Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 7 de agosto de 2012

CURIOSIDADES DEL IDIOMA ESPAÑOL















Hoy comparto con ustedes algunas curiosidades que encontré sobre nuestro lenguaje castellano.



1. EAOLS: La letra E es la más usada con 16.78%, seguida por la O (11.96%), la L (8.69%), y la S (7.88%). La menos usada es la W (0.01%)
2. El español contaba originalmente con dos acentos: el acento agudo (el que usamos hoy en día) y el acento circunflejo. El acento circunflejo (^) sobrevive en otras lenguas romances como el portugués. (circunflejo. 1. m. acento que se compone de uno agudo y otro grave unidos por arriba (^). En nuestra lengua no tiene ya uso alguno).
3. La mayoría de las palabras con H originalmente se escribían con F en su versión de latín. Ejemplo filius / hijo.
4. Las letras Ch y Ll fueron eliminadas por la Real Academia Española en el 1994.
5. La variación mexicana del español es la más hablada en el mundo con más de 100 millones de usuarios.
6. El español fue lenguaje oficial en las Filipinas hasta el 1973. En el 2010 se está reintroduciendo en el sistema educativo del país.
7. El voseo (uso de vos reemplazando el tú) es predominante en Argentina, Paraguay y Uruguay pero tiene también mucho uso en Nicaragua, San Salvador, Guatemala, Costa Rica y Honduras.
8. Al español se le conocía como “Cristiano” cuando los moros habitaban el sur de España y así diferenciaban de las personas que hablaban lenguajes árabes.
9. El español es la lengua hablada como primera y segunda lengua por más de 450 millones de personas, y supera los 500 millones de personas si contamos a los que lo han aprendido como lengua extranjera, pudiendo ser la tercera lengua más hablada por el total de hablantes; lo cual la hace la segunda lengua más hablada en el mundo, nativamente, después del Chino Mandarín. El inglés está en tercer lugar con 328 millones.
10. La tilde (~) de la ñ proviene originalmente de otra n. La ñ se escribía con una n encima de la otra hasta que la superior se fue aplanando hasta conseguir su forma actual del tilde (~). Fuente: Wikipedia
11. El idioma español tiene una buena ventaja sobre otros: la similitud entre la escritura y la pronunciación, especialmente si lo comparamos con el francés o el inglés. De éstos y algunos otros idiomas tendríamos que estudiar la fonética tanto o más que la gramática. Si lo comparamos con el portugués, tenemos en español solo cinco vocales, contra las vocales orales del portugués, las vocales nasales, y la división de todas ellas en abiertas, cerradas y semicerradas.
12. La letra más usada en español es la "e", y entre las consonantes, la "r", pues puede usarse al principio de palabra, en otras posiciones, o incluso doblada en "rr".
13. . Los puntos suspensivos (...) siempre deben ser tres y a continuación debe dejarse un espacio.
14. La palabra etcétera no debe utilizarse más de una vez por oración y en el caso de que fuera la última de una frase no podrá escribirse abreviada.
15. Sólo hay dos palabras que terminan en “ñía”, compañía y hurañía.
16. La expresión sic, entre paréntesis luego de una declaración personal, tiene por objeto destacar la veracidad de la opinión, aunque la misma sea increíble.
17. La denominación carioca sólo debe aplicarse a los nacidos en Río de Janeiro y no en todo Brasil.
18. Habitualmente en los medios de comunicación, ya sea por obligación legal o por sincero arrepentimiento, la gente suele pedir disculpas ignorando que estas se ofrecen y que lo que se pide es el perdón.
19. Comúnmente, suele decirse apóstrofe cuando en realidad lo correcto es apóstrofo, este es un signo ortográfico que marca la supresión de una cifra o una letra (').
20. El término arte es masculino en singular y femenino en plural.
21. En el ambiente del Internet, el español es la tercera lengua más utilizada.
22. Una traducción es español suele tener un 20% más de palabras que las que se realizan en inglés.
23. Entre los verbos más curiosos podemos citar los siguientes: aupar (levantar), ralentizar (bajar la velocidad), receptar (recibir), amustiar (marchitar).
24. La letra menos usada del alfabeto español es la w.
25. La primera forma literaria existente en la humanidad fue la poesía, a diferencia de lo que creen todos… la prosa vino después. Las primeras narraciones por lo general de carácter épico y mitológico se hicieron en verso. Las primeras apariciones del español fueron registradas en forma de notas y glosarios contenidos en textos religiosos escritos en latín, las Glosas Emilianenses, que datan del siglo 11. Durante el siglo 12, códigos de ley - los llamados Fueros - fueron traducidos para el español. La prosa española floreció durante el reinado del Rey Alfonso X, el Sabio de Castilla (1252-84), que además de ser rey y poeta, encontró tiempo para escribir una enciclopedia en español llamada Las Partidas, agrupando leyes, crónicas, recetas y reglas para caza, ajedrez y juegos de cartas. La primera gramática del español, escrita por Antonio de Nebrija, así como los primeros diccionarios de la lengua española, fueron publicados durante los siglos 15 y 16.
26. ● Idioma español, sus códigos
Norma ISO 639-1: es, ISO 639-2: spa , ISO 639-3: spa , SIL: SPA

LENGUA MADRE









MIGUEL A. FORASCEPI La lengua madre del español es el latín; lo curioso es que estamos incorporando palabras cuya base es latina, pero que no proceden del latín, sino del inglés.


Me permito remedar el título de una conocida obra de Bill Bryson sobre la lengua inglesa, Mother Tongue, como punto de partida de esta reflexión sobre la influencia de esta lengua sobre la española, en un aspecto particular: el calco semántico o préstamo de sentido. Bien es verdad que esta situación no afecta sólo al español, sino también a otras importantes lenguas como la francesa, quizá con mayor intensidad aún. Con razón R. Etiemble preguntaba desde el título de su libro de 1963: Parlez-vous franglais?
Todo el mundo sabe que la lengua madre del español es el latín. Lo curioso es que estamos incorporando palabras cuya base es latina, pero que no proceden del latín, sino del inglés. Éste no nos las exporta con su significado original, sino con el que le ha dado esa lengua. Tal es el caso de "versus" €usado, sobre todo, en contextos deportivos€, que en latín significa "hacia"; nos llega, en cambio, con el significado de "contra".
Lo que no es tan notorio es que también el latín sea la lengua madre del inglés. La lengua que coloniza hoy el mundo, igual que lo hizo aquélla, es un conglomerado de muchos elementos de distinta procedencia: celtas, anglosajones, latinos, escandinavos, normandos, frisones, holandeses... Pero la mayor influencia, en el lenguaje culto, sigue procediendo del latín, que constituye la fuente esencial en la que ha bebido el inglés desde la romanización y, sobre todo, desde la cristianización de la Isla, pasando por su uso como lingua franca en las universidades y en los tratados científicos y filosóficos: Harvey, Newton o Bacon escribieron sus obras en latín.
La consecuencia es el gran número de palabras de base latina que maneja el inglés culto y literario. Un gran número de ellas coincide en inglés y español €al menos en gran parte de su grafía€, pero su significado difiere notablemente: suelen llamarse "falsos amigos", pues pueden inducir a error sobre su identidad en ambas lenguas. Así "library" no es "librería", sino "biblioteca"; "bigol" no es "bigote" sino "fanático"; "bizarre", no es "bizarro", sino "grotesco"; "rope" no es "ropa" sino "soga"; "exit" no es "éxito" sino "salida"; "constipated" no es "constipado", sino "estreñido"; "egregious" no es "egregio" sino "atroz"; "suave" no es "suave" sino "amable, cortés"; "actual" no es "actual" sino "real, verdadero"; etcétera, etcétera.
Este tipo de palabras no constituye especial peligro para nuestro idioma, pues su significado es tan distinto que no causa ninguna amenaza. Sí, en cambio, aquellas que, teniendo varios significados, comparten alguno de ellos con la correspondiente palabra española. La tendencia es que el inglés nos traslade la parte de su campo semántico ajeno a la palabra española. Es lo que se conoce con el nombre de "calco semántico" o "préstamo de sentido".
Veamos algunos calcos que se están produciendo en la actualidad: "versátil" (lat. versatilem) significa "que se vuelve o se puede volver fácilmente" (DRAE); y aplicado a personas tiene un sentido claramente negativo: "De genio o carácter voluble e inconstante" (DRAE). El inglés toma "versatile" de la misma palabra latina, pero difiere diametralmente del segundo significado de "versátil", ya que en inglés tiene un claro sentido positivo, predicable, además, tanto de cosas corno de personas: "versatile things/people" son cosas o personas que se adaptan bien a situaciones diversas. El inglés nos está inoculando este significado, ajeno a nuestro "versátil". En un anuncio televisivo de un coche se dice lo siguiente: "Es una berlina muy versátil". Es obvio que se trata de un coche que se adapta bien a diferentes situaciones de conducción. Mientras que un trabajador "versatile" (que se adapta bien a determinados puestos de trabajo o a diversas situaciones laborales) es un mirlo blanco para una empresa, uno "versátil" (voluble, inconstante), es, en cambio, un problema. Otro caso más claro aún, si cabe, es el de "peculiar" (lat. peculiarem). El peculium era el capital con el que los esclavos esperaban comprar un día su libertad. Algo muy propio y personal, por tanto. De ahí que el adjetivo derivado, peculiarem €que da "peculiar" en inglés y español€, designara lo más propio y personal de cada uno. Pero el término inglés tiene también el sentido de "raro", "extraño", del que carece el español, cuyo significado es únicamente "propio o privativo de cada persona o cosa" (DRAE).
Hay otras muchas palabras latino-inglesas ahí agazapadas esperando su oportunidad para inocularnos subrepticiamente su extraño significado. Ignoro si el mayor conocimiento de la lengua inglesa por parte de la población española favorecerá o frenará esta tendencia, pero tengo para mí que la favorecerá el cada vez menor estudio del latín, corno fundamento del conocimiento profundo del genio del español.

FUNDEU RECOMIENDA...


Recomendación del día


dejarse ganar, no dejarse perder

Dejarse ganar es la expresión propia del español para aludir al momento en el que una persona permite a otra obtener lo que se disputa en un juego, batalla, oposición, pleito, etc., por lo que uno deja que el otro le gane, no que el otro le pierda.

El origen de la forma inadecuada dejarse perder puede encontrarse en el cruce de dejarse ganar y el sentido que tiene, ‘perder a propósito’.

Esa expresión, impropia de la lengua culta, aparece últimamente en las noticias de los Juegos Olímpicos en frases como «Descalifican a ocho jugadoras de bádminton por dejarse perder» o «Expulsan a ocho deportistas por dejarse perder en los JJ. OO.».

En casos como estos, tal como aclara el Diccionario de uso del español de América y España, publicado por VOX, dejarse significa ‘permitir que alguien actúe sobre uno sin oponer resistencia’, por lo que lo adecuado habría sido: «Descalifican a ocho jugadoras de bádminton por dejarse ganar» y «Expulsan a ocho deportistas por dejarse ganar en los JJ. OO.».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe