Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 10 de maio de 2012

Norma de calidad UNE EN-15038:2006










Norma europea de calidad para servicios de traducción.
Norma UNE EN-15038:2006. Requisitos para la prestación del servicio.
La norma de calidad UNE-EN 15038:2006 es una norma europea específica para servicios de traducción, que “abarca el proceso central de la traducción, así como todos los demás aspectos relacionados con la prestación del servicio, incluidos el aseguramiento de la calidad y la trazabilidad”. Asimismo, establece y define los requisitos que debe cumplir un proveedor de servicios de traducción (PST) en lo que se refiere a recursos humanos y técnicos, la gestión de la calidad, la gestión de proyectos , las relaciones contractuales con sus clientes y proveedores y los procedimientos de servicio. La norma exige que el proveedor de servicios de traducción (agencia o empresa de traducción, equipo de traductores, etc.) disponga de un procedimiento documentado para la gestión de los proyectos de traducción y describe brevemente las diferentes fases de la gestión de proyectos: desde el control y supervisión del proceso de preparación hasta el proceso de validación para la entrega final.

La UNE-EN-15038 fue aprobada por el Comité Europeo de Normalización (CEN) el 13 de abril de 2006 y publicada oficialmente en mayo de 2006. Están obligados a adoptar esta norma europea los organismos de normalización de Alemania, Austria, Bélgica, Chipre, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia y Suiza.
Traducción + revisión independiente
A grandes rasgos, lo más destacado de la norma es, por un lado, la definición del proceso de traducción, en el que la traducción propiamente dicha es una más de las fases del proceso, que no garantiza la calidad sin una revisión por una persona distinta del traductor; y, por otro lado, la precisión de las competencias profesionales de cada uno de los participantes en el proceso de traducción, principalmente traductores, revisores, correctores de concepto y correctores de pruebas.

Todo servicio de traducción conforme a la norma UNE EN-15038 tiene que incluir, al menos, traducción y revisión.
• Traducción y comprobación. Un traductor con las competencias adecuadas traduce los documentos y, tras finalizar la traducción inicial, verifica su propio trabajo.
• Revisión. Una persona diferente del traductor revisa la traducción. La norma define revisión como el “examen de una traducción respecto a su adecuación a la finalidad prevista, cotejo de los textos de origen y de destino, y recomendación de las correcciones pertinentes”.
Competencias profesionales de traductores y revisores
Los traductores que participen en proyectos de traducción conforme a la norma UNE EN-15038:2006 tienen que demostrar las competencias profesionales exigidas en la norma mediante el cumplimiento de, al menos, uno de los tres requisitos.
• Titulación de estudios superiores en traducción (titulación reconocida).
• Cualificación equivalente en otra especialidad más un mínimo de dos años de experiencia documentada en traducción.
• Al menos cinco años de experiencia profesional documentada en traducción.
Los revisores, además de cumplir uno de los tres requisitos anteriores, tienen que tener experiencia traductora en el tema en cuestión.
Corrección de concepto y corrección de pruebas
La norma UNE EN-15038:20006 define la corrección de concepto como el “examen de un texto de destino traducido respecto a su adecuación a la finalidad prevista y a las convenciones del dominio al que pertenece, y recomendación de las correcciones pertinentes”, es decir, una revisión del documento traducido por un especialista.. En cuanto a la corrección de pruebas, también recogida en la norma, consiste en la revisión de las pruebas de imprenta antes de publicar la traducción.

FUNDÉU RECOMIENDA...


Recomendación del día


una enfermedad cursa (con), no un enfermo cursa

El verbo cursar, en el ámbito de la medicina, se refiere a la enfermedad o a sus síntomas, no al enfermo.

Sin embargo, en diferentes medios se encuentran frases como «Ningún procedimiento será eficiente si el enfermo cursa con laringitis aguda» o «El enfermo cursa el resto de su padecimiento sin fiebre si no hay complicaciones».

Según el Diccionario de términos médicos, de la Real Academia Nacional de Medicina, el término cursar es tanto ‘seguir un curso temporal determinado una enfermedad, un síndrome o un trastorno’ como ‘mostrar manifestaciones clínicas una enfermedad, un síndrome o un trastorno’ y aclara que, en este último sentido, el verbo debe utilizarse con la preposición con.

Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido utilizar otros términos: «…si el enfermo padece laringitis aguda» o «El enfermo pasa el resto de su padecimiento…».

Se recuerda entonces que el verbo cursar se utiliza con propiedad en frases como «...enfermedades cardiovasculares que cursan con pocos síntomas» o «…un cuadro que cursa con síntomas que los facultativos califican de leves».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe