Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 17 de março de 2015

FELICIDAD

Agencia Efe (El Tiempo.com, Venezuela)


Resultado de imagem para FELICIDAD El lenguaje también busca la felicidad


Aunque no lo parezca, por la influencia de los medios de comunicación y las redes, los idiomas tienen una perspectiva positiva y su estructura fundamental favorece la interacción.

No solo las personas buscan la felicidad. ¡Sus palabras también! Aunque a veces parezca que en el mundo y entre las personas predomina el «lado oscuro de la realidad», es decir los sucesos e ideas negativas, las palabras alegres ganan a las tristes.
Esto concluye un estudio de dos investigadores de la Universidad de Vermont, UVM (www.uvm.edu), en EE. UU. que analizaron las 100 000 palabras más utilizadas en diez idiomas.
En 1969, dos psicólogos de la Universidad de Illinois propusieron lo que llamaron la «hipótesis de Pollyanna»: la idea de que hay una tendencia humana universal a utilizar palabras positivas con mayor frecuencia que las negativas, según la UVM.
Según esa misma teoría los seres humanos tienden a buscar el lado brillante de la vida y hablar acerca de ello, «una especulación que ha provocado debates desde entonces».
Ahora, científicos de la UVM y la Corporación Mitre (www.mitre.org), una organización sin fines de lucro que patrocina la investigación, han procesado grandes volúmenes de datos relacionados con miles de millones de palabras y se han basado en el uso real de dichos vocablos, en lugar de las opiniones de los expertos, para confirmar la suposición de 1969.
En todos los idiomas
Subtítulos de películas en árabe, archivos de Twitter en coreano, la denominada ‘literatura oscura’ de Rusia, libros en chino, letras de música en inglés e, incluso, las páginas del diario The New York Times… Los investigadores han encontrado en estas y otras fuentes y probablemente en todo el lenguaje humano, que existe una tendencia o sesgo hacia el uso de palabras que denotan felicidad.
«Nos fijamos en diez idiomas y, en cada fuente que estudiamos, comprobamos que la gente usa más palabras positivas que palabras negativas», afirma Peter Dodds, director del Centro de Sistemas Complejos de la UVM, que codirigió el estudio junto con el matemático Chris Danforth, de la misma universidad.
«Este gran estudio de los “átomos de los lenguajes”, es decir las palabras individuales de cada lengua, indica que el lenguaje en sí mismo, que podría considerarse tal vez como la tecnología más grande de la humanidad, tiene una perspectiva positiva y su estructura fundamental parece favorecer una interacción social positiva», según Dodds.
Para explorar profundamente esta posibilidad Pollyanna, el equipo de científicos de la UVM, con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias, NSF (www.nsf.gov) y la organización Mitre recopilaron miles de millones de palabras de todo el mundo provenientes de 24 tipos de fuentes.
Por ejemplo, «hemos recogido alrededor de 100 000 millones de palabras escritas en tuits», explica el matemático Danforth, que codirigió la investigación denominada Human Language Reveals a Universal Positivity Bias (El lenguaje humano revela una tendencia a la positividad universal).
Las más utilizadas
A partir de estas fuentes, el equipo identificó alrededor de 10 000 de las palabras más utilizadas en cada uno de los 10 idiomas más usados mundialmente: inglés, español, francés, alemán, portugués, brasileño, coreano, chino, ruso, indonesio y árabe.
A continuación, los investigadores pagaron a hablantes nativos para que evaluaran todas las palabras de uso frecuente, mediante una escala de nueve puntos que iba, de menos feliz (simbolizada por un rostro con el ceño con profundamente fruncido) a más feliz, (simbolizada por una amplia sonrisa).
Sobre la base de los resultados de esta encuesta, se reunieron cinco millones de puntuaciones efectuadas por las propias personas que usaban las palabras y, al promediarlas, se comprobó, por ejemplo, que en idioma inglés, la palabra «risa» tiene 8,50 puntos; «comida» 7,44 puntos; «camión» 5,48 puntos; el artículo «el/la» 4,98 puntos; «avaricia» 3,06 puntos; y «terrorista» 1.30 puntos.
«Una búsqueda en Google de sitios en español obtuvo el mayor promedio de apariciones de palabras relacionadas con la “felicidad”, en tanto que un examen de una serie de libros chinos obtuvo el nivel más bajo en este mismo aspecto», según la UVM.
«En la totalidad de las 24 fuentes estudiadas, independientemente del idioma, se tendía a usar un mayor número de palabras que indican felicidad», dicen los expertos.
En todos los casos encontraron «un sesgo o tendencia invariable hacia el uso de la positividad». Dicho de otra manera: «al observar las palabras que la gente realmente utiliza más a menudo, hallamos que, en promedio, nosotros, es decir la Humanidad, manejamos más palabras con connotaciòn positiva que palabras tristes» , concluyen Danforth y Dodds.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Petrobras 



se escribe sin tilde

Recomendación urgente del día
El nombre de la empresa estatal brasileña de petróleo es Petrobras, sin tilde, pues se trata de una marca que no se adapta al español.
En los medios de comunicación, sin embargo, aparece ocasionalmente escrito Petrobrás, como en «Un policía monta guardia frente a la sede de Petrobrás», «La Fiscalía General de Brasil investigará a 34 legisladores por el escándalo de Petrobrás».
La propia empresa escribió antiguamente Petrobrás, pero a principios de los años 90 decidió suprimirle el acento gráfico, por lo que actualmente es preferible la forma Petrobras. Además, al ser una marca de procedencia extranjera no se hispaniza, sino que se respeta su grafía original.
Por todo ello, en los ejemplos anteriores habría sido mejor «Un policía monta guardia frente a la sede de Petrobras», «La Fiscalía General de Brasil investigará a 34 legisladores por el escándalo de Petrobras».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe