Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sábado, 5 de maio de 2012

NORMALIZACIÓN DE LA TRADUCCIÓN


NORMALIZACIÓN DE LA TRADUCCIÓN [Contexto]
La Organización Internacional para la Estandarización o ISO (en inglés, International Organization for Standardization ), que nace después de la Segunda Guerra Mundial (fue creada el 23 de febrero de 1947 ), es el organismo encargado de promover el desarrollo de normas internacionales de fabricación, comercio y comunicación para todas las ramas industriales a excepción de la eléctrica y la electrónica. Su función principal es la de buscar la estandarización de normas de productos y seguridad para las empresas u organizaciones a nivel internacional. Las normas desarrolladas por ISO son voluntarias, comprendiendo que ISO es un organismo no gubernamental y no depende de ningún otro organismo internacional, por lo tanto, no tiene autoridad para imponer sus normas a ningún país
La ISO 2384 fue publicada en 1977, y establece las normas para asegurar que las traducciones se presenten en un formato normalizado que simplifique su uso por parte de diferentes categorías de usuarios. Se aplica a la traducción de todos los documentos, ya sean completos, parciales o resumidos. Se distinguen cuatro tipos de documentos:
1) Libros
2) Publicaciones periódicas
3) Artículos
4) Patentes.

Esta norma fue aprobada por veinticuatro países. El título de la norma es «Documentación: Presentación de traducciones» . La norma ISO 2384 se aplica a la traducción completa, parcial o abreviada de documentos, pero no a la traducción de resúmenes, es decir, las notas breves que en ciertos casos aparecen como introducción de determinados artículos y que se escriben en los idiomas que tienen mayor difusión en el mundo, como el inglés.
1) Aplicación de la norma en la traducción de libros
Deberá figurar la siguiente información
• nombre y apellido del autor (o autores) del texto original y la función que ha desempeñado, es decir, si es un autor individual o miembro de un colectivo (por ejemplo, una empresa), redactor jefe o redactor científico;
• el título original del texto traducido o su traducción;
• el tipo de traducción que se ha realizado: completa, parcial o abreviada (en los dos últimos casos es necesario especificar exactamente las partes traducidas y las excluidas);
• organismo responsable de la traducción, nombre del traductor o de los traductores y del jefe de redacción, el redactor científico o el editor de la traducción;
• la Numeración internacional normalizada de libros( ISBN, International Standard Book Number). Este número se asigna a todas las publicaciones no periódicas y contiene información sobre el país de edición, el editor y el título;
• información sobre los derechos de autor (copyright) de la traducción

2) Aplicación de la norma en publicaciones periódicas:

Los elementos de información esenciales en la traducción de publicaciones periódicas son:
• título en el idioma de la traducción;
• tipo de traducción realizada: completa, parcial o abreviada (en los dos últimos casos es necesario especificar las partes traducidas y las excluidas);
• nombre de responsable de la traducción: persona, empresa, redactor o editor;
• fecha de publicación e indicación del volumen traducido, número, parte traducida y número de página;
• editor;
• título clave (definido por ISDS, International Serials Data Systems) e ISSN, International Standard Serial Number, que equivale al ISBN en las publicaciones periódicas

En cuanto a la versión original del documento, es esencial especificar:
• Título de la publicación periódica en idioma original;
• Fecha de publicación, especificación del volumen, número y parte traducida y otros elementos bibliográficos (si son distintos de los presentes en la traducción);
• Idioma del documento original;
• Tras el número de página de la traducción, entre paréntesis el número de página del documento original;
• Título clave y número ISSN.
3) Aplicación de la norma en artículos:

Deberá figurar la siguiente información
• nombre y apellido del autor o los autores especificando su función: si se trata de un autor individual o forma parte de un colectivo (por ejemplo una empresa) jefe de redacción o redactor científico, etc.;
• traducción del título del artículo;
• tipo de traducción: completa, parcial o abreviada (en los dos últimos casos es necesario especificar las partes traducidas y las excluidas);
• organismo responsable de la traducción, nombre completo del traductor o los traductores, del jefe de redacción, del redactor científico o del editor de la traducción;
• información sobre cómo obtener la traducción (número de identificación, fecha, precio).
4) Aplicación de la norma en patentes:
Es necesario indicar:
• tipo de documento;
• país de publicación;
• número de identificación;
• nombre del solicitante o del otorgante, tanto si es un individuo como si se trata de una empresa;
• traducción del título.
Conservación de la estructura del original en la traducción
Deben respetarse los párrafos a traducir, su numeración si se incluye (en este apartado, la norma se refiere obviamente a textos técnicos, contratos, etc.) y las subdivisiones del texto en frases. Es necesario hacer mención de cualquier diferencia de contenido entre el documento original a traducir y la traducción, indicando si dichas diferencias son omisiones, correcciones, reducciones o adiciones realizadas en el texto, el índice o la bibliografía.

Notas y referencias bibliográficas

Si se traduce el título de la obra o artículo, es necesario que aparezca seguido del título en el idioma original entre paréntesis. Las notas o comentarios del traductor pueden situarse a pie de página o al final del texto, acompañados de la indicación «Notas del traductor» o similar en el idioma de la traducción. En lo que respecta a la bibliografía, cada país cuenta con sus propias normas sobre la manera en la que debe recogerse.

Formulas, ecuaciones, símbolos, unidades
Es preferible no traducir fórmulas, ecuaciones, símbolos ni unidades. Cualquier modificación al respecto debe mencionarse en una nota del traductor. Si se convierten las unidades, debe incluirse el valor de las unidades originales entre paréntesis.

Figuras, leyendas, títulos de figuras y tablas

Es preferible presentar las figuras y tablas con la misma posición que ocupan en el texto original. Si por alguna razón técnica es necesario desplazar una figura, debe incluirse una referencia en el punto correspondiente del texto. Los títulos, leyendas y similares deben traducirse íntegramente. Si se reproducen figuras o tablas tomadas directamente del original, es necesario traducir cualquier texto o notas que las acompañen.

Transliteración
Si en la traducción se utiliza un alfabeto distinto del empleado en el texto original, la transliteración de los nombres de autores y términos no traducidos debe realizarse de conformidad con la norma internacional correspondiente. Por ejemplo, la norma internacional ISO 233 para el árabe, la norma ISO 9 para el alfabeto cirílico y la norma ISO 259 para el alfabeto hebreo. Las normas referentes a transliteración son necesarias para poder crear una correspondencia entre los signos o símbolos de un idioma y los de otro. La transcripción, por otra parte, se limita a la reproducción de la pronunciación de manera comprensible para quien hable la lengua de la traducción.

Nombres y símbolos de organizaciones
Los nombres de las organizaciones deben mantenerse sin traducción, a menos que cuenten con nombres oficiales en varios idiomas (por ejemplo, la Unión Europea o la Organización Mundial de la Salud ). Si una organización sólo tiene nombre oficial en un idioma, puede traducirse entre paréntesis la primera vez que aparece en un texto. En lo que respecta a las referencias bibliográficas, los nombres de las organizaciones deben escribirse en el idioma original.

Abreviaturas

Las normas internacionales ISO 4 y 832 establecen un conjunto de reglas para las abreviaturas. La norma internacional ISO 2384 establece que, si aparecen abreviaturas en un texto, deben ofrecerse sus equivalentes en el idioma de la traducción. Si no existe equivalente, la abreviatura debe explicarse detalladamente la primera vez que aparezca.


Terminología
En ciertas traducciones se utiliza terminología perteneciente a determinados temas o profesiones. En tales casos es necesario que el traductor utilice términos equivalentes en su lengua. No obstante, si se trata de términos nuevos referentes a conceptos innovadores, se recomienda que detrás de la traducción se incluya el término original entre paréntesis.


Identificación de los autores
Los cargos honoríficos, como «Miembro de la Real Academia», deben traducirse; también las expresiones relativas a la función del autor en la redacción de un documento (jefe de redacción, nueva edición a cargo de...). La identificación del nivel o título de un autor, como Dr. por doctor, o Prof. por profesor, deben mantenerse en el idioma original, a menos que el uso determine su traducción.

Retraducción
Como ya quedó dicho en el apartado referido a los elementos esenciales y optativos de una traducción, en el caso de la retraducción es esencial hacer referencia a la traducción intermedia y a la publicación original.

Nombre geográficos
Algunos nombres geográficos cuentan con versiones en distintos idiomas (por ejemplo, London, Londres, Londra, Londen) y otros no, en cuyo caso no deben traducirse. En las referencias bibliográficas, para los nombres geográficos se debe conservar el idioma original o recurrir a la transliteración.

Fechas
La traducción debe indicar la fecha de publicación del original. Si para ésta se ha utilizado un calendario distinto (por ejemplo, juliano, judío, árabe o japonés), debe señalarse el año correspondiente en el calendario de la cultura a la que pertenece el idioma de la traducción.

Traducción de publicaciones periódicas
Salvo raras excepciones, que suelen darse en las publicaciones multilingües, los títulos de las publicaciones periódicas deben conservarse en el idioma original. La traducción sólo será posible cuando medie la autorización oficial del editor. En la traducción es esencial indicar el número de volumen y de publicación y las partes que corresponden a la publicación original. El año de publicación del original debe situarse delante del año de publicación de la traducción. El número de página de la traducción debe ir seguido del que corresponda en el original.

Nombre del traductor
Uno de los elementos esenciales para la identificación de una traducción es la inclusión del nombre del traductor (de conformidad con las recomendaciones de la International Federation of Translators y con la Recomendación número 5 adoptada por la UNESCO), salvo si la traducción corresponde a una patente o documento similar.


Autorización para la publicación de traducciones
En el encabezamiento de la traducción debe figurar siempre la referencia al documento original y la declaración en la que se autoriza la publicación, con derechos exclusivos o no exclusivos, de la traducción.

BIBLIOGRAFÍA
International Organization for Standardization (ISO),
Documentation - Presentation of translations , Genève, © 1977

METACOGNIÇÃO


Ferramenta útil para resolver exames



Por: Jenny Guerra Hernández - Fonte: GestioPolis - 30-04-2012

Quantas vezes têm saído dum exame sentindo frustração porque não foi como esperavas? Eu, um monte de vezes. Por isso, tenho empregado muitos anos em aprender a comprovar o verdadeiro domínio que tenho sobre um tema antes de expô-lo numa prova acadêmica. Se desejares aprender fazer o mesmo, segue lendo.
A maioria dos alunos estuda principalmente pelos rascunhos do professor ou por seu livro de texto, sem haver construído sua própria versão de aquilo que desejam aprender. Isto faz que dependam em grande medida de que o exame se pareça ao material de classe, deixando-os indefesos frente a qualquer câmbio.
A metacognição facilita obter boas notas

Algo que distingue muito bem aos aprendizes novatos dos expertos, é que os segundos utilizam muitas estratégias para consolidar a informação que aprendem; continuamente a põem a prova, em tanto que os novatos empregam sempre as mesmas.
Os expertos sabem o que tem aprendido em tudo momento e desenham estratégias para conseguir compreender e integrar aquilo que se lhes resiste. A base destas ações é um processo conhecido como Metacognição. Que palavrinha, nê? Com o seguinte exemplo, entenderás seu significado.
Não sei si você é bom cozinheiro, porém se lhe pergunto: como se pode fritar um ovo sem azeite? Estou segura de que saberás como fazê-lo: com banha, com manteiga, com um pouco de água, etc.
As primeiras vezes que fritamos um ovo, pensamos que o azeite é um ingrediente essencial e por isso garantimos que exista na despensa. De fato, não pensamos fazer um ovo frito de outra forma até que nos quedamos sem azeite em plena tarefa culinária; e é precisamente esta experiência a que nos prepara para afrontar a situação de cozinhar um ovo sem azeite.
Para aprovar tem que saber se adaptar aos câmbios.
Não importava onde e como o aprisionaram, este agente secreto observava em volta, e empregando os materiais que aí se encontravam ou que trazia no bolso, sempre escapava com sucesso. De fato, era um experto em meta cognição.
Os aprendizes expertos são em realidade Mcgyvers dos estudos, que quando tem dificuldades, em vez de se bloquear, ideiam uma estratégia para sair triunfantes da situação e converter o problema numa oportunidade para ser competente numa nova área.
Como aprender a ser um McGyver nos estudos
Quando somos crianças todos somos Mcgyvers por natureza, sempre estamos investigando, experimentando e provando coisas novas. Mas quando chegamos ao colégio normalmente nos ensinam uma única forma de fazer as coisas. Porém, sabes uma coisa? Não existe nenhuma pessoa que tenha sido considerada como um gênio para a humanidade que tenha seguido cegamente a forma de aprendizado que lhe ensinaram na escola. Albert Einstein, Thomas Alba Edison e Pablo Picasso são claros exemplos disto. Não aprenderam como os demais, mas chegaram a desenvolver seu elemento porque se conheciam muito bem como aprendizes.
Para ser um Mcgyver dos estudos, o aprendiz deve prantear-se uma simples pergunta:
Como aprendo melhor?
Provavelmente compreenda e lembre melhor das coisas quando olha uma película ou quando protagoniza um tema de história. Minha proposta ao igual que a de muitos expertos como Ken Robison é a mesma:
Aprendam utilizando seu elemento.
Se um estudante traslada qualquer conteúdo que deseje adquirir ao contexto de seu elemento, é dizer, aquilo que o apaixona; aprender se transformará num jogo. Um divertido desafio que terão que resolver para conseguir dar um passo mais rumo ao desenvolvimento de seus talentos e se converter em aprendizes expertos.
Em resumo, para rentabilizar as horas de estudo e dar o melhor de cada um nos exames, há que se saber adaptar aos câmbios e desenvolver a meta cognição. Algo que é bem mais fácil de desenvolver se o aprendemos em nosso elemento.

LAS PALABRAS...







“En lengua guaraní “ñe’ e” significa “palabra” y también significa “alma”.
Creen los indios guaraníes que quienes mienten las palabras o las dilapidan, son traidores del alma”.
Eduardo Galeano de “Las Palabras Andantes”
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe