Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

domingo, 9 de março de 2014

LA ESQUINA DEL IDIOMA





Piedad Villavicencio Bellolio

¿Místico puede ser alguien que se alimenta poco?

La palabra místico se refiere a alguien o algo que incluye misterio; también a la mística (vida espiritual y contemplativa) o al misticismo (doctrina religiosa y filosófica; estado de perfección religiosa). Asimismo, alude a una persona que escribe sobre mística.

Estos son los significados que estuvieron en el Diccionario hasta 1956, pero en 1970 ingresó la acepción de remirado (cauto, prudente, minucioso), que equivale a remilgado (escrupuloso, cursi, afectado). En la edición del 2001 se incorporó el sentido de melindroso, que es lo mismo que remirado o remilgado. Es decir, melindroso o melindrosa es una persona que tiene acciones y ademanes excesivamente delicados. De aquí parte la relación de místico con alguien que se alimenta poco, pues los melindrosos encuentran defectos en todas las cosas y esto principalmente hace que rechacen los alimentos.

Escritura de nombres de canciones y poemas

En los nombres de canciones y poemas solo va con mayúscula inicial el primer elemento, además de las palabras que la exijan por ser sustantivos propios.

Para delimitar su extensión, la Ortografía de la lengua española (2010) recomienda que se escriban entre comillas cuando están junto al título de la obra o la publicación a la que pertenecen: «Si me faltaras tú» es uno de los poemas del disco Amante mía, de Gian Franco Pagliaro.

Cuando se citan solos, la extensión del título se marca con resalte ortográfico (comillas o cursiva): Entre los poemas de Medardo Ángel Silva consta El alma en los labios.

Las consonantes /v/ y /b/ se articulan igual

Aquellas denominaciones de «be labial» y «ve labiodental» ya no se usan. Según el DRAE, los nombres de la /v/ son uve, ve baja o ve corta; y los de la /b/ son be, be alta o be larga.

La última Ortografía que publicó la RAE indica que «no existe en español ninguna diferencia en la pronunciación de las letras b y v, ya que las dos representan hoy el sonido bilabial sonoro /b/. La articulación de la v como labiodental no es propia del español, y solo se da de forma espontánea en hablantes valencianos o mallorquines y en los de algunas zonas del sur de Cataluña (...). También se da espontáneamente en algunos puntos de América por influjo de lenguas amerindias. En el resto de los casos, es un error que cometen algunas personas (...) basado en recomendaciones del pasado...». Y puntualiza que no se debe hacer ninguna distinción al pronunciar palabras como baca y vaca, bello y vello, acerbo y acervo. De ahí que la escritura con v o con b no la impone la articulación sino el contexto.



FUENTES:
Nuevo tesoro lexicográfico de la lengua española, Diccionario de la lengua española (2001) y Ortografía de la lengua española (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

LAS CENIZAS DEL LATIN







Algunas palabras en latín han sobrevivido con el paso de los siglos.

El idioma español es el "alter ego" -otro yo- del latín


Del latín surgió el castellano. Eso, hace unos 10 siglos. Pero no es el único alter ego —otro yo— de esta lengua muerta. Tiene otras máscaras, pues de ésta nacieron también el italiano, el francés, el rumano y otras lenguas romances.

Luego, el español se enriqueció del aporte de mil 250 palabras de origen árabe y otras tantas del provenzal, godo, euskera o catalán. Ha tenido pocas transformaciones desde 1492, cuando Elio Antonio de Nebrija lo codificó.

La más reciente oleada de neologismos proviene del inglés, sobre todo desde mediados del siglo XX.

El paso del tiempo, sin embargo, ha dejado con vida muchos latinismos, que son aquellos conceptos que tienen base en antiguos tecnicismos popularizados, preceptos o máximas, frases breves que pronunció alguien famoso, expresiones literarias o incluso vocablos de liturgia.

Se emplean así porque "enfatizan una idea y evitan recurrir a una larga explicación", indica María del Rosario Molina, experta en el idioma español.

¡Lapsus calami!

La Fundación del Español Urgente advierte sobre varias expresiones latinas que, con frecuencia, son mal empleadas. Una de ellas es statu quo —no "status quo"—, que se refiere al "estado de un asunto o cuestión en un momento determinado". También es un error el uso de "non grato", pues mezcla latín y español; lo correcto es decir, por ejemplo, persona non grata —indeseable—. Si se quisiera que el latín concordara en masculino, habría que escribir "ciudadano non gratus".

Otro yerro es el empleo de "a grosso modo", pues dicha locución nunca va precedida de la preposición "a". Grosso modo significa "aproximadamente" o "a grandes rasgos".

Una más es la expresión urbi et orbi, que quiere decir "a la ciudad —de Roma— y al mundo", la cual es acertada y que hace referencia a la bendición papal que se extiende a todo el planeta. El Diccionario Panhispánico de dudas señala la incorrección al escribir "urbi et orbe", como lo han hecho varios medios de comunicación.

--

¡Veni, vidi, vici!

Esta frase, que se traduce por "llegué, vi, vencí", se le atribuye a Julio César (100 a.C. – 44 a.C.). Habitualmente se utiliza para referirse a la rapidez con que se ha hecho algo con éxito.

--

Frecuentes

Las locuciones en latín, refiere la Ortografía de la Lengua Española, se escriben en cursiva o entrecomilladas, no así cuando han sido castellanizadas —en algunos casos se tildan—.

Ad honorem. Por el honor; sin cobrar.

Agenda. Las cosas que se han de hacer.

Alias. Apodo, sobrenombre.

Alma mater. Los latinos llamaban así a la patria; hoy se refieren a las universidades.

Carpe diem. Goza o aprovecha este día.

Cogito, ergo, sum. Pienso, luego existo.

Cum laude. Con el más alto elogio.

Curriculum vitae. Carrera de vida

De facto. De hecho.

Deficit. Falta o escasez de algo que se juzga necesario.

Ecce homo. He aquí el hombre.

Idem. El mismo.

Ipso facto. En el mismo acto.

Non plus ultra. No más allá; excelente. La máxima perfección.

Sic. Así, de esta manera.

Sui generis. A su modo, especial, de su género.

Vox populi. La voz del pueblo; rumor popular.

POR ROBERTO VILLALOBOS VIATO / LATINISMOS
"Latinismo" deriva de "latinus", adjetivo que designa tanto al habitante de la histórica región de Latium —en el centro de Italia—, como a su lengua.


LA LENGUA VIVA

Lenguaje, política y otras zarandajas
Amando de Miguel en Libertad Digital - España


Corro el riesgo de aburrir a los libertarios, pero ellos mismos, una y otra vez, me señalan las delicias del politiqués. Será que resulta muy divertido o muy educativo. José Luis García-Valdecantos recuerda el criterio de manipulación del lenguaje por parte de los políticos, por si le pudiera servir a mi amiga Karen. Se trata, dice, de "decir cualquier estupidez con tono solemne y hablando muy despacio". Añado que, si se lee, todavía parece más profundo.

Dionisio Pédrez-Villar señala la contradicción de Bildu, organización marxista, cuando se adhiere al término abertzale (= patriota vasco). La patria verdadera de los bilduetarras tendría que ser el proletariado. Es cierto, nada más contradictorio que una nacionalista marxista, pero eso es producto de nuestra áspera tierra; la española, quiero decir.

Ignacio Frías me recuerda que el latiguillo "más pronto que tarde" lo popularizó Jaime Mayor Oreja. Quería decir que la cosa iba a ser inmediata, pero casi nunca lo fue. Era una forma cauta de vaticinar algún suceso deseado. Sigue siendo un buen ejemplo de las delicias del politiqués.

Luis María Anson ha dado a conocer una joya bibliográfica: la carta que envió Zapatero a Fidel Castro en 2007. Lo califica de "centinela de la libertad, caudillo del Caribe por la gracia del destino histórico, comandantísimo de los ejércitos de Tierra, Mar y Aire de la perlas de las Antillas". Y añade este juicio histórico: "Cuba es hoy, gracias a Vuestra Excelencia, un paraíso de libertad con un pueblo libre y esperanzado que disfruta de un alto nivel de vida, habiéndose sustituido en todas vuestras ciudades el caduco signo de la cruz por el de la hoz y el martillo". Hay más perlas del mismo estilo. Son tan bellas que me imagino que se trata de una chanza de Anson. Ningún político sabe escribir así, y menos Zapatero.

Hablando de políticos. Son infinitas las nuevas formas de estafa que se facilitan a través de los sistemas telemáticos. Gabriel Ter-Sakarian Arambarri nos cuenta la última. Si te llaman por teléfono de una compañía telefónica para comprobar las líneas y te indican que marques "90#", ¡no lo hagas! Si obedeces esa instrucción, el que te llama te pasará automáticamente a tu cuenta las llamadas que él haga. Avisados quedamos.

Última joya del politiqués. Juan José Carballal la ha oído a un tertuliano: "Propositadamente". Suena fatal, pero da empaque.

Alberto Beltejar dice que le chirría un poco el verbo marginar, que en la jerga comercial significa obtener un beneficio o un margen de una venta. Así, un supermercado "margina con el 25% las bolsas de patatas". Pues no me parece mal. Es un neologismo simpático.

Jorge González Argüelles aporta más coloquialismos para referirse a las prostitutas. Por ejemplo, "putón desorejado", porque a algunas de esas infelices les cortaban un trozo de oreja como escarmiento. O también, "ir de picos pardos", porque eran los picos que debían coser en las faldas las prostitutas para hacer visible su oficio. Añado que el ñoñismo que me place para llamar a las putas es firurifas. No lo recogen los diccionarios al uso. El sonido f (lo siento por la agencia de noticias EFE) suele utilizarse para términos despectivos: facha, fondón, fulana, furcia, farsante, fantoche, pánfilo, rufián, estrafalario, farfullero, golfo, mequetrefe, etc.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe