Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 6 de dezembro de 2012

LOS VERBOS


Tres verbos asesinos
por ALBERTO GOMEZ FONT
FUENTE:http://www.manualdeestilo.com/

Son tres, solo tres y nada más que tres, pero bastan para hacer tanto daño como si fueran un grupo más numeroso, pues con su presencia, especialmente en los documentos jurídicos y administrativos, eliminan a decenas de verbos que tienen tanto derecho a la vida como ellos tres, los tres asesinos, también conocidos como «verbos comodines».Conozcámoslos, desenmascarémoslos:

Realizar
Es corriente y ya casi normal en las noticias, que se realicen reuniones, conferencias, ruedas de prensa, concursos, elecciones, almuerzos de trabajo, mesas redondas y otros actos que, en buen castellano, no se realizan sino que se celebran.
Se desplaza así al sencillo verbo hacer al hablar de que «fulano realiza un viaje de tres días», «el rey realiza una visita de cuatro días a París», «el presidente realizó unas declaraciones», frases todas que habrían quedado mejor con menos realizar y más hacer, e incluso mejor si se utilizaran los verbos viajar o visitar en lugar de las construcciones realizar una visita orealizar un viaje.
Otros verbos que pueden servir para evitar la profusión de realizar son:ejecutar, llevar a cabo, efectuar, plasmar, desarrollar, fabricar, elaborar, componer, confeccionar, construir, producirse, darse, crear, etc.
Iniciar, inicio.
Toda repetición abruma y más cuando se trata de un verbo que no usamos normalmente en el lenguaje hablado, como ocurre con iniciar.
Así, es corriente que leamos frases como «se iniciará el curso» o «el inicio del curso», en las que todo sería más normal si dijéramos «se abrirá (o empezará) el curso» y «la apertura del curso». Vemos también que «se ha iniciado un expediente», cuando en castellano lo fácil sería «se ha abierto (o incoado) un expediente». Y como parece que el verbo abrir no está de moda, los noticiarios dicen que «se inició un turno de preguntas» o que «se inició la sesión», cuando todos esperábamos que ambos se abrieran. También «se inician conversaciones» en lugar de entablarlas.
El consejo es fácil: siempre que tengamos la tentación de utilizar el verboiniciar, repasemos antes la lista de posibles sustitutos: comenzar, empezar, principiar, inaugurar, abrir, incoar, entablar, emprender, aparecer, surgir, arrancar, salir, desatarse, desencadenarse, nacer…
Finalizar
¿Por qué el verbo finalizar ha desplazado a otros como acabar, terminar, rematar o concluir? Se trata de un verbo comodín como iniciar y realizar.
Es habitual que nos encontremos con oraciones como «El congreso finalizará el viernes» o «La finalización del congreso tendrá lugar el viernes», que habrían quedado mejor escritas como «El congreso se clausurará el viernes» y «La clausura del congreso tendrá lugar el viernes». También apreciamos en la prensa que las reuniones finalizan, en lugar de terminarse o acabarse; que los plazos finalizan, en lugar de cumplirse, expirar, vencer, concluir oprescribir, que finaliza el tiempo límite para hacer algo, en lugar deagotarse…
La lista de sustitutos de este verbo es amplia y fácilmente se pueden encontrar otros más adecuados como los siguientes: terminar, acabar, concluir, consumar, rematar, extinguir, finiquitar, ultimar, prescribir, liquidar, cerrar, sobreseer, sellar, levantar, vencer…
REFERENCIAS
Si te gustó este artículo, quizá te guste también Todos los días gallina, amarga la cocina.
SOBRE EL AUTOR/A
Alberto Gómez Font es coordinador general de la Fundación del Español Urgente, profesor en cursos sobre el buen uso del español y coautor de varios manuales de estilo. En Twitter, puedes encontrarlo en @GomezFont.

FREE SOFTWARE





¿Cómo traduces Free software?
¿Cuál es la diferencia entre el software "libre" y el software "gratuito"?


Se trata de dos denominaciones que muchas veces son utilizadas como sinónimos pero que distan mucho de serlo.
Muy por el contrario, existen profundas diferencias entre ellas.

El software libre (en inglés free software, aunque en realidad esta denominación también puede significar gratis, y no necesariamente libre, por lo que se utiliza el hispanismo libre también en inglés) es la denominación del software que respeta la libertad de los usuarios sobre su producto adquirido y, por tanto, una vez obtenido puede ser usado, copiado, estudiado, cambiado y redistribuido libremente.

Según la Free Software Foundation, el software libre se refiere a la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software; de modo más preciso, se refiere a cuatro libertades de los usuarios del software:
• la libertad de usar el programa, con cualquier propósito;
• la libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo, adaptándolo a tus necesidades;
• la libertad de distribuir copias del programa, con lo cual puedes ayudar a tu prójimo;
• la libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie.
Una de las razones de la confusión por la que mucha gente confunde al software libre y el software gratuito proviene, como vimos, de la ambigüedad de la palabra "free" en inglés. Es por ese motivo que al Free Open Source Software (FOSS) también se lo conoce como Free Libre Open Source Software (FLOSS). Así que, ya sabés, la próxima vez que vayas a un sitio web en inglés y diga que un programa es "free", vas a tener que preguntarte: ¿a qué se refiere?, ¿es "libre" o "gratuito"? Para resolver el acertijo sólo alcanzará con descubrir si cumple o no con las 4 libertades listadas más arriba.

También es fácil confundir al "freeware" y el "free software" debido a que el software libre suele estar disponible gratuitamente, o al precio de costo de la distribución a través de otros medios; sin embargo, no es obligatorio que así sea. Por lo tanto, no es correcto asociar software libre a "software gratuito" (denominado usualmente "freeware"), ya que un software, conservando su carácter de libre, puede ser distribuido comercialmente ("software comercial"). Análogamente, el "software gratis" o "gratuito" incluye en ocasiones el código fuente; no obstante, este tipo de software no es libre en el mismo sentido que el software libre, a menos que se garanticen los derechos de modificación y redistribución de dichas versiones modificadas del programa.

El desarrollo de software libre no es una creación "hippie". Si bien una parte considerable de los aportes al desarrollo del software libre es realizada por personas que lo hacen por gusto y vocación personal, muchos de ellos reciben compensaciones económicas por su trabajo. Por otra parte, existen numerosas empresas que han podido "hacer del software libre un gran negocio", como por ejemplo Google, Canonical, Red Hat, IBM y tantos otros. Por último, no hay que olvidar que muchas veces el negocio detrás del software libre está vinculado a la oferta de servicios adicionales al software, como ser: la personalización y/o instalación del mismo, soporte técnico, donaciones, patrocinios; en contraposición al modelo de negocio basado en licencias predominante en el software de código cerrado.

¿Por qué usar licencias?
Si la idea es que cualquiera pueda ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software, entonces, ¿por qué resulta necesaria la utilización de licencias? ¿Acaso el "software privativo" no se caracteriza, precisamente, por la utilización de licencias? Ehh...¡No!

En primer lugar, la necesidad de "proteger" al sofware libre mediante la utilización de licencias surge de la siguiente hipótesis: ¿qué pasa si una empresa toma un proyecto de "software libre" y lo cubre bajo una licencia "restrictiva" o "privativa"? Para que ello no suceda, es necesaria la utilización de licencias "libres" que protejan a estos proyectos. En segundo lugar, esto demuestra quela diferencia entre software libre y software privativo no radica en la utilización o no de licencias sino en el tipo de licencias utilizadas.

Tampoco debe confundirse al software libre con el "software de dominio público". Éste último es aquel software que no requiere de licencia, pues sus derechos de "explotación" son para toda la humanidad, y pertenece a todos por igual. Cualquiera puede hacer uso de él, siempre con fines legales y consignando su autoría original. Este software sería aquel cuyo autor lo dona a la humanidad o cuyos derechos de autor han expirado, tras un plazo contado desde la muerte de este, habitualmente 70 años. Si un autor condiciona su uso bajo una licencia, por muy débil que sea, ya no es del dominio público.

FUENTE:http://usemoslinux.blogspot.com/2010/04/cual-es-la-diferencia-entre-el-software.html



PERIÓDICOS IMPRESOS




El fin de la prensa escrita
Por: Roberta Bosco y Stefano Caldana | 05 de diciembre de 2012

A pesar de que haber sido anunciado en numerosas ocasiones el fin de los periódicos impresos no se ha cumplido aún. Sin embargo es una posibilidad que se hace cada día más real generando un candente e intenso debate sobre cuál será el modelo o formato editorial alternativo que tomará el relevo. Un estudio de la red estratégica Future Exploration Network (Newspaper Extinction Timeline: PDF) ha pronosticado que la desaparición de los periódicos en papel en los Estados Unidos empezará en 2017, mientras que en la vieja Europa, incluida España, durarán hasta 2024. Quizás no haya acertado, pero lo cierto es que la investigación pone de manifiesto una circunstancia histórica a la que probablemente tendremos que acostumbrarnos. Una realidad que no parece ya tan descabellada o imposible, si pensamos en el reciente april fool (en España, las bromas del día de los Inocentes) que anunció que el prestigioso periódico inglés The Guardian había dejado de publicarse para pasar a difundir sus noticias en Twitter!

Hay un libro que trata de este tema con detenimiento abordando con lucidez el análisis de las problemáticas sociales y culturales de un evento de esta magnitud. Se trata de Post-Digital Print. The Mutation of Publishing Since 1894 (Onomatopee), una publicación de Alessandro Ludovico, un artista, curador de new media, periodista y editor italiano, que ha experimentado en primera persona desde un punto de vista crítico y práctico la transformación de la prensa tradicional.
Transformación que de toda forma no ha todavía tenido lugar, porque entre las demás actividades el mismoAlessandro Ludovico es fundador y editor de Neural, la revista impresa más influyente en el campo del new media y la cultura digital, que desde 1993 se sigue publicando con cadencia cuatrimestral. Desde 1997 Neural, que en 2004 ha sido mención de honor en los prestigiosos Ars Electronica Prix, que concede el Festival homónimo, tiene también su plataforma online donde sigue difundiendo de manera atemporal noticias sobre la escena artística digital y la música electrónica.

A pesar de las evidencias y de cómo van reduciéndose los contenidos de los periódicos en papel y la caída de las ventas de las publicaciones tradicionales, Post-Digital Print se acerca a este desconcertante escenario con un deje de optimismo, evidenciando cómo en realidad la estampa escrita no ha desaparecido aún, porque “probablemente se puede considerar todavía la mejor interfaz que nunca haya sido producida”.
Para contestar a preguntas como ¿Está la estampa verdaderamente muerta? o¿Desaparecerá algún día?, Ludovico analiza el desarrollo de la historia de la imprenta a partir del momento, no tan cercano, de cuando fue realmente declarada muerta, hasta el día de hoy, momento en el que las tecnologías digitales están transformando rápidamente el estado y el cometido de los soportes impresos.

El libro se estructura en seis incisivos capítulos y empieza precisamente con La muerte del papel (que nunca se ha verificado), donde se recorre la historia de la anunciada extinción de la imprenta, que nunca ha tenido lugar, simplemente porque se trata de un soporte que de alguna manera sigue teniendo sus ventajas.
El segundo capítulo analiza la historia de la imprenta desde el punto de vista de su uso más estratégico analizando los movimientos artísticos de vanguardia por el siglo XX y la estampa underground durante tres décadas a partir de 1950.
El tercer capítulo se enfrenta a las nuevas tecnologías y sus ventajas respecto al modelo tradicional. Un papel que se pone en duda porque todavía no está bien claro el impacto de la estampa digital sobretodo desde el punto de vista del mercado y la economía. El autor considera los mecanismos de mestizaje entre los dos modelos y evidencia cómo los periódicos se enfrentan a la amenaza de lo digital acercándose a sus dinámicas, reinventándose y hibridizándose, englobando características digitaleso sus esencias en las páginas de papel. En este contexto, Ludovico se acerca también a la escena artística de los nuevos medios, reconsiderando algunos de los proyectos e iniciativas de artistas y activistas que en los últimos años han levantado polémica alrededor de los soportes informativos y la libre circulación de la información. Inolvidable la iniciativa de The Yes Men, que una semana después de la elección del presidente Barack Obama, en el noviembre de 2008, publicaron y difundieron en las calles de la gran manzana una edición especial no autorizada del New York Times, anunciando entre otros disparates, el fin de la guerra de Irak dos años antes de que sucediera en realidad.

Los siguientes tres capítulos analizan las distintas herramientas electrónicas editoriales, plataformas, estrategias y sus logros y ventajas, aunque el rol de la prensa en papel vuelve a tener su peso si se sopesa la situación desde el punto de vista de la memoria y el archivo. A pesar que de que los soportes digitales pueden volver a facilitar la información ágilmente almacenando grandes cantidades de datos, no está claro como se podrán poner a disposición de los usuarios grandes bases de datos, ni en qué medida las publicaciones existentes y pasadas seguirán siendo visibles o invisibles como archivos digitales.

Como se maneja la información en la era digital es un tema que interesa particularmente Alessandro Ludovico, que en su trayectoria es también un reconocido artista. En colaboración con Ubermorgen y Paolo Cirio ha producido tres trabajos muy significativos, algo así como un tríptico, que han sido premiados en el festival Ars Electronica de Linz, Transmediale de Berlín y el Stuttgarter Filmwinter, entre otros. Desde la vertiente del activismo crítico GWEI. Google Will Eat Itself es un proyecto alrededor del comercio electrónico que, a partir de los anuncios del programa publicitarioAdSense de Google, planteó una acción en la que fuera posible obtener unas ganancias para volver a comprar las acciones de la compañía en un círculo vicioso en el que Google acababa destruyéndose.

Amazon Noir es un proyecto en el cual durante meses, gracias a una sofisticada tecnología, los artistas pudieron acceder a los libros con copyright de Amazon, una de las mayores librerías en Internet, descargarlos y ofrecerlos gratuitamente en su sitio web. Como consecuencia llegó la demanda de la tienda online, seguida por grandes debates en Internet sobre los límites del derecho de la propiedad intelectual. Los artistas resistieron las embestidas legales de Amazon, hasta que finalmente cedieron y lesvendieron su tecnología por una suma no revelada. Más recientemente con Face to Facebook, el gigante de las redes sociales se ha convertido en la diana de los artistas, que han trabajado el concepto de privacidad con una acción que ha consistido en robar un millones de perfiles de Facebook y reorganizarlos por tipologías, después de filtrarlo con un programa de reconocimiento facial, en una web creada especialmente.

Finalmente volviendo a Post-Digital Print y al futuro del panorama editorial, Ludovico asegura que en realidad disponemos de muchos indicios contradictorios y, a pesar de que el rol tradicional de la prensa sea inevitablemente puesto en jaque por el mundo digital, el sector editorial tradicional resulta al mismo tiempo también paradójicamente revitalizado. “Los dos medios son fundamentalmente distintos y tienen características únicas. Desde el simple hecho que a lo rápido del medio digital lo impreso ofrece estabilidad. Confrontados cara a cara, los dos medios evidencian como finalmente son todavía inseparables”, concluye Ludovico.

A la espera de tener la edición española y su anunciada versión electrónica, Post-Digital Print por el momento está disponible solo en inglés y se puede comprar online por 15 euros en la página de la editorialOnomatopee.
Fiel a la política open source, Alessandro Ludovico ha también distribuido libremente Post-Digital Print (PDF) en Internet ante de su publicación y es posible descargarlo, distribuirlo y duplicarlo con licencia Creative Commons sin fines comerciales.

FUNDÉU RECOMIENDA...


Recomendación del día


sin solución de continuidad equivale a sin interrupción

La expresión sin solución de continuidad significa ‘sin interrupción’, por lo que se aplica a aquello que se mantiene, continúa o permanece.

Sin embargo, en ocasiones se omite la preposición sin y se utiliza erróneamente la expresión solución de continuidad, que tiene el sentido opuesto, esto es, ‘interrupción o falta de continuidad’, como explica el Diccionario académico.

Por tanto, en frases como «Dado su éxito, está previsto que el proyecto tenga solución de continuidad en el resto de los cursos» o «La zona urbanizada se extiende en solución de continuidad por varios municipios», en las que se pretendía expresar que el proyecto se mantendría y que la zona urbanizada se extiende de forma continuada, en realidad se está diciendo que tanto el proyecto como la urbanización de la zona se interrumpen.

En esos ejemplos, lo apropiado habría sido escribir «Dado su éxito, está previsto que el proyecto continúe en el resto de los cursos» y «La zona urbanizada se extiende sin solución de continuidad por varios municipios».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe