Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

domingo, 10 de maio de 2015

LAS MENTIRAS DE LA LENGUA











Las mentiras de la lengua

Día 10/05/2015 - 11.02h

Primera trola: en Cataluña se da un gran consenso social en torno a la inmersión, razón última acaso de que la Generalitat se niega en redondo a consultar a la gente sobre el asunto

Lo de Quebec también era mentira. Otra más. Ocurre en parte alguna del planeta Tierra, salvo en Cataluña, existe la inmersión lingüística obligatoria; en ninguno. La inmersión en francés es allí voluntaria para los hijos de canadienses anglófonos, el veinte por ciento de la población. Sí, sí, voluntaria. Ergo, nadie que no tenga por verbo materno el francés termina escolarizado a la fuerza en ese idioma. Huelga decir que en Finlandia, país que blasona de poseer el mejor sistema educativo del mundo, la población de habla sueca recibe la instrucción en su primer idioma. A nadie se le ha ocurrido jamás sumergirlos en el finés. Únicamente aquí suceden esas cosas.
Cuatro palabras, cuatro mentiras. Así solía definirse a la difunta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Entre nosotros son seis las trolas, un par más. Las inventarió en su día la catedrática Mercè Vilarrubias. Mas enunciémoslas. Primera trola: en Cataluña se da un gran consenso social en torno a la inmersión, razón última acaso de que la Generalitat se niega en redondo a consultar a la gente sobre el asunto. Segunda trola: el sistema garantiza que todos los alumnos obtengan una notable pericia en el manejo del castellano pese a estar proscrito su uso, de ahí que en los pueblos de Girona los jóvenes se expresen en un español que recuerda tanto al de Góngora y Cervantes. Tercera trola: estudiar en la lengua materna carece de la menor importancia pedagógica, por eso ellos predicaban obsesivamente lo contrario cuando el perseguido era el catalán. Cuarta trola: disponer de una doble línea de escuelas supondría “segregar” a los alumnos… como en el resto del mundo habitado. Quinta trola: la inmersión obligatoria contribuye a la “cohesión social”, razón última tal vez la dispersión social reinante en el resto del Universo. Sexta trola: quien cuestione las cinco trolas anteriores es un catalanófobo irredento, poco menos que carne de psiquiátrico. Esta última, en fin, ni a trola llega: solo es una soberana – y soberanista – estupidez.

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe