Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

domingo, 2 de agosto de 2015

PATADAS AL IDIOMA

HABLAR Y VIVIR

PATADAS AL IDIOMA


Un poeta casi olvidado y muy popular en su tiempo fue Ramón de Campoamor. Uno de sus poemas más conocidos es '¡Quién supiera escribir!', en el que una joven escribe una carta de amor por mano del cura de la aldea. El objetivo de la enseñanza pública, tal como se heredó de Francia, es que todos los ciudadanos puedan expresarse adecuadamente en las cuatro destrezas: expresión y comprensión oral y escrita. Se trata de que la ciudadanía emplee de manera correcta el idioma, el español en nuestro caso, para ser verdaderamente libres, para poder ejercer sus derechos con criterio. La pobre muchacha del poema se lamentaba de que no podía tener la independencia de escribir a su amado y tenía que usar un intermediario.

Hace pocos días escuché una entrevista al director de la Real Academia Española, no de la Lengua como escuchamos y leemos. Salieron muchos temas y uno me llamó la atención. Le preguntaron por el amor al idioma; ¿amor?, sí, la pregunta estaba perfectamente formulada. El idioma es el todo, con él sentimos y nombramos el mundo, es la base de la cultura. En efecto, hay que amarlo. Tengo muchos testimonios directos de personas sin estudios que respetan y quieren el idioma; no es una cuestión de títulos, ¡que vaya nivel el de los títulos! Es un noble sentir que en América del Sur se conserva en general bastante bien.

En España, la destrucción del sistema educativo desde 1970, repito, 1970, ha sido tan profunda, tan intensa, tan bien desarrollada que nos encontramos con esta situación que denunciaba nuestro director de la RAE. No se trata de que no se use bien el idioma es que el pulso general es jactarse de usarlo mal; algo así como sentirse orgulloso de ser analfabeto aunque se tengan los diplomas correspondientes. Es casi medio siglo de derrumbe del sistema y la lengua junto con las matemáticas se han llevado la peor parte en beneficio de una sarta de memeces que nos han llevado donde estamos. Creo que es hora de decir lo que cada uno piensa con razones y que desvelemos esa nube de lo políticamente correcto que es un magma de hipocresía.

Existe un programa de gran audiencia en televisión. No voy a entrar en los contenidos, cada cual es muy libre de poner la cadena que le plazca y hay público para todo; bien es cierto que los trazos más gruesos, la brocha gorda y los detalles más sensacionalistas son los que priman pero eso es parte de la excelente cuenta de resultados de la cadena.

Tiene este programa una presentadora que no calificaré de ninguna manera; solo me referiré al uso que hace del idioma. La señora es andaluza y contribuye a todos los tópicos que el lector quiera imaginar. El uso que hace del idioma es el que justifica el título de este artículo. Su parla es un permanente atentado. No se trata de usos dialectales o coloquiales. Se trata de que el joven que se había comprado un deportivo «conduciera» muy rápido. ¿Qué es esto? Una patada y se sigue riendo y no toma un cursito rápido para saber que es «condujera». No se trata de un descuido, es que habla así y lo hace mal y encima tan contenta. El efecto multiplicador es enorme y terrible.

En el mismo programa del mismo día y la misma persona dijo que alguien, a lo mejor, «incubriera» a otro. Tan difícil es conjugar bien un verbo sencillito y decir «encubriera». Ya sé, de donde no hay agua no se puede sacar, pero todos podemos estudiar y aprender a cualquier edad. Estoy por mandarle un libro muy antiguo y popular, tanto que se le puso el artículo, 'el Miranda Podadera', pequeño, barato y útil pero estoy seguro que, caso de encontrarlo, acabaría en la papelera.

Mismo programa: «¡Cómo es lo directore!». Bien que no se pronuncie la ese final del plural porque el artículo ya lo marca y es rasgo común en andaluz, que no se trata de cambiar nada, solo de hablar bien con los rasgos de cada cual. Se trata de que el verbo debe ir en plural y no en singular. Si existiera la Codorniz la mandaría a la Cárcel de papel sin dudarlo.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe