Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quarta-feira, 14 de março de 2012

TRADUÇÃO COMERCIAL PT_ESP




A conquista dos mercados internacionais não deve ser obstaculizada pelo idioma. A tarefa de tradução proposta associa nosso saber fazer ao de tua empresa para participar em sua expansão comercial.
Sabemos que a imagem da empresa está em jogo. A tradução comercial ou de negócios requer prática e um alto grau de especialização. Só um tradutor nativo especializado poderá fazer que a tradução seja natural e cumpra seu objetivo: convencer, provocar a decisão ou a ação desejada e suscitar a aprovação do destinatário, seja qual seja seu país.
Um documento que resulte perfeitamente claro para clientes ou sócios é sinônimo de sucesso para o desenvolvimento do negócio.
Com o fim de garantir o impacto dos estudos de mercado, documentação corporativa, apresentações, etc., nossa empresa de tradução oferece além duma tradução de qualidade nosso SAL (●) = Serviço de Assessoramento Lingüístico.
Nossa especialização e experiência em marketing e comunicação comercial nos outorga os conhecimentos culturais e lingüísticos necessários para fazer que tua mensagem encaixe à perfeição com o mercado de destino.
Nosso Knowledge Management e a experiência de mais de trinta anos no mercado industrial latino-americano garantem o sucesso da comunicação.

(●) SAL é de graça, se encontra inserido dentro de preço de nossa tradução. Experimenta!

PALABROTAS DEL SEXISMO









Batahola en España: ¿por la crisis económica que hizo perder las elecciones a los socialistas a manos de la derecha? ¿Por el plan de ajuste draconiano que implementa el nuevo gobierno? Sí, pero también por cómo hablar y cómo escribir . A partir de un informe de Ignacio del Bosque, integrante de la Real Academia, titulado “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer”, se ha armado la de San Quintín, con feministas, escritores, lingüistas, filólogos y otras yerbas especializadas tirándose con tratados y citas por la cabeza por el papel de la mujer en el idioma.
Todo empezó con nueve guías elaboradas en universidades, con la inestimable colaboración de comunidades autónomas y sindicatos, que hacen recomendaciones ante diversas instancias gubernamentales para despojar al lenguaje de todo signo sexista .
Una de ellas, la de la Universidad de Málaga, propone, por ejemplo, eliminar el “uno”, considerado machista, para referirse al sujeto (¿o sujeta?). Y a la oración “Es difícil que uno se acostumbre a tantas incomodidades” propone sustituirla por la más ecuánime “Es difícil que una persona se acostumbre a vivir con tantas incomodidades”.
También le molesta “todos” para referirse a un conjunto de hombres y mujeres. A “Todos tenemos sentimientos” propone cambiarlo por “Todos y todas tenemos sentimientos”.
Desde luego tampoco soporta el término “hombre” como referido al género humano (¿o genera humana?). Y solicita que “Los estudios sobre el hombre” sea reemplazado por “Los estudios sobre el ser humano”. Impugna la oración “Los trabajadores de la empresa” y propone “La plantilla de la empresa”.
Acota que podemos decir “la adolescencia” en vez de decir “los adolescentes”, y “el funcionariado” en vez de “los funcionarios”.
De igual manera aconseja “la persona interesada” en vez de “el interesado”.
Si un hombre cuida chicos será “niñero” o “nodrizo”, habrá “conserjas” y “conserjes” y, desde luego, “presidentas” y “presidentes”, en la cual los argentinos somos pioneros.
Nada dice la guía de hombres que son gasistas, anestesistas o electricistas, que bien podrían querer ser llamado gasistos, anestesistos o electricistos.
A todo esto el académico Bosque respondió: “Si se aplicaran las directrices propuestas en sus términos más estrictos, no se podría hablar”. Además, no encuentra sentido en “forzar las estructuras lingüísticas para que constituyan un espejo de la realidad.” La publicación desató una tormenta de palabras en España y ya llega a nuestras costas.
Mientras Amelia Valcárcel, catedrática de filosofía, recordaba que “la gramática no es la vida” , Adelaida de la Calle, rectora de la Universidad de Málaga, opinaba que “hay que poner a la mujer en valor y hacer el esfuerzo de cambiar el lenguaje”.
La escritora Rosa Montero anclaba la discusión en lo real: “Es verdad que el lenguaje es sexista, porque la sociedad también lo es.” Y la notable escritora Elvira Lindo enumeraba algunas de las tantas discriminaciones que sufren las mujeres, para concluir: “Son tan fundamentales los aspectos que las mujeres deseamos mejorar que, francamente, estar incluida en un plural masculino que se entiende como genérico me importa bien poco.”
Entre nosotros, Susana Anaine, de la Academia Argentina de letras, escribió en “Clarín” . “¿Es tan extremadamente difícil acostumbrarse a esquivar en el habla el predominio de un género, reemplazar ‘mis amigos’ por ‘mis amistades’? Y el escritor Pablo de Santis advirtió en “La Nación” : “Que alguien diga ‘todos y todas’ forma parte de su libertad como hablante, pero que esas preferencias se conviertan en una obligación es una insensatez”.
Adolfo Bioy Casares, en su indispensable “Breve diccionario del Argentino exquisito” estipula: “El que dice lo que se propone, de manera eficaz y natural, con el lenguaje corriente de su país y de su tiempo, escribe bien.”
Y quizá en lo de “natural” radique la diferencia: intentar estrujar el lenguaje -en vez de modificar la sociedad- en pos de una posición políticamente correcta puede ser una tilinguearía notablemente ineficaz. Porque, a diferencia de quienes se esfuerzan, quienes hablan bien -a calzón quitado, a la que te criaste- suelen escribir “con el lenguaje corriente de su país y de su tiempo”. Es decir, bien.
El lenguaje, además, no es obra de academias -que funcionan como meras escribanías-, no se impone por decreto ni soporta la ortopedia de las ideologías: libres, los hablantes lo deciden y lo cambian sin parar. Y como se les da la real gana.

(Publicado en la columna Disparador de Clarín el domingo 11 de marzo del 2012)

Publicado por mmoreno el Martes 13 de Marzo de 2012 |

FUNDÉU RECOMIENDA...


Recomendación del día


infoxicación, neologismo adecuado en español

Infoxicación es una palabra adecuada en español para referirse a una sobrecarga de información difícil de procesar.

El neologismo fue acuñado por el especialista en información Alfons Cornella para aludir a la sobresaturación de información, como acrónimo de intoxicación por información.

Se trata de un término cada vez más frecuente en los medios: «El exceso de información causa el síndrome de la infoxicación, que está caracterizado por la ansiedad y la angustia», «La infoxicación es la incapacidad de análisis eficiente de un flujo de información elevado».

Dada la extensión de su uso, no es necesario entrecomillarla ni marcarla de ninguna otra manera, aunque si se estima que los destinatarios del texto aún no la conocen, conviene explicar su sentido la primera vez que aparezca.

Como alternativa, puede emplearse la expresión sobrecarga informativa.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe