Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sábado, 13 de outubro de 2012

LA UNIÓN EUROPEA

Con 23 idiomas, la UE suele hablar inglés
11 de Oct., 2012




El Defensor del Pueblo europeo critica la política lingüística restrictiva
La reclamación de un abogado español remueve la política lingüística de la Comisión Europea. El Defensor del Pueblo le da la razón cuando argumenta que los ciudadanos no pueden participar en consultas públicas que no pueden entender, porque suelen estar disponibles solo en inglés o, como mucho, también en francés y alemán. Cuestión de tiempo y dinero, dicen en Bruselas.
Muy frecuentemente, antes de adoptar una iniciativa legislativa, la Comisión Europea abre consultas públicas para que opine cualquier ciudadano, asociación o institución. La web «Tu voz en Europa», disponible en español, remite a las consultas abiertas o ya realizadas, todas escritas en inglés y solo en algunos casos en otros idiomas oficiales de la UE, que habitualmente son francés y alemán.
En este caso, el reclamante español se refería a las consultas sobre una nueva iniciativa para apoyar a las pequeñas y medianas empresas y sobre la libre circulación de trabajadores. Adujo que la política lingüística de la Comisión era arbitraria y contraria a los principios de apertura, buena administración y no discriminación. No se puede esperar que los ciudadanos europeos participen en la toma de decisiones que no pueden entender.
El Defensor del Pueblo Europeo, Nikiforos Diamandouros, respalda su opinión y comparte la postura del Parlamento Europeo que ha adoptado recientemente una resolución por la que insta a la Comisión a revisar su restrictiva política
lingüística para salvaguardar los derechos de los ciudadanos. Se trata, dice, de la participación ciudadana en la vida democrática de la UE y eso está garantizado por el Tratado de Lisboa.
Por tanto, el Ombudsman acusa a la Comisión Europea de mala administración y anima al ejecutivo comunitario a publicar los documentos de sus consultas públicas en los 23 idiomas de la UE o a proporcionar traducciones previa solicitud.
La Comisión ya ha rechazado esa recomendación. Aduce que el principio de multilingüismo está condicionado por las limitaciones de tiempo y por los recursos económicos. Para Bruselas, los ciudadanos no tienen un derecho legalmente establecido de acceder a los documentos de consulta en todos los idiomas de la UE.

EL IDIOMA ESPAÑOL EN LA CIMA DEL UNIVERSO














La lengua de Cervantes reina tras el mandarín y, por vez primera, delante del inglés entre las 7.000 que existen
FUENTE: ABC. 11/10/2012 - ANTONIO ASTORGA / MADRID

El español como huso idiomático ha alcanzado ya el rango de segunda lengua franca en este siglo. Sin pinganillos, el español es una fiesta. Gracias al rápido crecimiento del número de personas que tienen el español como idioma materno y, sobre todo, al innúmero incremento de los que lo adquieren como segunda o tercera opción lingüística, el español no solo camina firme por fuertes y fronteras entre el póker de las lenguas mundiales o mayores —chino, inglés e indi—, sino que se afirma como segunda lengua de comunicación internacional o de intercambio.
Según el exhaustivo proyecto de investigación «El valor económico del español», que ha dirigido el catedrático de Economía José Luis García Delgado para la Fundación Telefónica, el detalle de la demografía del español distingue entre los hablantes como grupo de dominio nativo, formado por 402 millones de personas, y los que emplean el español con competencia limitada, en torno a los 25 millones. Si a estas cifras añadimos la estimación de los aprendices del idioma, los hablantes de español alcanzarían los 439 millones de personas. Unos seres humanos con un poder de compra —si le atribuimos la renta media de sus países— en torno al 9 % del Producto Interior Bruto mundial. El español reina.
Según la prestigiosa revista «Ethnologue, Languages of the World, 16th ed., 2009», el español (328.518.810) principia la segunda década del siglo XXI como segundo idioma en el ránquin internacional de lenguas: detrás únicamente del chino (1.212.515.844) y delante del inglés por primera vez (328.008.138). En Estados Unidos hablan español48 millones de almas, frente a los 35,2 millones en 2000. Hay más de 18 millones de estudiantes de español por el mundanal ruido.
El Instituto Cervantesha pasado de matricular a 104.000 hispano-amantes en 2005 a más de 210.000 hoy. El español tiene imán. Se han duplicado los Diplomas de Español como Lengua Extranjera, que concede el Cervantes: de 31.500 a 57.000 en cinco años. Desde hace nueve años, España es el país que acoge más estudiantes europeos del programa Erasmus para mejorar su español: 33.200 alumnos en 2008 (Francia 24.600 y Alemania, 22.000). La estancia media es de 6,5 meses dejando 135 millones de euros en las arcas.
Entre los años 2000 y 2007, el valor económico del español en elProducto Interior Bruto (PIB) aumentó en un punto porcentual —del 14,6 al 15,6 %—, lo que traducido al dorado metal significa un salto desde los 92.000 millones de euros (92 millardos) a los 164 millardos. Como conducto vehicular de comunicación, casi 500 millones de personas hablan español en 21 países. ¿Qué supone esta altísima clasificación para nuestro idioma? Por decirlo «al modo orteguiano», sostiene García Delgado, «esta segunda posición mundial supone un abanico enorme de posibilidades culturales y sociales, y una fuente caudalosa de oportunidades económicas. ¿Para quién? Para las industrias culturales, para los intercambios financieros, para la internacionalización empresarial, para los movimientos migratorios, para todas las actividades que están relacionadas con la enseñanza del español como lengua extranjera... Una lengua multinacional que equivale «a una valiosísima renta de situación y a una ventaja competitiva de extraordinario potencial».
La lengua franca que no duerme
Crece muy rápido el número de hablantes de español: «La ventaja del inglés como efectiva lingua franca no es, hoy por hoy, neutralizable por ninguna otra; a lo que sí puede aspirar el español es a la condición de segunda lengua franca, complementaria del inglés, objetivo ambicioso pero no irrealizable, señala el exrector de la UIMP. La lengua española está mejor situada en la parrilla de salida para alcanzar ese objetivo que el francés, alemán, ruso, italiano o árabe», ausculta García Delgado..
La enseñanza del español se desliza sin frenos. Hay más de 18 millones de estudiantes del idioma de Cervantes en todo el orbe, y se estudia en más de cien países (ochenta no hispanohablantes). Las principales economías que hablan español (mexicana, chilena, colombiana, argentina, peruana...) conocen vigorosos procesos de internacionalización empresarial. El desarrollo económico y desempeño democrático los hace más atractivos. Su stendhaliano espejo es la España que caminó hacia la democracia.
Para el año 2050 se calcula que el censo de hablantes de español en Estados Unidos será de 132.800.000 personas: se iluminará así el primer faro hispanohablante, por delante de México. La lengua que nunca duerme en la ciudad que nunca duerme, Nueva York. José Luis García Delgado sitúa a EE. UU. como la gran frontera-norte del español, el territorio de promisión más importante: «Que, en dos generaciones, un tercio del país más rico y poderoso del planeta hable español dibuja un horizonte magnífico. Habrá que trabajarlo. Hoy, el español en ciudades como Nueva York, que conozco bien, es ya lengua de calle, pero no lengua de despachos profesionales ni de negociaciones empresariales. Nada se regala, ni el estatus de las lenguas».
En Internet, el español es la lengua más usada: fuman la «pipa de la paz» del castellano más de 136 millones de personas, convirtiéndose así en la segunda lengua internacional en la Red. El español surca cual alféizar los países nórdicos, Europa Oriental, Italia Grecia...: aprenderlo allí es como el rayo de Miguel Hernández: no cesa. En América, sobre todo en Brasil, que constituye otra gran tierra de promisión para el español, según García Delgado, «afortunadamente ya plasmándose en hechos, en realidades, a partir de la apuesta del gobierno brasileño de incorporar obligatoriamente al «ensino medio» la oferta del español».
En Brasil se ha pasado del millón de estudiantes de español en 2006 a cinco millones en 2011. Está previsto que estudien español 11,5 millones de alumnos. Filipinas quiere recuperar la lengua que hablaban los últimos de... y ha incorporado la enseñanza del español en la Educación Secundaria: en 2013 se generalizará el español. Hoy, el español comienza a aportar ventajas salariales y laborales a quienes en Estados Unidos lo dominan bien a la vez que dominan bien el inglés. «Es ese doble dominio lo que da ventajas. Y acaso lo que comience a ser un elemento de distinción social entre las gentes con cierto nivel de formación», apunta el profesor García Delgado, que considera que el español no tiene techo: «No tiene por qué. No lo tuvo el latín en su época, ni lo está encontrando el inglés. Ojalá que hagamos lo necesario —en los terrenos cultural, económico, institucional— para que tampoco lo tenga el español».

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO









COMA EXPLICATIVA

Las comas explicativas encierran incisos, que son palabras o frases cortas no esenciales a la idea de la frase, pero convenientes para una mejor comprensión del texto.
«Pedro Pérez, estudiante de Derecho, ganó el Premio de Cuento ABC». Observe que en este ejemplo el modificador explicativo encerrado entre comas se puede eliminar, sin que lo esencial de la idea se pierda: «Pedro Pérez ganó el Premio de Cuento ABC».
Los signos equivalentes a las comas explicativas son los paréntesis y los guiones mayores o rayas: «Pedro Pérez (estudiante de Derecho) ganó el Premio de Cuento ABC» o «Pedro Pérez -estudiante de Derecho- ganó el Premio de Cuento ABC».
Si usted escribe primero el modificador, no debe marcar comas, pues este deja de ser explicativo: «El estudiante de Derecho Pedro Pérez ganó el Premio de Cuento ABC».
Aquí no cabe escribir «Pedro Pérez» entre comas, pues al quitarlo perdería parte esencial de la información. Por eso en la frase «el ministro de Vivienda, Vargas Lleras, busca lotes», el nombre va entre comas, pues en el contexto nacional hay un solo ministro de Vivienda, mientras que en «el ministro colombiano Vargas Lleras busca lotes» no hay comas, pues el modificador «ministro colombiano» es aplicable a varios.

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe