada, pero porque son algo más: poetas, profesores... Luego estamos todos los demás.
-Estos días, en el Salón, también hemos visto el documental 'José y Pilar'. ¿Qué puede decir de la percepción de José Saramago en su país?
-Es muy controvertido. Intelectualmente se le profesa un respeto indiscutible, pero su posición política era tan marcada y evidente que se han levantado muchas ampollas en torno a su figura.
-¿Cuál ha sido su inspiración para traducir?
-De todo. Ningún traductor, eso sí, porque no conocía a ninguno cuando empecé. Solo mucha literatura.
-Por último, ¿lee usted traducciones al portugués?
-(Sonríe) De otros idiomas sí. Del español, jamás: leo los originales.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe