Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sexta-feira, 23 de maio de 2014

NOMBRES DE PERSONA






Hugo y Lucía son los nombres de moda


El Instituto Nacional de Estadística ha hecho publicas las listas de nombres más frecuentes de nuestro país. Empezando con la curiosidad que nos ofrece Donald Peña, director de Comunicación del Instituto Nacional de Estadística (INE), que bromea con que su nombre posiblemente no esté ene el top 100 de los nombres más recurrentes. Sin embargo, y sin parecernos muy extraño, los nombres más utilizados son Antonio para hombres y María Carmen para las mujeres.



Curioso es también el dato que nos ofrece el INE de los nombres más utilizados por décadas, censado desde la década de 1920. José fue el nombre más recurrente en tres décadas consecutivas (1920, 30 y 40) a partir de ahí, en 1950 fue otro... Antonio. David fue el nombre estrella durante veinte años, desde 1970 hasta 1990. Alejandro tomó el relevo desde 1990 hasta 2000 y en los últimos diez años ha sido Daniel el más utilizado.

Por el lado femenino, en la década de los 20, 30, 90 y 2000 fue el nombre como no, María, que ha sido el nombre español con más frecuencia en mujeres junto con María Carmen (40, 50, 60 y 70). El primero lleva trampa ya que hay muchos nombres compuestos que contienen el nombre de María. Tan sólo Laura que se hizo con el top en los 80 y Lucía desde el año 2010 es el más utilizado, han logrado desbancar a los más tradicionales.

Otras cifras interesantes son las que se basan en la frecuencia. Por ejemplo, el nombre Alejandro se lo pusieron a 89.000 niños que nacieron desde el año 2000 y pertenecen a otro siglo. En la misma década, con el nombre de Lucía empadronaron a 98.000 niñas.

Terminamos el repaso con los nombres que más han aumentado entre 2013 y 2012, los que serían los nombres de moda, entre los cuales destacan Hugo con 5.274 nombres más respecto a los años anteriores y Lucía que subió más de 5.000 registros.

Si quieres consultar las estadísticas de tus nombres puedes consultarlos en la página del INE

J.S.

SER MADRE EN DIVERSOS IDIOMAS

Embarazo: ‘estorbo’ español, ‘carga’ rusa y ‘enferma’ en Malaui

Embarazo: ‘estorbo’ español, ‘carga’ rusa y ‘enferma’ en Malaui
El idioma -salvo excepciones- no trata bien al embarazo. Un lingüista español diría que las acepciones de la palabra en castellano son claramente peyorativas

La palabra tiene significados absolutamente 
despectivos y otros sumamente positivos en 
una lengua u otra. Algo similar ocurre en 
castellano, que confronta expresiones como 
«la dulce espera» y la acepción de «estorbar»

Las definiciones de la palabra «embarazo» que contiene el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (RAE) son las siguientes:

embarazo.
1. m. Impedimento, dificultad, obstáculo.

2. m. Estado en que se halla la hembra gestante.

3. m. Encogimiento, falta de soltura en los modales o en la acción.

Y si decidimos buscar el significado de embarazar, también en el diccionario del RAE, estas son las entradas:

1. tr. Impedir, estorbar, retardar algo.

2. tr. Dejar encinta a una mujer.

3. prnl. Dicho de una mujer: Quedarse embarazada.

4. prnl. Quedar impedido con cualquier embarazo.

Es decir, a bote pronto, un lingüista español diría que las acepciones de la palabra en castellano son claramente peyorativas.

Tiene connotaciones como que el embarazo es un impedimento y un estorbo, que chocan directamente con expresiones tan usadas y positivas como «estar en estado de buena esperanza» o «la dulce espera» de nueve meses que comprende el embarazo, desde la fecundación del óvulo hasta el parto.

Un completo estudio publicado por la BBC fue más allá al examinar las variaciones de 180 grados que experimenta la denotación de la misma palabra en distintos idiomas y llegó a conclusiones sorprendentes.

En ruso, y por extensión en todas las lenguas eslavas que comparten la misma raíz etimológica de la que evolucionó el término, la palabra más comúnmente empleada para designar que una mujer está encinta es «beremenaya». ¿Cuál es su significado? «Carga» o incluso «castigo».

Cada uno puede extraer su propia opiniónl; sin embargo, los lingüistas consultados defienden que no existe necesariamente una conexión directa entre el significado de la palabra y la imagen cultural o costumbrista que se quiera proyectar por parte de quienes la utilizan en el momento actual, para mejor o para peor.

En China por ejemplo se han encadenado décadas de dictadura con una política del hijo único aplicada a rajatabla hasta que el actual presidente comunista Xi Jinping alzó levemente la mano para con este comando.

Ante esto, contrasta el significado que adquiere en mandarín la palabra embarazada: «Youxi», un término ancestral que data de mucho antes del comunismo. Es la unión de los caracteres «you» y «xi» que denota «tener felicidad». Ateniéndonos en exclusiva al idioma y su significado, en China tener un hijo no sería ni impedimento, ni una carga, ni un castigo, ni enfrentamiento con Gobierno ninguno.

Muy llamativos son significados alternativos como el de una tribu amazónica, la pirahã, donde hablan de las mujeres que se encuentran en estado como de aquellas que tienen el «estómago grande». Descriptivo, no hay duda. Ésta es la traducción exacta del término que emplean, «koohiaaga», según recoge el canal de información británico.

En el corazón de África, es «enfermedad».

Y sin duda, no puede ser subjetivo que se ajuste a la realidad, por las dificultades enormes que tienen para sobrevivir y recibir ayuda sanitaria adecuada las embarazadas y parturientas en países del corazón del continente negro, como en Malaui.

En esta república africana suele designarse a las embarazadas hasta con tres expresiones distintas en el idioma nativo, el «chichewa»: «matenda», «pakati» y «wodwala». Al explorar las tres palabras, todas vertebran en una corriente común: «Enfermedad».

Una mujer encinta sería alguien enfermo. Las tres palabras están ligadas de forma implícita a esta condición adversa para la salud que (y en realidad así es así) puede poner en una complicada tesitura a la mujer que espera dar a luz a un bebé. «Entre la vida y la muerte» sería otra de las traducciones correspondientes a esa terna de palabras, con lo que resulta muy ilustrativo de la situación que afrontan las futuras madres en este país en vías de desarrollo.

Estar encinta es estarlo entre la vida y la muerte en algunos rincones del planeta

El lenguaje a veces va por libre, y no está muy claro el origen de la palabra «pregnant» eninglés, que pudo cruzarse en su evolución también con la vertiente del francés de la misma.

Según dijo a la BBC el lingüista de la Universidad de Columbia John McWhorter, esa palabra inglesa proviene de un latinismo que significa «antes de nacer» y la alusión sería meramente cronológica. No obstante, en el idioma anglosajón, «pregnant» también tiene en la actualidad un contenido de algo henchido de sentido, significado y emoción en lo que se hace, otro matiz agregado para los curiosos de las lenguas.
Fuentes: ABC
Editado por: Protestante Digital 2014

CRISTINA MANZANO:

«Lo esencial es el contenido, no el formato»

El desarrollo de internet ha propiciado que los medios lleguen a más ciudadanos

23.05.14 - 01:51 - 

Cristina Manzano: «Lo esencial es el contenido, no el formato»
De izquierda a derecha, Daniel Moreno, Carlos Malamud, Cristina Manzano y Guillermo Fernández.
La palabra es la herramienta con la que trabajan los redactores de los medios de comunicación que hoy traspasan fronteras gracias a la fuerza del idioma español. Esta fuerza también se debe a la llegada de internet a cualquier rincón del mundo y por tanto, los medios de comunicación en internet representan un buen objeto de estudio para ver cómo se utiliza el idioma a ambas orillas del Atlántico. El análisis de esos medios de comunicación era el objetivo de la mesa redonda que moderó Guillermo Fernández de Soto, director de CAF para Europa, y en la que intervino Carlos Malamud, investigador principal para Latinoamérica del Real Instituto Elcano, Cristina Manzano, directora de esglobal y Daniel Moreno, director general y fundador de Animal Político.
Aunque todos incidieron en la importancia que ha adquirido hoy en día el periodismo online, fue Cristina Manzano quien puso el acento «en el contenido y no tanto en el formato» en el que se trasladan al lector las noticias. Por su parte, Carlos Malamud quiso destacar la inmensidad del idioma español, y el cuidado que se debe poner en la redacción. «Tenemos una lengua que nos une, pero como decía Oscar Wilde, que también nos separa. La prensa online puede ser consultada por personas de todo el mundo, por lo que puede tener un gran impacto».
Daniel Moreno aseguró en su intervención que una posibilidad del periodismo en internet es que sea un periodismo más comprometido, que implica un cambio en la agenda de la comunicación. «El periodismo online permite a los periodistas bajarnos del púlpito para conversar con los lectores. Hay que hacer un periodismo de abajo para arriba y ese es el periodismo que se está haciendo en internet».

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

prelista, en una sola 


palabra y sin guion

Recomendación urgente del día
El sustantivo prelista, con el significado de ‘lista previa, preliminar, anterior a la definitiva’, se considera adecuado y se escribe en una sola palabra y sin guion.
En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «Arbeloa no entra en la pre-lista de España», «Uruguay presentó su pre-lista para el Mundial de Brasil» o «El argentino Sampaoli entregó los 30 nombres en la pre lista de Chile».
Aunque el prefijo pre- suele aparecer en sustantivos que designan periodos, como precampañapretemporada preguerra, la Nueva gramática de la lengua española señala que también es posible emplearlo en sustantivos como precontrato o prematrícula, con los significados respectivos de ‘contrato anterior al definitivo’ y ‘matrícula anterior a la definitiva’.
Por otra parte, conforme a la Ortografía, se recuerda que los prefijos se escriben pegados a la palabra a la que se incorporan, por lo que en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir prelista, en lugar de pre lista pre-lista: «Arbeloa no entra en la prelista de España», «Uruguay presentó su prelista para el Mundial de Brasil» y «El argentino Sampaoli entregó los 30 nombres en la prelista de Chile».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe