Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 9 de novembro de 2015

BIZARRO

La razón por la que bizarro es una de las palabras que más buscamos en el diccionario

Cientos de miles de personas buscan la palabra en el diccionario online de la RAE para comprobar que no significa raro, sino valiente


El señor Norrell abrazado muy fuerte a un libro que podría ser (aunque no es) un diccionario
El señor Norrell abrazado muy fuerte a un libro que podría ser (aunque no es) un diccionario

Muchos no sabemos usar la palabra bizarro. Bueno, yo ahora sí. Pero hablo en primera persona porque hace poco metí la pata en un artículo: escribí ‘bizarro’ como sinónimo de raro, sórdido, que es su significado en inglés y en francés. El diccionario panhispánico de dudas afirma que este uso es un “calco semántico censurable”, una expresión que hace que me sienta terriblemente avergonzado por mi error. No se puede ir por la vida haciendo cosas censurables. Además, mi equivocación fue corregida por una comentarista a la que solo le faltó arrojarme un cenicero a la cabeza (y con razón, tampoco lo voy a negar).
En español y según la RAE, bizarro tiene dos acepciones:
1. Valiente (esforzado).
2. Generoso, lucido, espléndido.


La palabra procede del italiano bizzarro, que significa iracundo, y tal y como recogía El País este miércoles, es el segundo término más buscado en la edición online del diccionario de la RAE: 277.566 búsquedas en un año. Por cierto, la palabra más buscada era 'cultura', al tratarse de un término complejo que se usa en contextos muy diferentes, y la tercera era 'haber', porque a ver cómo se escribe (perdón).

No quiero que suene a excusa, pero es un error habitual. Lo podemos comprobar si buscamos ‘bizarro’ en Twitter: solo se utiliza de forma correcta en frases que corrigen su mal uso. Y ya lo siento, pero si usamos 'bizarro' únicamente para decir "bizarro significa raro y no valiente", no hay más remedio que admitir que la batalla está perdida.

Es decir, es posible que la RAE acabe admitiendo una tercera acepción de bizarro y aceptando que también significa raro porque, al fin y al cabo, así es como la mayoría lo usa. Vaya, que es muy bizarro (jeje) que la RAE no haya transigido aún.

Es cierto que se trata de un error, de un calco censurable, pero la función principal del diccionario es descriptiva, es decir, recoge cómo hablamos. Lo recuerda la propia RAE en su cuenta de Twitter, si bien es cierto que también ha publicado un buen puñado de tuits intentando convencernos de que usemos bien la palabra 'bizarro'.
En todo caso, no sería el primer término que importamos, adaptamos o variamos por influencia de otros idiomas. Pensemos en enervar, que significaba "debilitar, quitar las fuerzas" y que se coló en el diccionario con el significado de "poner nervioso", por influencia del francés: "Es un uso asentado en la norma culta y debe considerarse aceptable", dice el Diccionario Panhispánico de Dudas.

Es más, en cierto modo el español es un latín plagado de errores y el diccionario recoge los que han tenido más éxito. Claro que hay riesgos, como escribía Lázaro Carreter: “Si el español, según una definición clásica, es un latín mal hablado, pronto será un inglés chapurreado”.

Mantener el equilibrio es complejo. En 2011, la RAE advertía contra el peligro de modas pasajeras: "¿Y si dentro de dos años ya no 'tuiteamos'?", se preguntaba en Twitter.


'Tuitear' llegó al diccionario TRES años más tarde.

En todo caso, de momento deberíamos usar la palabra 'bizarro' de forma correcta. Aunque solo sea para evitar que alguien nos avergüence en Twitter. Por ese motivo reunimos ejemplos del término bien usado en algunos textos clásicos. Tú no eres mejor que Cervantes.
Primera acepción: valiente
En El remedio en la desdicha, de Lope de Vega. Reproducción digital de una edición de 1620.
Nuño: ¡Bizarro moro! Alvarado: ¡Gallardo!
En El Rey Don Pedro en Madrid, de Calderón de la Barca. Reproducción de una edición de 1677.
"Si es tan bizarro y hermoso el Rey como vos, no puede ser cuel"
Segunda acepción: generoso, lucido, espléndido
En la segunda parte de Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes. DelQuijote interactivo de la Biblioteca Nacional.
"... y si a la voluntad de las hijas quedase escoger los maridos, tal habría que escogiese al criado de su padre, y tal al que vio pasar por la calle, a su parecer, bizarro y entonado, aunque fuese un desbaratado espadachín..."
En El criticón, de Baltasar Gracián. Tomo primero de las obras completas, en una edición de 1757 impresa en Barcelona.
"Es el embajador príncipe de bizarro ingenio, originado de su grandeza"
En El Buscón, de Francisco de Quevedo. Reproducción digital de la edición de Zaragoza, por Pedro Verges, 1626. Edición facsímil: Madrid, Espasa-Calpe, 1979.
"Ya tienen escogidas plumas los señores alcaldes, para que entréis bizarra"
En la Segunda Soledad, de Góngora. Edición de 1659.
"...sangriento chipriota, aunque nacido con las palomas, Venus, de tu carro; el gerifalte, escándalo bizarro del aire, honor robusto de Gelanda..."
En la primera parte del Guzmán de Alfarache, de Mateo Alemán. Edición de 1600.
"No mires a quien lo dice, sino a lo que se te dice; que el bizarro vestido que te pones, no se considera si lo hizo un corcovado"

IDIOMA ESPAÑOL

«El periodista que no domine la lengua está condenado al fracaso»

  • Joaquín Müller-Thyssen, director general de Fundéu, inauguró el nuevo curso del Master de EL CORREO y la UPV con una charla sobre el buen uso del idioma

LAS FRASES

Joaquín Müller-Thyssen - Dtor. General Fundéu.«La escritura fluye limpia cuando surge de una mente bien formada»
«Los que están más pendientes de sí mismos que de sus fuentes no son buenos periodistas»
Enrique de Ybarra - Pte. Fundación Vocento.«Los medios tienen que cuidar su credibilidad e ir más allá de las filtraciones»
Cristina Uriarte - Consejera de Educación.«Un master que ha cumplido ya 28 ediciones no sólo es exitoso, sino también necesario»
Nekane Balluerka - Vicerrectora UPV/EHU«Necesitamos periodistas bien formados para tener una información de calidad»
Juan Carlos Martínez - Director de EL CORREO«Sacadle todo el jugo a este master. Es una gran oportunidad para aprender un oficio que siempre será apasionante»

Las palabras surgen de manera espontánea en una conversación. Ponerlas por escrito, sin embargo, exige esfuerzo y destreza, a la que se llega con formación y práctica. Un periodista con una buena historia pero sin habilidad para contarla malogrará la historia y la noticia, según Joaquín Müller-Thyssen, director general de Fundéu, que ayer inauguró en Bilbao un nuevo curso del Master de Periodismo Multimedia EL CORREO-UPV/EHU. «Sin dominio de la lengua, un periodista está condenado al fracaso», sintetizó este profesional de la información que ahora trabaja en esta fundación dedicada a fomentar el buen uso del español en los medios de comunicación, patrocinada por la agencia Efe y el BBVA y asesorada por la Real Academia.
En la apertura del curso participaron, entre otras personalidades, el presidente de la Fundación Vocento, Enrique de Ybarra; la consejera de Educación del Gobierno vasco, Cristina Uriarte; la vicerrectora de Estudios de Posgrado de la UPV-EHU, Nekane Balluerka; el director del master, Jesús Canga; y el director de EL CORREO, Juan Carlos Martínez, que animó a los alumnos a sacarle «todo el jugo» a este curso. «Es una oportunidad para aprender un oficio apasionante», agregó.
Ybarra recordó que desde el inicio de este posgrado, en 1988, el periodismo ha avanzado «a zancadas y con las luces largas». «Los prescriptores ya no son los medios, sino las marcas, que operan plataformas multimedia», añadió, e hizo referencia al lanzamiento de EL CORREO ON+, periódico digital de suscripción cargado de contenidos extra. «Los medios tienen que cuidar su credibilidad e ir más allá de las tertulias y del periodismo de filtración», manifestó.
En su intervención, Müller-Thyssen aconsejó a los nuevos alumnos del master, y a los de la pasada promoción que fueron a recoger sus diplomas, que eviten la soberbia y la tentación de considerarse los protagonistas de la noticia, porque en ese caso «los periodistas están más pendientes de lo que van a decir» que en lo que les dicen sus fuentes, la materia de sus noticias.
El profesional de la información debe comunicar sin afectación y con frescura, a la que se llega con mucho trabajo. «El habla y la escritura fluyen, sin duda, cuando brotan de una fuente limpia, pero son más precisas y bellas cuando surgen de una fuente, de una mente, además de limpia bien formada y estructurada».
Innovación lingüística
El director general de Fundéu citó los nombres de Arturo Pérez-Reverte, Manu Leguineche y también a Herodoto, el historiador de la Grecia clásica, tres maestros en el arte de contar «cuyas crónicas de guerra habrían sido un auténtico fracaso si no hubieran sido buenos conocedores de la lengua». Müller-Thyssen elogió el uso de las palabras en los titulares y en los pies de foto de la revista ‘¡Hola!’. Y también la creatividad de los periodistas deportivos, como el que retransmitía un partido de tenis y dijo que uno de los jugadores estaba «intratable». No quería decir sólo ‘imbatible’, sino que le quería aportar un matiz más fuerte, más próximo al carácter con el que estaba jugando el tenista que al juego que estaba mostrando. El Diccionario de Uso de Manuel Seco Serrano recoge ya esa acepción de la palabra, hasta entonces desconocida. Asimismo se refirió al término ‘mileurista’, que apareció por primera vez en una carta al director del diario ‘El País’.
Pero no todos los experimentos lingüísticos son dignos de celebrarse, porque la ignorancia de la lengua conduce a aberraciones, como la del periodista que llamó «postrimerías» a los alrededores de un campo de fútbol. «Esa utilización resulta tan ridícula, como decir que un monumento resulta portátil porque en un momento determinado puede ser emplazado en un lugar diferente del que está», explicó.
Pero además de un uso adecuado de la lengua, el periodista precisa curiosidad, deseo de exploración e investigación. «Es la raíz de todo en esta profesión. Si no te preguntas ni te interesas, si no te cuestionas las cosas y quieres saber qué las provocan o cómo funcionan, es muy difícil que aprendas, que te formes, que crezcas, que adquieras la cultura imprescindible para informar y escribir bien», subrayó el ponente de la apertura del Master EL CORREO-UPV/EHU.
El periodista curioso debe aplicar ese ansia de saber a todas las facetas de la realidad y concentrarla también en los detalles reveladores, en la forma de hablar y vestir de un entrevistado, en su tono de voz, en la seguridad o inseguridad de sus gestos. Fijarse en por qué una fuente utiliza unas palabras y no otras resulta fundamental para interpretar sus intenciones, declaró Müller-Thyssen. «La expresión ‘regulación de plantilla’ conlleva una reducción y una reducción, en el mundo laboral, anuncia despidos. Si el presidente de la CEOE escoge el verbo ‘relajar’ para hablar de los derechos de los trabajadores fijos lo hace para evitar otro que pueda resultar más directo. Es decir, que uno hace un uso eufemístico de ese verbo, como cuando Pablo Iglesias escoge la expresión ‘no me gusta’ en lugar de ‘me disgusta’ para hablar del encarcelamiento de opositores en Venezuela». Müller Thyssen se refirió de modo indirecto a la izquierda abertzale al mencionar a las personas que «desaprueban» la violencia, en vez de decir que la condenan.
El director general de Fundéu proyectó un vídeo en el que una voz joven explicaba la guerra civil en Siria y los intereses que hay en juego. Una buena explicación, que ha obtenido más de 800.000 visitas en YouTube. Pero también una decepción por el uso continuo y fuera de contexto de palabras malsonantes. Si las hubieran quitado, el éxito se habría multiplicado. Porque además de exactas, las palabras deben ser atractivas
TEMAS 

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

a fuer de 


no es lo mismo que 


a fuerza de

Recomendación urgente del día
El giro a fuer de significa ‘por ser’ y ‘como consecuencia de ser’ y es impropio emplearlo con el valor de a fuerza dede tanto o aunque.
En los medios de comunicación, sin embargo, esta locución aparece en ocasiones con construcciones y sentidos que no le son propios: «Pero, a fuer de ser sinceros, en el pueblo la vida siguió su curso», «El director se arruinó una y otra vez en su empeño de ser el más grande a fuer de convertirse en el más libre» y «A fuer de verlos sentados con ella pensamos que se habían domesticado».
La Gramática académica explica que a fuer de significa ‘a ley de, en razón de, en virtud de’ y que va seguida de un sustantivo o un adjetivo. Además, esta obra y el Diccionario panhispánico de dudas censuran su empleo con un infinitivo para significar ‘a fuerza de’, ‘a base de’, ‘aunque’ o ‘de tanto’, a los que cabría añadir ‘además de’, ‘por no decir’, ‘con el fin de’, etc. No censura, en cambio, a fuer de que con el significado de ‘a riesgo de que’, como en «A fuer de que se ofendan, diré la verdad».
En consecuencia, en los ejemplos anteriores habría sido preferible lo siguiente: «Pero, para ser sinceros, en el pueblo la vida siguió su curso», «El director se arruinó una y otra vez en su empeño de ser el más grande a base de convertirse en el más libre» y «De tanto verlos sentados con ella pensamos que se habían domesticado».
Usos propios de este giro, recogidos en el Diccionario del estudiante, de las Academias de la lengua, son «Ella, a fuer de luchadora, no se quería rendir» y «Muestra una alegría que, a fuer de entusiasta, parece fingida».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe