Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 30 de dezembro de 2013

La política y la lingüística



Los filólogos y periodistas que trabajan en la Fundéu consideraron también otros términos presentes en el mundo de Internet y las redes sociales, como “wasapear”, pero prevaleció “escrache”, una palabra que traspasó las fronteras argentinas.

Por Silvina Friera en Página 12 - Buenos Aires



“Si no hay Justicia, hay escrache”, era la advertencia de H.I.J.O.S. (Hijos por la Identidad y la Justicia, contra el Olvido y el Silencio) cuando irrumpió en la escena política, en 1995. Una sobreviviente de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), durante una consulta médica en el sanatorio Mitre, descubrió que entre los trabajadores figuraba el obstetra Jorge Magnaco, encargado de los partos en la ESMA. Nadie en el sanatorio –ni en el café que frecuentaba ni en los comercios del barrio donde compraba– sabía quién era y lo que había hecho ese hombre maduro, calvo y de barba blanca recortada. Durante cuatro viernes seguidos, los militantes de H.I.J.O.S. marcharon desde el sanatorio hasta la casa del médico. Pegaron carteles con su cara donde se informaba de los crímenes que había cometido. Repartieron volantes a los vecinos, casa por casa. Nacía el escrache como modalidad de lucha –ante la falta de una condena judicial, en el entonces país de la impunidad, se apostaba al menos por la condena social–, que luego se extendería contra todos los represores que conseguían localizar y confirmar su identidad. Que las palabras sean viajeras crónicas –inclusive entre lenguas, de boca en boca, sin exigir pasaportes– no implica que en ese itinerario haya que escamotear el momento en que se recuperan y vuelven a circular, cargadas de nuevos sentidos. Escrache, “un término que alude a las manifestaciones convocadas frente a los domicilios de políticos y otros personajes públicos”, es la palabra del año para la Fundación del Español Urgente.

Es la primera vez en sus ocho años de vida que la Fundéu BBVA –creada por la agencia EFE y el banco BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española con el objetivo de promover el buen uso del español en los medios de comunicación– ha elegido su palabra del año de entre las muchas sobre las que se ha pronunciado, ya sea en sus recomendaciones diarias o en las respuestas a las consultas recibidas. “Buscábamos una palabra que tuviera cierto interés desde el punto de vista lingüístico, bien por su origen o por cómo está formada, y que haya estado en el primer plano de la actualidad en los últimos meses”, explica el director general de la Fundéu BBVA, Joaquín Muller. “‘Escrache’ reúne cualidades en los dos aspectos: es una palabra con un origen no del todo cierto, pero muy interesante, que ha llegado al español de España desde el de Argentina y Uruguay, y que se convirtió en protagonista de la actualidad y en el centro de una polémica en la que se cruzaban los elementos lingüísticos y los políticos”, aclara Muller. “Conviene destacar también el valor que tiene el viaje transatlántico de esta palabra. Un hecho lingüístico que cada día se produce con mayor frecuencia y rapidez y que resulta un elemento enriquecedor del español, sumando aportaciones propias de la lengua de una comunidad al resto de comunidades de habla hispana”, agrega. Los filólogos y periodistas que trabajan en la Fundéu hicieron una primera selección de doce términos, entre los que figuraban varias palabras vinculadas con la situación económica española, como “copago”, “emprender”, “quita” y “austericidio”. El mundo de Internet y las redes sociales estaban presentes con voces como “meme”, “autofoto” y “wasapear”. El Diccionario de la Real Academia Española no tiene una entrada con la palabra del año, pero sí incluye el verbo “escrachar” como una expresión coloquial propia del español rioplatense con dos significados: “romper, destruir o aplastar” y “fotografiar a una persona”. El Diccionario de Americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española, añade que en Argentina y en Uruguay “escrachar” significa también “dejar en evidencia a alguien”. Para el sustantivo “escrache” (del inglés scratch, rasguño) aporta la siguiente definición, en la página 919: “Manifestación popular de denuncia contra una persona pública a la que se acusa de haber cometido delitos graves o actos de corrupción y que en general se realizan frente a su domicilio o en algún otro lugar público al que deba concurrir la persona denunciada”. En España, la palabra se populariza durante las protestas organizadas en los primeros meses de 2013 por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Varias teorías “conviven” respecto del origen del vocablo del año. Una la sitúa en el italiano schiacciare (“aplastar, astillar, machacar”) o en el genovés scraccâ (“escupir”), términos que habrían llegado al español a través del lunfardo rioplatense. Otros, en cambio, plantean que existe una clara conexión con el inglés to scrach (“arañar, rasguñar, marcar”). En el español de los Estados Unidos, por ejemplo, se usa “escrache” como “arañazo o rasguño”, como lo señala el Diccionario de Americanismos, donde entre las acepciones del verbo “escrachar” se consignan “romper o inutilizar algo” y “golpear duramente a alguien, especialmente en la cara”.

Julio Cortázar empleó este verbo en Rayuela (1963): un paquete “se escracha en la calle”; y un imaginario piloto de avión “ya te lo está escrachando en la confitería del Aguila a la hora del té”. En el Diccionario del habla de los argentinos (2008). de la Academia Argentina de Letras, escrache aparece definido como “denuncia popular en contra de personas acusadas de violaciones a los derechos humanos o de corrupción, que se realiza mediante actos tales como sentadas, cánticos o pintadas, frente a su domicilio particular o en lugares públicos”. Volviendo al principio, a 1995, el efecto del primer escrache fue inmediato: Magnaco fue despedido del Sanatorio Mitre y los vecinos le pidieron que se fuera del barrio. “Si no hay justicia, hagamos que el país sea su cárcel” era el lema de H.I.J.O.S. Muchos escraches corrieron en el río de la historia reciente. La palabra traspasó el ámbito de los derechos humanos y se convirtió en una forma de expresar descontento y reprobación hacia la clase política a partir de 2001, el año de la crisis argentina.

No resulta extraño, entonces, que el término haya triunfado en España. Pero entre las idas y las vueltas, conviene recordar lo que decía Florencia Gemetro, de H.I.J.O.S., a Página/12: “Nuestros escraches son producto de un trabajo, de una reconstrucción social y de la necesidad de contar otra historia. Otra cosa es esta expresión de la impotencia multidirigida, en la que cualquiera puede ser escrachado. Cuando se le grita a un político en la calle, esos gritos no provienen de un modo de entender la justicia. Si el sentido del escrache no es conseguir justicia popular, corre el peligro de desvanecerse en el vaciamiento político: no queda nada después, porque no hubo toma de conciencia ni organización”.

"TUS PALABRAS SON TU IMAGEN"





Agradecimiento a los aliados del texto
Por Graciela Melgarejo | LA NACION
Twitter: @gramelgar | Mail: lineadirecta@lanacion.com.ar |


En el libro El crimen del lago , dedicado a "los lagos y los ríos contaminados de China", el escritor Qiu Xiaolong utiliza toda una página para los agradecimientos. Hacia el final, escribe: "Una vez más, quiero dar las gracias a mi editor, Keith Kahla, por su extraordinaria labor editorial, y a mi correctora de estilo, Margit Longbrake, la cual dio a luz a su hija, Jane Ray Longbrake McKeown, nada más iniciar el trabajo de corrección, que finalizó con esmero en yuezi (el primer mes de maternidad)".

Dos cosas llaman la atención de este agradecimiento. El hecho de que Qiu Xiaolong reconozca que, la mayoría de las veces, el libro que llega a las manos de su lector es el producto de un trabajo en equipo, y, también, que mencione especialmente a su correctora de estilo. El creador de las novelas policiales cuyo protagonista es el inspector Chen Cao es prácticamente bilingüe, porque traduce poesía china al inglés, pero sabe que un segundo idioma siempre encierra misterios para un hablante no nativo.

El valor de la corrección de textos, y por ende de los correctores, vuelve a ser un tema importante en el mundo editorial. La Unión de Correctores ( UniCo, www.uniondecorrectores.org ) es el organismo internacional que los agrupa desde 2005 y para el próximo congreso -el Tercer Congreso Internacional de Corrección de Textos (3Cicte), que se hará en La Casa del Lector, en Madrid, del 24 al 26 de octubre de 2014- ya tiene un lema: "Tus palabras son tu imagen" y varios objetivos; entre otros, "contrastar los diferentes puntos de vista sobre la corrección con colegas de América (a los que nos une una misma lengua) y con colegas de Europa (con los que compartimos una legislación laboral)". Será, además, una grata manera de contribuir a los festejos por los 300 años de vida de la Real Academia Española.

El correo electrónico del lector Martín Barrère, que es traductor público e intérprete de conferencias, fue el que despertó el recuerdo del libro y de la información del UniCo. Escribió Barrère, el 16/12, en un mail cuyo asunto era "Observación/correctores" que, a propósito de la versión en línea del diario, quería hacer una observación: "Leo en uno de los titulares: «Robótica, un nuevo área... ». Ahora, al consultarlo nuevamente, veo que lo corrigieron: «La robótica, la nueva área... ». Mi pregunta es: ¿hay algún corrector antes de que suban las notas a la página? LA NACION solía ser referente en el buen uso de la lengua... Veo que ahora las costumbres se han relajado bastante".

Si las costumbres se han relajado o no es un tema demasiado extenso para tratarlo en esta columna. Pero sí puede contestársele al lector que el equipo de correctores del diario está totalmente abocado al diario en papel, y sería imposible que se desdoblaron para ocuparse también de las notas exclusivas del diario en línea. Es evidente que el corrector ortográfico no puede hacerlo todo solo -a veces, complica más que lo que ayuda-, de manera que la posibilidad de la corrección de una errata o de un error se torna azarosa. Claro que siempre hay un lector que, desde los comentarios al pie de la nota, asume el rol de comedido corrector y avisa. Vaya también para él un agradecimiento..

lineadirecta@lanacion.com.ar
Twitter: @gramelgar

LA LENGUA VIVA











Aquí va a haber más que palabras
Amando de Miguel en Libertad Digital - España




Nos enzarzamos aquí en las anfractuosidades del idioma español, pero después de mil años (más o menos) todavía está confuso qué pueda ser eso de lo español. Hace unos años Montserrat Caballé era la invitada de una cena de homenaje en la Generalidad de Cataluña, algo muy particular. El comensal que tenía al lado la famosa cantante era un innominado consejero de Cultura. El cual señaló que la Caballé era "una catalana universal; lástima que se hubiera casado con un extranjero". La cantante hizo ademán de abandonar la cena, pero fue retenida amablemente por la esposa del presidente Pujol. Doña Montserrat hizo esta declaración ante su selecto auditorio:

Estoy muy feliz de haber nacido en Barcelona, de haberme casado con un aragonés, de que mi madre fuera valenciana y de que mis hijos hayan estudiado en España.

La historia es muy pertinente en estos días. Llega tarde la pretensión de separarnos por raíces étnicas, pues el mestizaje es lo que impera. La mayor parte de los españoles andamos entremezclados por esos orígenes. Lo más divertido es que la palabra español sea catalana. En castellano hay pocas voces que terminen en -ol. Por lo mismo, llama la atención que los colores de la bandera catalana sean también los de la española. No es una casualidad.

José Antonio Martínez Pons apunta la necesidad de distinguir legalidad y legitimidad. Muy en su punto. Son dos dimensiones conexas pero no superpuestas. La legalidad pertenece al plano jurídico positivo. Lo legal es lo que resulta conforme a Derecho. Es legítimo lo que la gente cree que es bueno, conveniente, útil, y lo que debe imponerse por el poder político. El problema está en determinar quién es ese sujeto de "la gente". En términos democráticos se acepta que corresponde a la mayoría del electorado, pero se puede afinar un poco más. El asunto lo podríamos aplicar a la cuestión batallona de la prepóstera independencia de Cataluña.

Gabriel Ter-Sakarian Arambarri admite dos formas del verbo cesar: 1) intransitiva, "el ministro ha cesado en su cargo"; 2) transitiva, "el ministro ha sido cesado". Comprendo que es muy realista ese sincretismo, pero resulta confuso. Sería más claro que el verbo fuera siempre intransitivo (= dimitir) y no transitivo (= destituir). Precisamente la confusión actual procede de que muchas destituciones se disfrazan piadosamente de dimisiones. Hipocresía es el nombre de la cosa.

El cáustico A. Rodríguez aduce que la expresión dubitativa quizá proviene del italiano chi sà (= quién sabe) y no, como pretende la RAE, del latín qui sapit. Añado que a mí me priva la versión castiza de "según" y todavía más "según y cómo", y no digamos “según y conforme”. En Unamuno aparecen algunas veces con intención satírica. Por otro lado, el origen latino de una expresión no está reñido con la ascendencia italiana.

Ya de paso, el hipercrítico A. Rodríguez (pero ¿cómo se llamará ese hombre?) condena el abuso que se suele hacer del adjetivo democrático. Cita, por ejemplo, el encarcelamiento miserable de Yulia Timoshenko, que un periodista califica de "atentado democrático". Tiene razón nuestro libertario. Será más bien un "atentado contra la democracia". Añado que la confusión es paralela a esa otra de calificar como “humanitario” lo que no es más que un atentado contra la humanidad. La Cruz Roja es una organización humanitaria, que suele aliviar los desastres colectivos, los que asolan a los humanos.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE







Recomendación del día

káiser, con tilde y, como apodo, sin necesidad de comillas ni cursiva

El sustantivo káiser se escribe con tilde por tratarse de una palabra llana, no terminada en n, s ni vocal, tal como muestra el Diccionario académico, y, como apodo, en mayúscula y sin necesidad de comillas ni cursiva.

Con motivo del accidente sufrido por Michael Schumacher, en los medios pueden leerse frases como «El ‘Kaiser’ sufrió un duro golpe en la cabeza tras perder el control de sus esquís», «El ‘kaiser’, de 44 años, se retiró de la Fórmula 1 el año pasado tras un regreso de tres campañas con Mercedes» o «El Kaiser está en coma debido a las graves heridas que sufre en la cabeza».

De acuerdo con la Ortografía de la lengua española, la k «se emplea hoy en español, en cualquier posición, en la escritura de numerosos préstamos de muy diverso origen que contienen esta letra en su grafía originaria», como vikingo, búnker o harakiri, palabras que han de adaptarse al sistema de acentuación gráfica de nuestro idioma.

Por otro lado, esta misma obra señala que los apodos, que se escriben en mayúscula, no necesitan recibir ninguna marca tipográfica especial, salvo cuando aparecen entre el nombre de pila y el apellido, en cuyo caso se destaca con comillas o cursiva: Sergio «Kun» Agüero.

Así pues, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «El Káiser sufrió un duro golpe en la cabeza tras perder el control de sus esquís», «El Káiser, de 44 años, se retiró de la Fórmula 1 el año pasado tras un regreso de tres campañas con Mercedes» y «El Káiser está en coma debido a las graves heridas que sufre en la cabeza».

ESCRACHE










Escrache, palabra del año para la Fundéu BBVA

Escrache, un término que alude a las manifestaciones convocadas frente a los domicilios de políticos y otros personajes públicos, es la palabra del año 2013 para la Fundación del Español Urgente.

Por primera vez en sus ocho años de vida, la Fundéu BBVA ha elegido su palabra del año de entre las muchas sobre las que se ha pronunciado, ya sea en sus recomendaciones diarias, ya en las respuestas a las consultas recibidas durante los últimos doce meses.

«Buscábamos una palabra que tuviera cierto interés desde el punto de vista lingüístico, bien por su origen o por cómo está formada, y que haya estado en el primer plano de la actualidad en los últimos meses», explica el director general de la Fundéu BBVA, Joaquín Muller.

«Escrache reúne cualidades en los dos aspectos: es una palabra con un origen no del todo cierto, pero muy interesante, que ha llegado al español de España desde el de Argentina y Uruguay, y que se convirtió en protagonista de la actualidad y en el centro de una polémica en la que se cruzaban los elementos lingüísticos y los políticos», aclara Muller.

El Diccionario de la Real Academia Española no incluye ese término, pero sí el verbo escrachar como una expresión coloquial propia del español rioplatense con dos significados: ‘romper, destruir o aplastar’ y ‘fotografiar a una persona’.

El Diccionario de americanismos, de la Asociación de Academias de la Lengua Española, añade que en esos países escrachar significa también ‘dejar en evidencia a alguien’.

Y para el sustantivo escrache aporta la definición que ha popularizado el término fuera de su ámbito original: ‘manifestación popular de denuncia contra una persona pública a la que se acusa de haber cometido delitos graves o actos de corrupción y que en general se realizan frente a su domicilio o en algún otro lugar público al que deba concurrir la persona denunciada’.

Con ese sentido y en el contexto de la investigación de los crímenes de sus dictaduras, empezó a emplearse con frecuencia en los medios de comunicación argentinos y uruguayos en los años 90.

En España la palabra se populariza durante las protestas organizadas en los primeros meses de 2013 por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Muy pronto, a la polémica generada por ese tipo de acciones, que llevó incluso a reformas legales para regular estas manifestaciones, se sumó otra sobre el propio uso del término, que para algunos representantes políticos no era más que un eufemismo para lo que consideraban un auténtico «acoso con métodos violentos».

La polémica llegó incluso al seno de la Policía cuando un sindicato denunció que se había pedido a los agentes que no empleasen la palabra escrache en sus comunicaciones y diligencias, aunque luego el Ministerio del Interior aclaró que había instado a no usarla porque no se adapta a la terminología de la legislación actual.

Respecto al origen del término, hay varias teorías. Unas lo sitúan en el italiano schiacciare (‘aplastar, astillar, machacar’) o en el genovés scraccâ (‘escupir’), términos que habrían llegado al español a través del lunfardo, una jerga originalmente empleada por las clases más bajas de Buenos Aires, muchos de cuyos integrantes provenían de Italia.

Para otros existe una conexión clara con el inglés to scrach (‘arañar, rasguñar, marcar’). De hecho, en el español de los Estados Unidos se usa escrache como ‘arañazo o rasguño’, como recoge el Diccionario de americanismos.

Esa combinación de factores lingüísticos y de actualidad es, explica Muller, la que justifica que escrache sea la palabra del año para la Fundéu BBVA; una fundación constituida por la Agencia EFE y el BBVA, que trabaja asesorada por la Real Academia Española y que tiene como principal objetivo velar por el bueno uso del idioma en los medios de comunicación.

Los filólogos y periodistas que trabajan en esta organización hicieron una primera selección de doce términos entre los que, además de la finalmente elegida, figuraban varios vocablos relacionadas de algún modo con la situación económica, como copago, emprender, ere —la forma lexicalizada de la sigla ERE—, quita y austericidio.

El mundo de internet y las redes sociales estaban presentes con voces como meme, autofoto y wasapear. La docena de palabras aspirantes se completaba con un término del mundo de la ciencia (bosón), otro del deporte (cholismo) y, por último, con la forma expapa, una palabra que en más de dos mil años de historia de la Iglesia no había habido apenas ocasión de emplear, pero que saltó a las páginas de los medios con ocasión de la renuncia de Benedicto XVI.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE




tiempo no es lo mismo que meteorología ni climatología

Recomendación urgente del día

Las expresiones condiciones atmosféricas, estado del tiempo o, simplemente, tiempo son las adecuadas para hablar del estado atmosférico en un lugar y un momento dados.

Sin embargo, no es raro que en las noticias se usen los términos meteorología y climatología para referirse al tiempo atmosférico: «El partido se ha suspendido debido a la meteorología adversa de las últimas horas» o «El inicio de las obras está previsto para después del invierno, para evitar complicaciones por la mala climatología».

En propiedad, la meteorología es la ‘ciencia que estudia los fenómenos atmosféricos’ y la climatología es el ‘estudio del clima’ y el ‘conjunto de las características propias del clima de una región determinada’, tal como explica el Diccionario panhispánico de dudas; es decir, son disciplinas que estudian y caracterizan el tiempo desde diferentes puntos de vista, pero no se aplican al tiempo en sí.

Por ello, resulta más apropiado hablar de estado del tiempo, condiciones atmosféricas, condiciones meteorológicas o tiempo atmosférico, así como de buen tiempo, tiempo soleado, mal tiempo, tiempo lluvioso y otras expresiones similares

De este modo, en los ejemplos anteriores podría haberse escrito «El partido se ha suspendido debido a las condiciones atmosféricas adversas de las últimas horas» o «El inicio de las obras está previsto para después del invierno, para evitar complicaciones por el mal tiempo».

A MANIPULAÇÃO DA OPINIÃO PÚBLICA







Edward Bernays

A maioria dos assuntos do saber popular são implantados cientificamente na consciência pública através de mil anúncios por dia. Para poupar tempo, me agradaria proporcionar um pouco de antecedentes históricos sobre o manejo da informação neste país. Uma vez que se mostrem os princípios básicos de como surgiu historicamente nosso sistema atual de controle mediático, o leitor poderá ser mais capaz de questionar qualquer notícia do dia.
Se todo mundo acredita em algo, provavelmente seja falso. Chamamos a isto Saber Popular.
Em “Confie em nós, somos expertos” (2001), os autores Stauber & Rampton organizaram e ordenaram evidencia convincente descrevendo à ciência da criação da opinião pública nos Estados Unidos. Achar a origem da influência pública moderna a princípios do século passado, destacando o trabalho de pessoas como Edward L. Bernays, o Pai da manipulação mediática.
De sua própria e incrível crônica “Propaganda” (1928), descobrimos como Edward L. Bernays tomou as ideias de seu famoso tio Sigmund Freud, e as aplicou à nascente ciência da persuasão de massas. A única diferença foi que em lugar de usar estes princípios para descobrir temas ocultos no inconsciente humano, como o faz a psicologia freudiana, Bernays usou estas mesmas ideias para disfarçar agendas e para criar ilusões que enganam e distorcem as coisas, com fins de marketing.
Bernays dominou a indústria das relações públicas até a década dos '40, e foi uma força importante durante os seguintes quarenta anos (Tye). Durante todo esse tempo, aceitou centenas de tarefas distintas para criar uma percepção pública sobre certa ideia ou produto.
Alguns exemplos: como um neófito com o Comitê de Informação Pública, um dos primeiros encargos de Bernays foi ajudar a lhe vender a Primeira Guerra Mundial ao público norte-americano, com a ideia de “fazer que o mundo seja seguro para a democracia” (Ewen). Temos visto essa frase em cada guerra e participação bélica dos Estados Unidos desde então.
Alguns anos mais tarde, Bernays preparou um truque publicitário para popularizar a noção de que as mulheres fumaram cigarros. Ao organizar o desfile de Pascoas de 1929 em New York, Bernays se mostrou como alguém com quem contar. Organizou a Brigada das Tochas da Liberdade, na que as votantes marcharam no desfile fumando cigarros como um símbolo da liberação feminina. Depois desse evento, as mulheres se tem sentido seguras destruindo seus próprios pulmões em público, do mesmo jeito que sempre o têm feito os homens.
Bernays popularizou a ideia do bacon no café da manhã. Não era alguém que rejeitara um desafio. Estabeleceu a relação entre a indústria do tabaco e a Associação Médica Norte-americana, relação que durou quase 50 anos. Lhes demostraram a todos que os cigarros eram bons para a saúde. Simplesmente olhe os avisos de números velhos de Life, Look, o Time dos ´40 e ´50, nos que os médicos recomendam tal ou qual marca de cigarros para ter uma digestão sadia ou o que seja.
Durante as seguintes décadas, Bernays e seus colegas desenvolveram os princípios através dos quais se podia influenciar e convencer às pessoas mediante mensagens que se repetem uma e outra vez, centos de vezes por semana. Quando o poder econômico dos médios se voltou evidente, outros países do mundo se apressaram a seguir nosso exemplo.
Porém Bernays continua sendo o modelo a seguir. Josef Goebbels, ministro de propaganda de Hitler, estudou de perto os princípios de Edward Bernays quando estava desenvolvendo a popular lógica que utilizaria para convencer aos alemães de que para purificar sua raça tinham que matar a 6 milhões dos impuros. (Stauber)
O trabalho de Bernays era reformular um assunto; criar uma imagem desejada que faria que um produto ou conceito parecesse favorável. Nunca se viu a si mesmo como um mestre do engano, senão como um benéfico servidor da humanidade, quem prestava um serviço valioso. Bernays descrevia ao público como “um rebanho que necessitava ser guiado”. E esta mentalidade de rebanho faz que as pessoas sejam “susceptíveis à liderança”. Bernays nunca se desvio do seu axioma fundamental: “controlar às massas sem que o saibam”. As melhores RRPP acontecem quando as pessoas não sabem que estão sendo manipuladas.
Assim descreve Stauber a lógica de Bernays:
“à ciência da manipulação da opinião pública era necessária para superar o caos e o conflito numa sociedade democrática.” (“Confie em nós, somos expertos”, pág. 42)
Estes primeiros manipuladores de massas se apresentavam como realizando um serviço moral para a humanidade em geral. A democracia era demasiado boa para as pessoas; necessitavam que lhes disseram que pensar, porque eram incapazes de pensar racionalmente por eles mesmos.
Aqui um parágrafo do libro de Bernays, “Propaganda”:
“Aqueles que manipulam o mecanismo oculto da sociedade constituem um governo invisível que é o verdadeiro poder que governa nosso país. Somos governados, nossas mentes modeladas, nossos gostos formados, nossas ideias sugeridas maiormente por homens dos que nunca temos ouvido falar. Isto é um resultado lógico da maneira em que está organizada nossa sociedade democrática. Um grande número de seres humanos devem cooperar desta forma se querem viver juntos como uma sociedade que funcione fluentemente. Em quase qualquer ato de nossas vidas, seja na esfera da política ou dos negócios ou em nossa conduta social ou em nosso pensamento ético, estamos dominados por um número relativamente pequeno de pessoas que entendem os processos mentais e os padrões sociais das massas. São eles aqueles manejam os fios que controlam à opinião pública".
Procter & Gamble vende seu sabonete Ivory a milhões depois de que a Bernays se lhe ocorreu a ideia de patrocinar concursos de esculturas de sabão para crianças em idade escolar.
Uma vez vislumbradas as possibilidades de aplicar psicologia freudiana nos meios massivos, Bernays se encontrou pronto com mais clientes corporativos dos que podia atender. As corporações globais estavam muito interessadas em agradar aos novos Construtores da Imagem. Havia dúzias de bens e serviços e ideias para vender a um público susceptível. Ao longo dos anos, estes jogadores tiveram o dinheiro para fazer realidade suas imagens.
Alguns exemplos:
Philip Morris - Pfizer - Union Carbide - Allstate - Monsanto - Eli Lilly - Industrias do Fumo -Ciba Geigy - Industria do Chumbo - Coors - DuPont - Shell Oil - Chlorox - Standard Oil - Procter & Gamble - Boeing - Dow Chemical - General Motors - Goodyear - General Mills - Os jogadores
Têm surgido dezenas de firmas de relações públicas para responder à demanda de manipulação mediática de massas. Entre elas: Burson-Marsteller - Edelman - Hill & Knowlton Kamer-Singer - Ketchum - Mongovin, Biscoe, and Duchin - BSMG - Ruder-Finn
Embora são famosas dentro da indústria das RRPP, são nomes que não conhecemos, e por bons motivos. As melhores RRPP são aquelas que ninguém enxerga. Durante décadas têm criado as opiniões com as que fomos criados a maioria de nós, respeito de quase qualquer tema que tem o mais remoto valor comercial, incluindo: medicamentos farmacêuticos ,vacinas , a medicina como profissão, a medicina alternativa , o flúor na agua potável, o cloro , os produtos de limpeza para o lar , o fumo , a dioxina , o aquecimento global , a gasolina com chumbo , a pesquisa e o tratamento do câncer , a poluição dos oceanos , as florestas e a madeira , imagens de famosos, incluído o controle do dano , manejo das crises e desastres , alimentos geneticamente modificados, aspartame (adoçante) , aditivos nos alimentos , amalgamas dentárias
Lição nº. 1
Bernays aprendeu pronto que a maneira mais efetiva de criar credibilidade para um produto ou imagem era mediante o apoio dum “terceiro independente”. Por exemplo, se General Motors falasse que o aquecimento global é uma fraude criada por uns ativistas ecologistas liberais, as pessoas suspeitariam dos motivos da GM, porque a fortuna desta empresa está baseada em vender automóveis. Embora, se um instituto de investigação independente com um nome muito crível como a Coalisão do Clima Global emitira um relatório científico que diz que o aquecimento global é realmente uma ficção, as pessoas começariam a se confundir e a ter dúvidas sobre o tema original.
Assim que isso é exatamente o que fiz Bernays. Com uma política inspirada genialmente, criou “mais institutos e fundações que Rockefeller e Carnegie juntos” (Stauber, pág. 45). Financiados sigilosamente pelas indústrias cujos produtos estavam sendo avaliados, estas agencias “independentes” de pesquisa elaborariam estudos “científicos” e material de imprensa para criar qualquer imagem que os chefes quiseram. Estes grupos têm nomes muitos ressoantes, como: Fundação de Pesquisa sobre a Temperatura, Conselho Internacional de Informação Alimentaria, Alerta ao Consumidor, Coalisão para o Avanço da Ciência Confiável, Fundação para a Higiene do Ar, Federação da Saúde Industrial, Instituto Manhattan, Centro de Qualidade de Frutas e Verduras, Conselho de Pesquisas do Instituto do Fumo, Instituto Cato, Conselho Norte-americano de Ciência e Saúde, Coalisão Global Climática, Aliança para Alimentos Melhores
Soam bastante legítimos, não?
Comunicados da imprensa enlatados
Como Stauber explica, estas organizações e centenas de outras similares são grupos cuja única missão é promover a imagem das corporações globais que os financiam, como os mencionados mais acima. Isto se atinge em parte com uma interminável quantidade de “comunicados de imprensa”, anunciando pesquisas “inovadoras”, em cada estação de rádio e jornais do pais (Robbins). Muitos destes relatórios enlatados se leem como notícias, e de fato são moldados para que pareçam notícias. Isto lhe poupa aos jornalistas o ter que pesquisar os temas, especialmente quando se trata de temas sobre os que sabem muito pouco. Seções inteiras do comunicado ou no caso de notícias de televisão, do clipe, podem ser tomadas intatas, sem edição, se lhes coloca o nome do jornalista ou do jornal ou da estação de TV e pronto! Notícias instantâneas - copiar e colar. Escritas por firmas de RRPP corporativas. Acontece isto realmente? Acontece cada dia, desde que na década dos ´20, Ivy Lee crio o conceito do comunicado de imprensa (Stauber, página 22). Às vezes até a metade das notícias que aparecem num número do Wall St. Journal estão baseadas somente em tais comunicados de imprensa de RRPP (22). Este tipo de histórias estão misturadas com histórias indagadas legitimamente. A menos que tenha feito a investigação você mesmo, não tem forma de saber qual é qual. Assim que quando olhamos que se cita uma nova “investigação”, deveríamos sempre suspeitar primeiro que a fonte é outro grupo financiado por uma indústria. Uma sinal comum são as palavras “avanço importante”.
Características da boa propaganda
Na medida que evolucionou a ciência do controle de massas, as firmas de RRPP desenvolveram mais lineamentos para ser copiados efetivamente. Estas são algumas das joias:
Desumanize ao participante atacado rotulando-o e insultando-o
Use generalizações brilhosas usando palavras emocionalmente positivas
Quando oculte algo, não se expresse de maneira simples; expresse-se com rodeios para ganhar tempo; distraia
Obtenha apoio de famosos, igrejas, desportistas, pessoas da rua - qualquer que não seja experto no tema do que se está falando
O engano da “pessoa comum”: nós os bilionários somos iguais que você
Quando minimize a infâmia, não fale nada memorável
Quando minimize a infâmia, assinale os benefícios do que acaba de acontecer
Quando minimize a infâmia, evite temas morais
Guarde este listado. Comece a procurar estas técnicas. Não é difícil - olhe o jornal de hoje ou o jornal de notícias da noite. Observe-los - estes caras sabem o que fazem!
Extrato artigo http://www.axel.org.ar/articulos/puertas.htm
O século do individualismo: A mão que mexe o berço do Sistema
Psicologia social
O diretor Adam Curtis, com” The Century of the Self” analisa a influência de Edward Bernays, o sobrinho de Freud que inventou o trabalho de Relações Públicas (antes chamado Propaganda) e que utilizou os conhecimentos psicanalíticos de seu tio sobre o inconsciente para criar para as corporações e a CIA métodos de controle e domínio sobre as massas. Bernays ensinou ao sistema que ligando os produtos industriais aos desejos inconscientes dos indivíduos, se poderia lograr que estes fizeram coisas que inicialmente não queriam ou não necessitavam.
Neste vídeo estão integrados os 4 capítulos que compõem o documental:
- Máquinas da felicidade
– A engenharia do consentimento
– Há um policial dentro de nossas mentes: deve ser destruído
– Oito pessoas bebendo vinho em Kettering
Para tomá-lo com calma e o desfrutar por partes. Altamente recomendável para entender as formas sutis de manipulação massiva.

Fontes de Informação
axel.org.ar
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe