Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 30 de novembro de 2015

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

ciberlunes


alternativa a 


Cyber Monday

Recomendación urgente del día
El término ciberlunes, en una sola palabra y en minúscula, es adecuado en español para referirse a lo que en inglés se llama Cyber Monday, una jornada en la que los comerciantes de Estados Unidos y otros países lanzan ofertas y promociones para aumentar las ventas por internet.
En las noticias sobre esta jornada, que suele celebrarse el primer lunes después del Día de Acción de Gracias, puede verse vacilación en cuanto al uso de los nombres español e inglés, así como en la forma de escribirlos: «La web se llena de ofertas para un nuevo Cyber Monday», «Primer Cybermonday en Argentina» o «Los Cyberlunes, la opción perfecta para comprar los regalos de Navidad», en las que lo apropiado habría sido escribir ciberlunes.
La voz ciberlunes hace referencia a una jornada que suele celebrarse el primer lunes después del Día de Acción de Gracias. Puesto que en español el elemento compositivo ciber- se escribe con i latina, la grafía adecuada de este sustantivo es ciberlunesen una sola palabrano cyberlunes ni ciber lunes.
Ver también «viernes negro», alternativa a Black Friday.

NEOESPAÑOL

No es español sino neoespañol
La 'Guía práctica de neoespañol' advierte contra los malos hábitos instalados en el lenguaje
Álvaro Soto
"Ahorcar los hábitos". "Van a saltar cabezas". "El barco hace aguas". "Me aburro como un lirón". "A la Generalitat le van a cortar el grifo". "Hemos firmado la pipa de la paz". "Hay que arriesgar el todo por el nada". "Agudizar el oído". "Tenía la ropa hecha añicos". "No es santo de mi devoción que salgas con esta ropa". Y así hasta el infinito y más allá. Todas expresiones erróneas y, sin embargo, comunes, en un idioma que goza de una excelente salud gracias a los medios de comunicación y que ya no se llama español, sino 'neoespañol'.
Este nuevo idioma es el que, con una acertada mezcla de tristeza, ironía y humor, ha recopilado en un libro Ana Durante, pseudónimo de una editora española que ha recogido en los últimos cuatro años los usos erráticos del idioma para presentarlos en la 'Guía práctica de neoespañol. Enigmas y curiosidades del nuevo idioma' (Debate).
¿Y qué es el 'neoespañol'? "Una lengua que brota de una vasta descomposición del castellano, de un desconocimiento profundo de la propia lengua por parte de los hablantes", explica Durante, que prolonga una larga tradición nacional que tuvo en Fernando Lázaro Carreter a su mejor exponente. "Pero ya no se puede hablar del 'dardo en la palabra', tendríamos que referirnos al 'cañonazo en la palabra", bromea Durante.
"Si se supiera quién soy, eso podría señalar a alguna editorial en concreto, y no me parecería justo, pues todas ellas sin excepción tienen responsabilidad en la deriva actual del español", justifica Durante el anonimato de la obra. Sin perder nunca la amenidad, Durante denuncia que "todas las instancias culturales del país, incluidos los medios de comunicación y la enseñanza, contribuyen a convertir el idioma que todos hablábamos hasta hace poco en este mejunje irreconocible, donde todo vale y todo convive en alegre caos".
La escritora se acuerda de internet, pero no achaca a la tecnología todos los males que padece el idioma. "Sin duda la red tiene su influencia, pero quizá no tanto por el apresuramiento que provoca la posibilidad de transmitir los acontecimientos en tiempo real, como por la fragmentación del pensamiento que la manera sincopada y continua de dar las noticias en internet supone. La ventaja de la inmediatez en general va en detrimento de la profundidad, y eso posiblemente tiene consecuencias en la manera en que pensamos y nos expresamos".
Más culpa, a su juicio, tiene la educación. "Hace demasiados años que en este país se imparte una enseñanza de contenidos ínfimos y con medios cada vez más reducidos. Todo esto tiene una consecuencia paradójica, y es que en una época y una sociedad en las que la cultura es más accesible que nunca, ésta ha perdido todo su valor y mucha gente desdeña incluso el hecho de poseerla". Así que, en opinión de Durante, no queda lugar para el optimismo. "He incluido en el libro una cita de Ludwig Wittgenstein que dice: 'Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente'. Si eso realmente es así, la situación es como poco inquietante". 
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe