Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 8 de setembro de 2014

LA LENGUA VIVA






El lenguaje de Adán y Eva
Amando de Miguel en Libertad Digital



Muy sencillo. Cualquier grupo humano sobre un territorio –tribu, nación– necesita comunicarse entre sus habitantes. Para ello diseña un sistema de signos –orales, escritos y simbólicos– para que sus miembros hagan posible una vida de relación. Pero la función latente es conseguir que los de fuera, los bárbaros, no los entiendan. De ahí que las lenguas se dividan y subdividan sin cesar. El resultado es que coexistan muchos idiomas, dialectos y demás variantes, con parecidos muy notables entre ellos.

Fue un gran descubrimiento de la lingüística la teoría de la unidad básica de las lenguas indoeuropeas, las que se desparraman desde Indonesia hasta Islandia. Señalo como ilustración la gran semejanza que existe en la manera de decir "uno, dos, tres" en diferentes lenguas de ese vasto territorio. A los ojos y los oídos de una persona corriente, esos idiomas parecen cada uno de su padre y de su madre, pero se hallan emparentados. Veamos: Español: uno, dos, tres. Albanés: njé, dy, tre. Alemán: eins, zwein, drei. Bengalí: ek, dui, tin. Bielorruso: adzyin, dua, tri. Búlgaro: edin, dva, tri. Cachemir: akh, seh, trih. Catalán: un, dos, tres. Checo: jeden, dua, tri. Corso: unu, dui, tre. Curdo: yet, du, se. Danés: en, to, tre. Eslovaco: jeden, dua, tri. Esloveno: en, dva, trije. Francés: un, deux, trois. Frisón: ien, twa, trije. Escocés: aon, da, tri. Galés: un, dad, tri. Gallego: un, dous, tres. Griego moderno: enas, duo, treis. Hindi: ek, du, tin. Holandés: een, twee, drie. Indonesio: satu, dua, tiga. Inglés: One, two, three. Irlandés: a haun, a do, a tri. Islandés: einm, tweir, brir. Italiano: un, due, tre. Lituano: vienas, du, trys. Nepalés: ek, dui, tin. Pasto: yak, dwa, dre. Persa: yak, do, sih. Polaco: jeden, dwa, trzy. Portugués: um, dois, tres. Romaní (gitano): ek, dui, trin. Ruso: odin, dva, tri. Sánscrito: ekas, duau, trayas. Serbocroata: jedan, dva, tri. Sueco: en, tua, tre. Ucraniano: odin, dva, tri.

La semejanza de las voces resulta asombrosa. Se podría prolongar a otros números y a ciertas palabras básicas. Sorprende sobre todo el acuerdo prácticamente unánime en el sonido t para designar el número tres. Es un sonido dental muy fácil. Los niños de todas las culturas lo aprenden enseguida junto a m, b y p. De ahí que esos sonidos elementales se asignen en muchas lenguas, no solo indoeuropeas, a las palabras que designan madre, padre, abuelo, tío, tata, tato, teta. En español y en otros idiomas la t se degrada muchas veces en d. Así, el patrem latino pasa a ser padre en español.

La letra T en muchos alfabetos responde a la idea elemental de cruzar dos palos. En inglés hay diversas palabras compuestas para indicar la forma de t. Así, la t-shirt (= camiseta) o la t-bone (chuleta). En inglés y en español los constructores se refieren a las vigas en forma de T.

Si hubiera que componer un nombre comercial valedero sin traducir para docenas de países sugeriría Tre o Tri. Hay muchos símbolos mágicos con esas voces: tridente, trinidad, tribu, tribuno, trenza, triglifo, triángulo. El niño que aprende los números empieza con uno y dos, muy fáciles de entender. Al pasar a tres se produce un salto cualitativo. Tres es ya cantidad. Los romanos decían que tres facium collegium (= con tres personas se forma una sociedad). En inglés se dice three is company. En italiano troppo y en francés trop equivalen a mucho. De forma parecida, en español tropa, tropecientos, tropel nos proporcionan también la idea de una gran cantidad. Son vestigios de una época primigenia en la que los homínidos seguramente no sabían contar más allá de dos. Tuvo que ser un descubrimiento empezar a decir "a la una, a las dos, a las tres". Era el momento de iniciar algo decisivo.

SABAH ZOUEIN


La UCLM rinde homenaje póstumo a la 

escritora libanesa Sabah Zouein


La UCLM rinde homenaje póstumo a la escritora libanesa Sabah Zouein

La Escuela de Traductores de Toledo (Universidad de Castilla-La Mancha) celebra mañana un homenaje a la escritora libanesa Sabah Zouein, recientemente fallecida. La iniciativa, que coincide con los XX Seminarios de Traducción Árabe-Español, incluye la presentación de la traducción al español del libro Siempre que tú, siempre que sobre tus letras te inclinas, en la que el actor y traductor libanés Ziad Chakaroun llevará a cabo una lectura bilingüe de poemas de la autora.


La Facultad de Lenguas de la Universidad Saint-Joseph del Líbano, con la que la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) mantiene una estrecha colaboración, participará activamente en el homenaje póstumo a Sabah Zouein. Los profesores Henri Awaiss y Rana El-Hakim intervendrán en la celebración junto al director de la Escuela de Traductores de Toledo, Luis Miguel P. Cañada, y al representante de la editorial Dar Nelson, de Beirut, Souleiman Bakhti.


El homenaje póstumo a la autora libanesa coincide con la celebración de los XX Seminarios de Traducción Árabe-Español, que este lunes ha inaugurado la vicerrectora de Relaciones Internacionales y Formación Permanente, Fátima Guadamillas. Dirigidos a traductores, titulados y estudiantes del último tramo de Estudios Árabes o Hispánicos y de Traducción e Interpretación, conforman las asignaturas obligatorias “Teoría y práctica de la traducción I” y “Teoría y práctica de la traducción II” del Curso de Especialista en Traducción Árabe-Español, que este curso alcanza su vigesimosexta edición.

El objetivo de estos seminarios, que pueden cursarse dentro del posgrado o de forma independiente, es ofrecer una formación complementaria a estudiantes y profesionales de la traducción del árabe, desarrollando sus destrezas traductoras en árabe y castellano y familiarizándolos con las técnicas y estrategias de traducción requeridas en el mercado laboral español.

Con los XX Seminarios de Traducción Árabe-Español arranca formalmente el curso académico 2014-2015 en la Escuela de Traductores de Toledo, que contempla de manera inmediata la celebración de nuevos cursos de lenguas árabe y turca. Además, el último fin de semana de octubre darán comienzo los módulos de especialización correspondientes al XVI Curso de Especialista en Traducción Árabe Español.

Entre otras actividades culturales, la Escuela ha previsto también la presentación del libro Árabe marroquí: de la oralidad a la enseñanza, en la que participarán el martes 16 de septiembre los profesores e investigadores Luis Miguel P. Cañada, Francisco Moscoso y Paula Santillán.

LA LETRA DESOBEDIENTE

Braulio Peralta 

El otro FCE


Braulio Peralta -http://www.milenio.com/firmas/braulio_peralta/FCE_18_369143098.html

No debe desaparecer el Fondo de Cultura Económica, pero sí deberían aprovechar a la institución como plataforma de lanzamiento del idioma español y hacer de México el líder en habla hispana. Eso es lo que intentó en sus mejores tiempos España con el Instituto Cervantes y su proyecto ha perdido fuerza.
Si nuestro país de verdad es y seguirá siendo uno, primordial en Latinoamérica, el FCE es la editorial ideal para objetivos internacionales.
Ya tienen las instalaciones, con sede en España, Argentina, Colombia, Estados Unidos y lo que siga. Hay librerías en espacios internacionales. Hay autores, hay escritores de nivel, falta un líder en el FCE que tome la sartén por el mango: en vez de promover al Presidente, que lo haga por la literatura y las artes. José Carreño, independientemente de su error bien señalado por Jesús Silva-Herzog Márquez es un hombre capaz de llevar a buen puerto la difusión de los autores nacionales.
Lo cierto es que la opinión de Leonardo Zuckermann —cerrar el FCE— abrió un debate urgente: ¿la editorial recibe 280 millones de pesos para gastar y no para ganar al erario nacional?
No: debería exigírsele un nivel de empresa estatal que otorgue ganancias con el trabajo público de sus autores, que los saque al extranjero, que no solo se dedique a publicarlos y olvidarlos sin ganar un peso al editarlos. Que ofrezca más que lo que ofrecen las editoriales privadas, que es simplemente vender un “producto” y más que suficiente.
El FCE tiene que abrirse a la modernidad: las redes sociales, los libros electrónicos, sí, pero la necesaria internacionalización de sus apuestas nacionales. Es la única forma de ganarle a las trasnacionales y otorgar al autor un incentivo al publicar con ellos. Narradores como Mario Bellatin, Ignacio Padilla, David Toscana, Cristina Rivera Garza, Ana Clavel, Ana García Bergua, Martín Solares, Juan José Rodríguez, o poetas como Pura López Colomé, Luis Felipe Fabre, Myriam Moscona y Víctor Manuel Mendiola —y varios más, no los de siempre— tienen prestigio: urge su internacionalización.
El FCE, con mira, podría hacer resurgir la nueva camada de escritores que cambien el panorama de los ya multicitados (Paz, Rulfo y Fuentes). Si el gobierno aceptara que esta discusión valió la pena para salirse de esa zona donde han sido tan criticados por sus últimos malos pasos, ganamos todos.
http://twitter.com/Braulio_Peralta

PALABRAS

   
Economista y trader, con varias pasiones como la lectura, la música y mi familia; a ratos Dj, a ratos escribo. ¿De qué? de todo.
http://www.pulzo.com/opinion/204311-palabras-importadas 

Palabras importadas

Hace unos cuantos meses me inscribí en un concurso de ortografía, junto a algunos colegas y compañeros.

Pintura original de Francisco Cano
La dinámica consistía en pararse frente a un tablero con un marcador, y un experto en la materia leía la definición de una palabra para posteriormente dictarla, con una excelente pronunciación. Debíamos escribirla como debe ser y quien dicta estos límites es la Real Academia de la Lengua.
Es un condicional inicial que quien concursa debe sentir cierta afinidad y gusto por la buena escritura de las palabras, y lo que uno lea en algún momento, si bien no todo se graba, deja algún conocimiento en la cabeza.
Había palabras más o menos conocidas y otras no tanto. Había clásicos de la ortografía, como “quehacer”, “vitualla”, “procesión” y palabras que pueden de alguna manera causar problemas al ser escritas. Es fácil cambiar la C por la S en el último ejemplo que puse: procesión. Se pueden colar letras H o Z donde no las han llamado, es normal. Está claro que estamos en una competencia, y saber escribir este tipo de palabras generará cierta ventaja frente al competidor. 
Son palabras del español y existen hace bastante tiempo, además que los nervios al estar parado indefenso frente a un grupo de personas incrementan un poco la dificultad.
Luego el moderador erudito, quien estaba a cargo del concurso, pronunció con bastante vehemencia lo siguiente: “Pan en forma de cuerno cuyo origen es francés”. No me acuerdo exactamente pero la definición era así, o tal vez en forma de media luna. Estábamos en un concurso de ortografía del idioma español, recordemos, y precisamente días atrás había leído la correcta escritura de lo que vendría a continuación. El señor, luego de la definición, pronunció la palabra “cruasán”. Claro, el famoso pan cacho, yo había leído un día casualmente que su correcta escritura era “cruasán”, tal y como suena, qué afortunado yo, y así lo escribí en el tablero. 
Cruasán. Punto a favor mío.
El concurso siguió y luego de su terminación, me quedé pensando en el caso anterior. Cruasán. A mí me suena más bonito y más original croissant, así sea con letra cursiva o letra normal, pero bueno, eso es algo personal. Este es un ejemplo de galicismo, o palabras que vienen del idioma francés. También están los anglicismos, que vienen del idioma inglés. De cada idioma que hay en el mundo podemos traer lo que queramos e incorporarlo en nuestro castellano. En nuestro castellano tan hermoso, con tantas posibilidades y tan prolífico.
Me quedé pensando en algunas sugerencias de la Real Academia. Es cierto, debe haber reglas para la buena escritura del español pero estamos en un mundo cada vez más interrelacionado e hispanizar todas las palabras que vienen de otras lenguas con el objetivo de cuidar a nuestro romántico y delicioso idioma me parece tal vez innecesario. La importación de palabras de otros lares es un hecho, y no sé hasta qué punto deba importarnos.
Me parece que mi castellano se cuida solito y tiene la suficiente fuerza para no dejarse morir ni amedrentar. Seguí averiguando y cito algunos ejemplos: al famoso tenis de mesa, con su tablero verde que exuda diversión y camaradería entre alumnos y docentes en ciertas universidades, si vamos a hispanizar su nombre original, debemos decirle “pimpón” en vez de “ping-pong”.
Existe un plato práctico a la hora de hacerle frente al almuerzo y cortar de plano el hambre tan apremiante de la 1 de la tarde; para eso ponemos entre dos panes varias tajadas de jamón, queso, lechuga, tomate y, ya dependerá de nuestra dieta, mayonesa o ají. Es el sandwich, palabra que al hispanizarla quedó como sándwich, con tilde, o sánduche.
Como tercer ejemplo, existe un término médico. No sé bien los detalles, pero hace alusión a un conducto alternativo por el que se desvía la sangre en una operación; yo siempre había visto que era “bypass” o incluso “by-pass”. Ahora para ser fiel al español, en el que prácticamente todo se pronuncia como se escribe, la Real Academia recomienda escribirlo “baipás”. Y así hay más casos.
Estamos hablando de recomendaciones solamente. Todo radica en la necesidad de cuidar el idioma, en evitar mezclas que atenten contra la individualidad, y eso me parece muy bien. Pero sí, produce algo de extrañeza leer en versión hispanizada las palabras que antes leíamos en su idioma original. Es posible que, en un futuro cercano, deba escribirse “feisbuq” en vez de su original Facebook.
Será con “q”, supongo, siguiendo la línea de que es correcto “Iraq” y no “Irak”. Lo bueno es que la única forma en que podrán ser sancionados o evaluados, queridos lectores y escritores –en masculino y en femenino-, es si van a algún concurso de ortografía. Tranquilos. Ahí, solamente ahí, el moderador experto será implacable al castigarles su mala escritura. En el resto de sitios, bien sea físicos o virtuales, se permite todavía escribir croissants y donuts, en vez de cruasanes y donas. Y sí, en cada argot y campo específico del conocimiento, seguirán existiendo palabras extranjerizadas. En el etéreo tema de la moda y los fashionistas, en las ciencias exactas, en la vida en finanzas y en el mundo del entretenimiento.
Palabras importadas que importan. Ya dependerá del criterio de cada quien esforzarse en escribirlo bien o mal. Original o hispanizado.
Good bye, o más bien, gudbai

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

reloj inteligente


alternativa 


smartwatch

Recomendación urgente del día
Reloj inteligente es una alternativa adecuada en español a la voz inglesasmartwatch.
En los medios de comunicación es frecuente encontrar frases como «Entre las novedades se presenta un smartwatch en la conferencia previa a la feria de Berlín» o «El smartwatch de la compañía alemana presenta uno de los diseños más llamativos».
Smartwatch (de smart, ‘inteligente’, y watch, ‘reloj’) se utiliza para referirse a un reloj que ofrece funciones más avanzadas que las de un reloj convencional acercándolo a un ordenador personal.
En español, es apropiado utilizar reloj inteligente en lugar de smartwatch, al igual que teléfono inteligente es la alternativa válida para smartphone.
Por lo tanto, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «Entre las novedades se presenta un reloj inteligente en la conferencia previa a la feria de Berlín» o «El reloj inteligente de la compañía alemana presenta uno de los diseños más llamativos».
Aun así, si se prefiere utilizar el término en inglés, se recomienda escribirlo en minúscula y resaltarlo en cursiva, o entrecomillado cuando no se dispone de este tipo de letra.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe