Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 21 de fevereiro de 2013

TRADUCCIÓN

¿Tiene futuro la traducción como profesión?
Autor: coraliahernandez in 01.Translation in 21st Century

En el artículo “The future for translators looks bright, but they will have to reinvent the profession first” extraído de la página web the TAUS (Translation Automation User Society) Jaap Van Der Meer analiza el futuro de la profesión del traductor y hace siete predicciones sobre él.

Para Jaap Van Der Meer la traducción tiene futuro, pero los traductores tendrán primero que inventar de nuevo la profesión, es decir, adaptarla a las nuevas tecnologías. Por un lado, en la sociedad globalizada en la que vivimos cada vez existe mayor demanda de traducción como resultado del incremento del comercio mundial y de la comunicación. Por esto todo el mundo utiliza la traducción automática, ya que ofrece traducciones en tiempo real. Pero las máquinas no pueden realizar el trabajo del traductor, porque no son capaces reflexionar sobre los aspectos lingüísticos que necesita una buena traducción. Para que los traductores puedan diferenciarse de ella deben ofrecer una traducción de alta calidad y especializada, dándonos también la posibilidad de proclamarnos consejeros de calidad de la lengua y correctores de las traducciones que produce. La globalización también ha desencadenado la necesidad de trabajar con un amplio abanico de lenguas dándonos mayores opciones de especialización y aumentando el trabajo del traductor. Por otro lado las empresas recortan gastos quitando los intermediarios entre ellas y el traductor, lo que hace que la remuneración sea más elevada para los profesionales. La nueva idea de trabajo para los profesionales en redes colaborativas de traductores ofrece a las empresas las traducciones y los servicios propios de los intermediarios, lo que supone tanto un beneficio para las empresas como para los profesionales.
En mi opinión, mirando la actualidad de la profesión y de la sociedad en general podríamos decir que el pensamiento de Jaap Van Der Meer sobre el futuro de la traducción podría llegar a cumplirse. Pero hay algo del artículo con lo que estoy completamente en desacuerdo. En él nos habla de que la tecnología nos ayuda a desempeñar nuestro trabajo con mayor facilidad pero que es simplemente imposible para un traductor entrenado en las artes de la lengua estar al día en los avances de la tecnología. Pienso que los traductores están capacitados para estar al día de la tecnología igual que puede estarlo cualquier persona que desempeñe cualquier otra profesión. Es fundamental que los traductores estén continuamente pendientes de los avances en la tecnología, ya que esto va a facilitar el trabajo y va a ayudar a que éste sea más eficiente.

Dejo aquí el link para que podáis leer el artículohttp://www.translationautomation.com/perspectives/the-future-for-translators-looks-bright-but-they-will-have-to-reinvent-the-profession-first.html

LA LENGUA VIVA



El nombre exacto de las cosas
Amando de Miguel

La expresión es del pulquérrimo Juan Ramón Jiménez. Es una buena divisa para el placer este de buscar la palabra precisa. Pedro Manuel Araúz saca punta a mi observación de que hay muchas voces insultantes que comienzan con z. Así, decía yo, zorra. Don Pedro Manuel aduce la jurisprudencia para demostrar que no tengo razón. Nada menos que "ese genio de la judicatura que es el juez Olmo" en sentencia famosa determinó que un marido no había insultado a su mujer llamándola "zorra". El benévolo juez razonó que "zorra es un animal que se distingue por su astucia". Vamos, que casi fue un piropo. Estamos ante un notable caso de machismo en el lenguaje.Zorro equivale a astuto, inteligente; pero zorra es un ñoñismo para puta.
Gabino Fernández Baquero se pregunta cómo hemos de nombrar la acción novedosa del Papa que ha dejado de serlo libre y voluntariamente. Lo de dimisión le parece rebajar al Papa al nivel de un concejal de festejos. Lo de abdicación parece que se reserva al Rey. La renuncia nos lleva a un acto tan trivial como no recoger el premio de una tómbola. Así que don Gabino propone abrenuncio, que suena a algo eclesiástico. Efectivamente, abrenunciar es un arcaísmo curialesco para indicar que se abandonan las pompas y vanidades de este mundo. Más pompa y vanidad no cabe en el Papado. Así que el Papa abrenuncia a seguir pastoreando la grey más numerosa de los católicos en el mundo. El de Ratisbona (un intelectual puro) se habrá quedado patidifuso al ver cómo son los entresijos del Vaticano. Volveremos a tener un Papa profesional, un italiano.
Ignacio Frías protesta contra el abuso de la voz mantra, que se nos cuela ahora por todas partes y que no pertenece a nuestra cultura. Don Ignacio propone que acudamos a una palabra muy nuestra:cantinela. Es algo que se repite de forma continua y monocorde. Añade que los italianos dicen ritornello. Mi propuesta es que digamos letanía, que también es una repetición de índole religiosa como los mantras. Si la cosa se pone más pesada aún, podríamos recurrir a tabarra, monserga o matraca. Supongo que la moda del mantra no procede de la India sino del politiqués angloparlante. Tiene la ventaja de lo exótico. Naturalmente, el mantra no es lo que repite uno sino lo que repiten los demás. En ese caso la reiteración significa que se trata de una especie de mendacidad.
Son muchas las palabras que entran en el lenguaje público como una especie de comodines que sirven para un roto y para un descosido. Por ejemplo, referente. Es algo así como el modelo en el que hay que mirarse. Pero un modelo porque se habla de él, porque es algo así como famoso o renombrado. Así pues, los referentes son un producto de nuestra sociedad dominada por lo audiovisual, por la imagen. Tenemos también fortalezas, que son las ventajas que presenta una acción o una institución. Supongo que procede de la jerga de los hombres de negocios, a los que siempre les ha atraído la metáfora bélica. Antes eran capitanes de industria. Hoy planean estrategias y se mueven por objetivos. Lo suyo es dar la batalla de la productividad, o mejor, de la competitividad.
Han adquirido mucho prestigio los verbos que empiezan con la partícula con. Por ejemplo, conformar, conllevar (en el sentido de suponer), concernir, concertar, concienciar, conciliar, conectar,condicionar, consolidar, constatar, contextualizar, contemplar. Hay más. La partícula con añade a esas acciones una gran respetabilidad. Si uno quiere triunfar en la vida pública debe aprestarse a espolvorear en sus declaraciones muchos verbos que empiecen por con.

Contacte con Amando de Miguel:http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/el-nombre-exacto-de-las-cosas-67490/

EDITOR DE CONTENIDOS

El Content Manager o Editor de Contenidos

Las profesiones relacionadas con los Social Media, las Redes Sociales y la Web 2.0 siguen generando una gran cantidad de discusiones y de informaciones laberínticas que una vez te atrapan, te condenan a navegar de un enlace a otro sin demasiado concierto ni orden. El problema aquí no es tan complicado como pudiese parecer: en las grandes empresas, el Departamento de Finanzas puede llegar a albergar hasta 20 o treinta diferentes perfiles profesionales sin que a nadie le espante; por contra, todos esos perfiles confluyen en uno único cuando hablamos de un autónomo, o de una PYME. Lógicamente, la diversificación de perfiles profesionales es una necesidad impuesta por la idiosincrasia y volumen de la misma empresa o tarea a realizar. De igual modo ocurre con el Marketing. Tanto un autónomo como Wolkswagen necesitan del Marketing, pero no de la misma forma, y de ahí que existan grandes franjas de diversificación entre los perfiles. Una Pyme de menos de 40 trabajadorespor ejemplo, tenderá a tener un Communty Manager para realizar estrategias, planificación, interacción, diseño, comunicación, contenido, etc.
Si aumentamos a unos 150 trabajadores, por ejemplo, estamos hablando de un Social Media Strategist y un Community Manager, al menos y dependiendo de la actividad, servicio o producto de la pyme. Y así hasta llegar a los grandes departamentos de Marketing con un listado más o menos largo de perfiles profesionales, que además, surgen adscritos a la Web 2.0 y están todavía en el aire. Pues bien, en ese organigrama, hay un lugar específico y muy necesario:
Content Manager
¿Qué es un Content Manager?
En pocas palabras, es quien gestiona los contenidos. Es decir, es un profesional con un perfil preferentemente del área de las humanidades, periodismo, probablemente, y/o filología, que ha realizado cursos, másters, postgrados, etc, de formación adicional en Social Media, Marketing, Relaciones Públicas, Comunicación 2.0, etc, y que cuya responsabilidad es:

- documentarse adecuadamente y seguir en todo momento las novedades y actualizaciones de su área, ámbito o nicho de mercado para poder generar contenidos de interés en el blog corporativo y web
- crear contenidos para las comunicaciones de empresa, anuncios, notificaciones, promociones, etc
- realizar las labores de redacción, edición y publicación en todos los medios que contengan escritos tanto propios como de equipo (en este sentido, funciona igual que un editor de revista digital, edición, coordinación, distribución, publicación, etc)
¿En qué se diferencia de un Community Manager?
Por decirlo en pocas palabras, el CM viraliza el contenido que genera el Content Manager, además por supuesto, de otras muchas cosas, pero digamos que básicamente esa es la principal base para distinguirlos. En un departamento de Marketing que contemple varios perfiles profesionales con especialización, el CM se ocupa básicamente de generar conversación, engagement, ruido, reputación, marca, etc, dentro de la estrategia común. El Content Manager se centra en los contenidos, el Blog, la edición, la creación de textos, slogans, publicidad, etc, es el “creativo” de la palabra, por así decirlo.
No es una figura que deba pasar desapercibida y de hecho, ya hemos llegado a ese punto en el que los Blogs están cada vez más siendo una fuente de información fidedigna y consultada por los internautas, audiencia y clientes de una marca. El mismo Brian Solis estimó no hace mucho que en unos cinco años, los Blogs habrían desplazado a otros medios de comunicación como fuentes de información.
Por ello debemos tomarnos muy en serio el perfil de los Editores de contenido o Content Managers, un buen comunicador que enganche y sea capaz de transmitir la fuerza, la seguridad, los valores, la personalidad y el potencial de una marca, y que hable el lenguaje de nuestros clientes y empresa, es uno de nuestros principales activos a la hora de presentarnos ante una audiencia cada vez más exigente con los contenidos. La reputación, que a menudo me parece la gran olvidada, jamás debe ser olvidada a la hora de generar contenidos, de escribir un post, un artículo, un whitepaper o un anuncio, y para ello, debemos buscar a un experto profesional de la palabra con una formación y habilidad específica para contenidos 2.0.
Sólo una cosa más, todos incurrimos en errores tipográficos de vez en cuando con las prisas y demás, pero las faltas de ortografía son una lacra y van más allá de un error subsanable… Una empresa no puede presentarse ante una audiencia con faltas de ortografía, porque… ¿qué mensaje nos está dando? Os dejo las conclusiones a vosotros.

NUEVAS PROFESIONES...

aquí sí hay empleo
Los empleos del presente y del futuro más demandados por las empresas en el ámbito de las nuevas tecnologías

T. S. VICENTE / MADRID


Las nuevas profesiones se originan en el mundo de internet
En mitad de un panorama desolador con más de cinco millones de parados quedan opciones para la esperanza. Nuevos empleos cuya demanda por parte de las empresas supera, en ocasiones, la oferta de profesionales existentes en el mercado. Estos nuevos perfiles, recopilados por Infoempleo y KSchool en la guía INKS de nuevas profesiones, tienen todos una raíz común: internet y las nuevas redes sociales.
Los nuevos trabajos de la guía son «oportunidades que mucha gente no conoce todavía», según palabras del Director de Infoempleo, Francisco Muñoz Bosch. «El libro que editamos hace unos 16 años sobre carreras universitarias ya no sirve, la clave está ahora en este nuevo libro», asegura Muñoz Bosch.
«El sistema educativo está desajustado porque no ofrece los perfiles demandados»
Otro de los responsables de la publicación, el fundador y CEO de KSchool, Alejandro D. Doncel, va más allá y lanza el dardo: «El sistema educativo está desajustado porque no ofrece los perfiles que demanda el sistema productivo».
Pero, ¿cuáles son estos nuevos empleos? La mayoría son oportunidades en la red que requieren el aprendizaje de nuevas habilidades, reciclaje y una amplia mirada a largo plazo. Esta es la lista de los perfiles laborales con más opciones de presente y futuro:
Experto en analítica web
Son ingenieros, matemáticos o estadistas encargados de medir los datos de audiencia y publicidad de una web con el fin de mejorar su posicionamiento. Su labor principal consiste en interpretar en relación con el marketing «on line» la información que desprenden las estadísticas. El salario medio de estos expertos en España suele rondar entre los 40.ooo y los 60.000 euros anuales.
Arquitecto de información
Son los responsables de la estructura y organización de un portal web para mejorar su navegabilidad. Los arquitectos de la información planifican los elementos para que un portal sea más accesible y trabajan en colaboración con desarrolladores y diseñadores gráficos. El salario medio de los «nuevos arquitectos» va de los 35.000 a los 60.000 euros anuales.
Diseñador web
Requiere conocimientos de infografía y programas de diseño, así como código HTML y Javascript. El diseñador web debe trabajar para mejorar el aspecto de una web, su accesibilidad y también el orden y su aspecto estético para atraer a nuevos usuarios. El sueldo más frecuente va de los 18.000 a los 33.000 euros al año.
Experto en usabilidad
Este nuevo profesional tiene como principal misión conocer qué es lo que buscan y quieren los usuarios. Este investigador de mercados o analista ha de realizar frecuentes encuestas para preguntar a los «clientes» qué opinan de la web o qué les gustaría mejorar. Su rango salarial oscila entre los 18.000 y los 42.000 euros.
Editor de contenidos
Son los nuevos periodistas digitales. Se encargan de los contenidos y redacción y edición de artículos en las diferentes páginas web, desde una web corporativa a un periódico en la red. El salario medio es de 30.000 a 35.000 euros al año, según la guía INKS.
Analista funcional
Su labor consiste en analizar el funcionamiento de las nuevas aplicaciones informáticas para que ofrezcan el máximo rendimiento. En España, suelen cobrar entre 30.000 y 35.000 euros anuales.
Consultor e-Business
Este experto en Marketing analiza las necesidades de una empresa en internet. Utiliza su estrategia para atraer clientes a través de la red. Gana de 30.000 a 45.000 euros anuales.
Responsable de e-Commerce
Es el responsable de las ventas «online» de una empresa. Su misión consiste en ser el enlace entre la tienda de una página web y el potencia público consumidor. Pueden llegar a cobrar entre 30.000 y 60.000 euros anuales.
Webmaster
Su principal función es procurar que un portal de internet opere lo mejor posible a nivel técnico. Para llevar a cabosu misión de forma exitosa necesita coordinar al equipo de técnico. Segúnla guía INKS, son uno de los grupos profesionales con mejores perspectivas laborales a largo plazo. El salario que corresponde a este perfil va de los 26.000 a los 40.000 euros por año.
Abogado especialista en internet
El abogado especialista en nuevas tecnologías trata materia como la contratación «on line»,comercio electrónico, firma digital, protección de datos, propiedad intelectual y gestión de contenidos, condiciones generales de contratación web y problemática jurídica de los nombres de los dominios, entre otras cuestiones. Su salario medio oscila entre los 24.000 y los 80.000 euros anuales.
Responsable de marketing de afiliación
Es el intermediador entre empresas y anunciantes en una categoría de publicidad en la que el segundo solo paga si hay resultados traducibles en visitas web, ventas o registros. Cobran de 24.000 a 40.000 euros anuales.
Director de marketing «on line»
Es el especialista en contratos publicidad web y de crear campañas de promoción de productos. El puesto requiere formación en Marketing, investigación de mercados, Estadística, Sociología... En España, su salario se sitúa entre los 50.000 y los 80.000 euros al año.
Product manager
Esta nueva profesión del mundo de internet está centrada en identificar nuevas oportunidades, tendencias y probelmas para desarrollar productos de éxito. Se encarga además de realizar las proyecciones de ventas y trabajar de forma conjunta con los comerciales. Después, tendrá que analizar los resultados obtenidos por el producto ya lanzado en el mercado. Un product manager gana entre 18.000 y 54.000 euros al año.
Especialista SEM
Es el experto en el marketing de una página web en los buscadores. Decide la audiencia a la que irá dirigida la acción «publicitaria», las palabras claves que hay que patrocinar y cómo hacerlo. También establecen el presupuesto necesario. Su salario va desde los 20.000 a los 50.000 euros anuales.
Especialista SEO
Los expertos SEO de encargan de posicionar los contenidos de una web en los buscadores, de manera que destaquen entre las páginas web de la comptencia. La labor SEO consiste en identificar las palabras clave, analizar a los competidores y en definitiva, conseguir que las páginas web de la empresa en cuestión lideren el «ranking» en motores de búsqueda como Google. Cobra de 15.000 a 50.000 euros al año.
Administrador de bases de datos
Mantiene las bases de datos que conforman el sistema de información de una compañía. Ha de ser experto en tecnología de la información, tener conocimientos del lenguaje de consulta SQL y de DBMS para optimizar las consultas. El salario medio en España va de 32.000 a 45.000 euros anuales.
Programador
Crean las aplicaciones de una página web y resuelven los problemas derivados de su funcionamiento. Es un perfil muy demandado en todo tipo de empresas, según destacan los creadores de la guía INKS. Su sueldo va de los 15.000 a los 35.000 euros anuales.
Jefe de sistemas
Dirige de forma adminsitrativa y técnica las actividades del área de procesamiento de datos en la emprsa, organiza al personal de informática y selecciona el software y hardware que compra o utiliza la compañía. Cobran de 30.000 a 90.000 euros al año.
Técnico de soporte
Instala, configura y se encarga de mantener los equipos informáticos de la empresa. También instala los programas necesarios para el uso diario. Su sueldo oscila entre los 18.000 y los 30.000 euros anuales.
Trafficker
Es el encargado de gestionar, implementar y controlar el tráfico de una página web. Su salario medio va de los 20.000 a los 50.000 euros anuales.
Community manager
Su principal función consiste en la comunicación de la empresa con el exterior a través de las redes sociales como Facebook, Twitter o Linkedin. Una de sus labores consiste en fomentar conversaciones y debates en la red y reaccionar ante los comentarios de los usuarios sobre la empresa. Existen variantes de esta categoría laboralcon perfiles conocidos como Responsable de SMO y Social media strategist. El salario medio en España para un community manager se mueve en una horquilla que va de los 18.000 a los 70.000 euros al año.

LITERATURA

Los libros más vendidos en países de las Américas y España

Argentina
• Cincuenta sombras de Grey, E. L. James.
• Cincuenta sombras más oscuras, E. L. James.
• Cincuenta sombras liberadas, E. L. James.
• Una vacante imprevista, J. K. Rowling.
• Tesis sobre un homicidio, Diego Paszkowski.
Chile
• El último tango de Salvador Allende, Roberto Ampuero.
• El cuaderno de Maya, Isabel Allende.
• Nadar desnudas, Carla Guelfenbein.
• Insaciables, M. Echeverría y P. Lutz.
• Diez mujeres, Marcela Serrano.
Colombia
• Cincuenta sombras de Grey, E. L. James.
• Cincuenta sombras más oscuras, E. L. James.
• Cincuenta sombras liberadas, E. L. James.
• El abuelo que saltó por la ventana y se largó, Jonas Jonasson.
• Los litigantes, John Grisham.
España
• Trilogía ‘Cincuenta sombras’, E. L. James.
• Pídeme lo que quieras, Megan Maxwell.
• El maestro del Prado y las pinturas proféticas, Javier Sierr a.
• Cincuenta sombras liberadas, E. L. James.
• El contrato, Catherine Bybee.
Estados Unidos (español)
• Cincuenta sombras de Grey, E. L. James.
• Cincuenta sombras más oscuras, E. L. James.
• Cincuenta sombras liberadas, E. L. James.
• El alquimista, Paulo Coelho.
• Alex Cross, James Patterson.
México
• Cincuenta sombras de Grey, E. L. James.
• El manuscrito encontrado en Accra, Paulo Coelho.
• Cien años de soledad, Gabriel García Márquez.
• Los juegos del hambre, Suzanne Collins.
• La noche en que Frankenstein leyó El Quijote, Santiago Posteguillo.
Venezuela
• Una vacante imprevista, J. K. Rowling.
• El manuscrito encontrado en Accra, Paulo Coelho.
• El Hobbit, J. R. R. Tolkien.
• 22/11/63, Stephen King.
• Esta gente, Francisco Suniaga

LENNON EN SU TINTA


En la transición de “los cuatro de Liverpool” al fenómeno global de la beatlemanía, John Lennon se hizo espacio para cultivar un costado que luego se quedaría por el camino: escritor de poemas y textos breves muy experimentales a los que gustaba acompañar con sus propios dibujos. De esa época y esa inspiración surgieron títulos como Por su propio cuento y Un españolito en obras, que acaban de editarse juntos en una edición bilingüe a cargo de Andy Ehrenhaus. James Joyce, Lewis Carroll, los beatniks y los surrealistas son los referentes literarios ineludibles para entender este Lennon tan enraizado en el corazón de los años ’60, no sólo por la música, sino también por la letra.
Por Fernando Bogado
La letra de una canción, mal que les pese a algunos, es una obra literaria. Entre los debates acerca de los premios nunca otorgados (como el consabido Nobel a Dylan) y los otorgados y mundialmente celebrados (como el Príncipe de Asturias a Leonard Cohen), en más de una oportunidad hemos escuchado a alguien dar su opinión en torno de la relevancia literaria o no de una canción popular, como puede ser algún tema de rock, participando así de un debate que parece no tener fin. Pero, ¿qué pasa cuando ese mismo compositor, cuyos méritos literarios son constantemente puestos en duda por esa cosa tan abstracta que es la Academia, publica un libro? La edición bilingüe de Por su propio cuento y Un españolito en obras de John Lennon (una colección de poemas, cuentos cortos y dibujos), originalmente aparecida en España en 2009 y con traducción de Andy Ehrenhaus, nos permite no sólo indagar en un costado un tanto más bien desapercibido de una de las estrellas más emblemáticas del paraíso rockero sino que, también, rescata y pone en perspectiva la impronta literaria que habita en sus composiciones musicales... Algo así como tener una canción despojada ya de la melodía de la guitarra eléctrica o el tempo del bombo de la batería, redefiniendo así el sentido de la expresión “leer música”.
¿Literatura musical? Más de una vez se ha establecido la afinidad de la poesía con la música debido a ese desinterés radical por el sentido que la primera tiene y que la acerca a esa búsqueda sonora que sólo la segunda puede ofrecer, al menos, de la manera más evidente. Y es que esta colección de poemas y cuentos breves de Lennon, definitivamente, se despreocupa por el sentido o, mejor, lo atraviesa como cuentas en un collar: cualquiera que lea estas páginas va a sentirse sumergido en un mundo loco, disparatado, como ese “Pepperland” de la cinta Yellow Submarine (1968); como el “Wonderland” de Lewis Carroll, un mundo que juega con lo establecido, mostrando el revés de las costumbres más rutinarias, estirando sus posibilidades como un chicle. Estrictamente no es tanto lo que se cuenta sino cómo se lo cuenta lo que nos hace entrar en este universo chiflado, haciendo del lenguaje la verdadera plastilina con la que se da cuerpo a las criaturas descriptas en “Frank sin moscas” o “En parte Dave”.
Jaime Rest, responsable de la primera traducción al castellano de In his Own Write (al cual tituló En su tinta), aparecida muy poco tiempo después del original, sintetiza el estilo de Lennon al recordar que una de las primeras reseñas del libro hablaba del intento del músico de “joycear” el lenguaje.
James Joyce, Lewis Carroll y, claro está, los beatniks: es imposible aproximarse a estas páginas sin notar que la mezcla de sentidos, los extraños seres que presenta, las anécdotas pueriles que dialogan con fábulas infantiles o el discurso de los medios de comunicación están también conectados con las estrategias de escritura de Allen Ginsberg o el cut-up de William Burroughs. Los textos toman algunas veces la forma de un poema o la sucesión de voces del género dramático en pequeñas escenas absurdas, pero lo que evidencian es un juego de lenguaje encadenado a una longeva tradición sin por eso dejar de mostrar atisbos de novedad, sobre todo en lo que a hallazgos temáticos se refiere.
Nada prueba mejor esta distancia que el autor quiere presentar, con esa Gran Bretaña real que lo rodea, que las parodias que lleva adelante de ciertos programas de la BBC (“Deforme singlicol sobre presentencias televiciosas”, por ejemplo) o la aparición de una fan letter transformada en una viñeta paródica del conservadurismo británico en “Una carta”. Casi lo mismo que encontramos en los capítulos de Los Beatles de la comedia británica, los Monty Python: el humor corrosivo y la parodia como estrategia de supervivencia.
LA BALADA DE JOHN
Imaginen esto: estamos en Inglaterra, específicamente, en el London Palladium, el 13 de octubre de 1963, dispuestos a presenciar la aparición de una banda que está llevándose la atención de miles y miles de jóvenes, conforme pasan los días. Sí, nos referimos a Los Beatles, qué duda cabe; si hasta la década parece ser una forma muy lateral de hablar de ellos (¿quién imagina los primeros años de los ’60 sin gente con sus flequillos y esos trajecitos ajustados?). Transmitida por televisión en el marco de una varieté que llevaba el para nada imaginativo nombre de Sunday Night in the London Palladium, los cuatro de Liverpool suben al escenario y tocan algunos temas en el medio del griterío de las chicas y el rictus de rechazo de algún que otro adulto en la audiencia. En esa fecha, en esa presentación, se acuña el término que trasciende hasta nuestros días: “Beatlemanía”. Nadie se quería perder la posibilidad de participar de la movida (digamos, del negocio), y no sorprende el hecho de que más de una editorial ya estuviese interesada en sacar algún ejemplar con la palabra mágica en la tapa: “beatle”.
Tom Maschler, director literario de la editorial Jonathan Cape, es el gran responsable de que estos trabajos sueltos y un tanto anárquicos de Lennon salieran en un solo libro, tuvieran un título y tengan, al menos, cierto tipo de organización. Tal brillante idea tomó forma tras la lectura de las letras de algunas canciones y luego de presenciar uno de los recitales de Los Beatles por sugerencia de un periodista norteamericano, Michael Braun, responsable de uno de los primeros libros encargados de capturar el fenómeno, Love Me Do: The Beatles’ Progress (1964). “Empecé a frecuentar a John en su piso de Emperor’s Gate”, recuerda Maschler. “No había escrito nada con intención de publicarlo sino que se había limitado a divertirse, llenando papeles en habitaciones de hotel (...). John era rápido, ocurrente y cáustico. Era de una agudeza y sensibilidad extremas: si todo marchaba bien, resultaba una delicia. En cambio, si no lo captabas, te hacía sentir peor. Yo lo encontraba fascinante.”
In his Own Write aparece el 23 de marzo de 1964 con prólogo de la otra cabeza compositora (hasta el momento) en el conjunto, Paul McCartney, junto con el diseño y una muy emblemática foto de tapa a cargo de Robert Freeman (lo que son las cosas: Andrés Cascioli haría también una imagen de tapa legendaria para la temprana edición local). Las ventas se disparan de inmediato, y lo que muchos suponían un fenómeno pasajero toma otro cariz cuando las reseñas son favorables. Apenas las ventas empiezan a decaer al año siguiente, sale el segundo batacazo, A Spaniard in Works, copando el mercado editorial con la producción poética de “The Writing Beatle!”, frase que aparecía en un muy simpático sticker rojo en la primera edición de In his Own Write, un pequeño cartelito que, sin lugar a dudas, colaboraba con la transformación del libro en un best-seller bastante particular.
LENNON & DYLAN
Sorprende pensar que estos dos libros hayan aparecido en pleno apogeo beatle, cuando los muchachos de Liverpool todavía estaban sumergidos en el imaginario de chicas difíciles de conquistar o directamente perdidas y muy lentamente comenzaban los escarceos con composiciones menos genéricas y más arriesgadas, psicodélicas, surrealistas, algo evidente en el paso de Help! a Rubber Soul, ambos aparecidos en 1965 con una distancia de meses. La lectura de estos dos libros, en alguna medida, sirven para comprender ese traspaso: Lennon vuelca esas búsquedas literarias previas a la explosión de la banda en sus composiciones, alejándose de las clásicas temáticas del rock and roll, siguiendo así los consejos de Bob Dylan quien, parece, además de haberle pasado algún que otro cigarrillo sin nicotina ni alquitrán, también dejó deslizar consejitos artísticos.
Y es que el otro libro flotando en el horizonte cuando revisamos las obras publicadas de Lennon es, sin lugar a dudas, el mítico Tarantula, de Bob Dylan, una novela en la que había trabajado durante largo tiempo y que sería publicada, supuestamente, en el otoño de 1966. Claro que el editor no contaba con cierto accidente en moto y el esperado retraso de algunos años: la novela vería oficialmente la luz en 1971. Allí podemos encontrar al Dylan de “Bringing it all Back Home” (1965) o “Blonde on Blonde” (1966), esto es, a un compositor que hace lo mismo que Lennon, abandona el género en el que trepó hasta la popularidad (el folk norteamericano, en este caso, y su variante “de protesta”) y se vuelca a un surrealismo tardío, a la ya citada experimentación con el lenguaje y a un trabajo poético que estaba a la par de las producciones de Ginsberg, Kerouac y compañía. Gracias a Dylan y Lennon, uno en cada extremo del mismo océano, el mundo poético anglosajón estaba atravesando un período de revulsivo cambio con un público dispuesto a escucharlos y, para completa felicidad, leerlos.
Andy Ehrenhaus, responsable de la traducción de los dos textos de Lennon reunidos en el presente libro, reconoce en su prólogo las dificultades de pasar al castellano una obra tan amarrada a los caprichos lingüísticos de un rabioso inglés. Con la salvedad de “A churly moon”, la cual ha declarado en alguna medida “intraducible”, el límite lógico de sus esfuerzos, el resto de los cuentos y poemas están volcados a un español que recupera como puede esos saltos y giros que encantaban al “joyceano” Lennon. Aquí, una breve muestra de lo que podemos encontrar en Por su propio cuento y Un españolito en obras.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE


animalista también significa ‘defensor de los animales’

El término animalista también significa ‘defensor de los animales’, según indican diccionarios como el de María Moliner.

Animalista aparece definido en el Diccionario académico como (dicho del arte o de sus manifestaciones) ‘que tienen como motivo principal la representación de animales’ y ‘que cultiva el arte animalista’.

Sin embargo, es frecuente verlo en otros contextos, como en «La animalista acusa al Ministerio de Salud de no cumplir su trabajo de controlar la población canina».

Otros diccionarios como el Diccionario de uso del español, de María Moliner, o el Diccionario del español actual, de Andrés, Seco y Ramos incorporan otra acepción para esta palabra: ‘que defiende a los animales’, por lo que su uso en ese sentido se puede considerar adecuado.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe