Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sexta-feira, 5 de setembro de 2014

CUANTIFICADOR INDEFINIDO

indefinido todo lo que

Todo lo que sobra (y alguna vez falta)

 |  
LUIS MAGRINYÀ (EL PAÍS.COM, ESPAÑA)


Hoy: indefinidos de importación


Vamos a fijarnos en unas cuantas frases con lo que las gramáticas llaman el «cuantificador indefinido» todo. Empecemos con todo lo que, donde todo, con la ayuda de lo, introduce una oración de relativo sustantivada:
«… como ya te conté, me empezó a dar risa todo lo que hacía» (Jorge López Páez, Doña Herlinda y su hijo y otros hijos, Fondo de Cultura Económica, México D. F., 1993, p. 238).
«… era tan nuevo todo lo que estaba ocurriendo y trabajaba tanto y tantas horas que apenas tenía tiempo de más» (Rosa Regás, Azul, Destino, Barcelona, 1994, p. 137).
«… era maestro albañil, maestro carpintero, maestro fontanero y maestro blasfemador. Hacía bien todo lo que hacía» (Eduardo Galeano, Bocas del tiempo, Siglo XXI de España, Madrid, 2004, p. 218).
En estos usos todo lo que equivale a «todas las cosas que», y el sentido de todo es ciertamente literal: indica, como dice el Diccionario panhispánico de dudas, que «no se excluye ninguna parte o ninguno de los seres o cosas designados por el sustantivo» al que acompaña (en nuestro caso, una oración sustantivada). (Por cierto, qué clarita esta definición comparada con la del DRAE, apta únicamente para inteligencias extremas: «Dicho de una cosa: Que se toma o se comprende enteramente en la entidad o en el número»).
El sentido restrictivo que puede tener «all» en inglés se ha trasladado sin pensarlo demasiado al «todo» español
[...]
Leer mas en elpais.com

ORTOGRAFÍA

¿Ortografía en 

retirada?

 |
LADISCUSIÓN.CL (CHILE)



Los avances tecnológicos en el campo de las comunicaciones constituyen una acelerada experiencia de creación continua de recursos que no cesan de abrir perspectivas de crecimiento. Considerar los efectos disfuncionales que pueden resultar del empleo de esos eficaces medios es un problema que se ha descubierto con el uso, como suele suceder con las innovaciones.


Ahora bien, se ha observado que la expansión de los nuevos instrumentos, sobre todo en manos de adolescentes y jóvenes, se acompaña de un efecto indeseado: las faltas de ortografía y de redacción, en un nivel tal que llega a oscurecer el contenido de los mensajes para los ojos de los no iniciados en mensajes crípticos.
Surge así un debate, del que se ha ocupado recientemente Pablo Linde en el diario madrileño El País. El punto de partida de la controversia se plantea en estos términos: «La Internet acaba con la ortografía».
Desde luego, hay quienes quieren eximir al medio de culpas y acuden a diversos argumentos. Uno de ellos, para nada equivocado, es afirmar que no es que se cometan más errores que antes, «lo que ocurre es que ahora se los ve más». Bien lo dijo el Premio Nacional de Literatura 2014, Antonio Skármeta: «Sí ha crecido la publicidad de muchos textos y de escritos que antes eran de índole privada y ahora se hacen públicos casi automáticamente», por lo que, concluye también, si hay más textos hay más posibilidad de error.
[...]
Leer más en diarioladiscusion.cl

NUESTRO IDIOMA

No asesinarás

05:43PM
Por:
 Cándido Alvarado Muñoz hr2cma@gmail.com
San Pedro Sula, Honduras.
Los apellidos en español procedentes de otras lenguas suelen castellanizarse cuando sea posible: Carlos Marx (Karl Marx) Martín Lutero (Martin Luter); pero los apellidos prácticamente no son adaptados al español: Juan Cabot (John Cabot).

Siempre se vacila con esa partícula “von” si es en inicial mayúscula o minúscula. En Alemania ese von (o van) se asocia a la nobleza pasada con el sentido de “de” del francés, español y portugués. En consecuencia, esa preposición debe ir en minúscula en cualquiera de estos idiomas: Steve von Bergen, Ludwing van Bethoven.

Pero también está la forma “van der” muy propia de los holandeses que equivale al mismo “de” español: Mies van der Rohe. Las partículas van, von y van der solo podrán ir en inicial mayúscula cuando comienzan un escrito.

Hay momentos en que se habla sin reflexionar y se cae en oscuridades de interpretación y es cuando se debe poner atención a lo que se escribe y se lee, como en esta información: “Ante tal situación, el Ministerio Público abrirá investigación y solicitará la documentación respectiva donde la fallecida (cómo haría si estaba muerta) pudo haber dado algún nombre que podría servir de guía a las autoridades para esclarecer el caso e identificar a los presuntos responsables”.

Presunto es lo que se cree, es lo que se sospecha; si es así, las autoridades son mediocres porque lo que tendrían que hacer es identificar a los responsables y no a los posibles responsables. O es mediocre el vocero de la institución que afirma semejante cosa.

La obra de arte es holística, es integral, es completa. Cambiarle el color a los ojos de la Mona Lisa significaría echar a perder la creación de Leonardo da Vinci; reformar algunos versos del Poema 20 de Pablo Neruda sería una aberración, pues la riqueza de ese poema son sus palabras.

El lenguaje poético es connotativo, subjetivo, por lo que se presta a múltiples interpretaciones. Pero una parlamentaria de un partido muy nuevo está con la idea de cambiar o quitar la última estrofa del Himno Nacional de Honduras con excusas muy personales y lasas; hacer esto es mutilar una obra de arte y restarle contenido expresivo y de contenido. En este caso lo que correspondería es quitar el himno en su totalidad y adoptar otro canto.

Si esta moción pasa en el Congreso, no estará lejos que alguna organización que se sienta afectada pida que se quite de las biblias que circulan en Honduras 1 de Corintios, 6:9: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los afeminados, ni los que se echan con varones”, esto implicaría cercenar tan sagrada obra solo por complacer a un grupo en particular. Sucedería algo similar en “Do not murder” (Éxodo 20:13) que en las biblias en español aparece como “No mates”, situaciones que de una u otra forma debilitan la interpretación bíblica. Murder en inglés es asesinato, pero no es lo mismo asesinar que matar.

Asesinar es matar alevosamente y con ventaja. Matar es quitar la vida de alguien acaso en defensa propia y sin tener tan diabólica idea de hacerlo. No creo que Dios se ensañe con Juan Cabañas que mató cara a cara y de dos leñazos a Leandro Cute al ver que este casi violaba a la mamá de aquel.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Fundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

postureo y

posturear
,

neologismos válidos

Recomendación urgente del día
El sustantivo postureo y el verbo posturear, con los que se alude a la adopción de ciertos hábitos, poses y actitudes más por apariencia que por convicción, son neologismos bien formados que siguen el paradigma de ningunear/ninguneoflirtear/flirteomenear/meneo y muchos otros.
La expresión postureo surge en el ámbito de las redes sociales para calificar actitudes impostadas, con un sentido que puede ir de lo irónico a lo despectivo, y se ha extendido ya en el español de España a otros ámbitos.
Así, aparece con frecuencia en los medios de comunicación en frases como «La campaña de moda ¿solidaridad o “postureo”» , «El postureo político se ha adueñado de la escena municipal» o «No eres triatleta aún, pero vamos a ayudarte a hacerte pasar por tal, a posturear en la línea de salida».
Desde el punto de vista del significado está emparentada con postura y sobre todo con pose (‘ postura poco natural, y, por extensión, afectación en la manera de hablar y comportarse’), de modo que en los ejemplos anteriores puede considerarse adecuado el uso de esa palabra.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe