Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sexta-feira, 2 de setembro de 2016

EL IDIOMA ESPAÑOL

Hablemos claro

joaquin-schwalb-helguero
Joaquín Schwalb Helguero
Colaborador
El mal uso del idioma español en el lenguaje coloquial está tan extendido que ya no llama la atención y realmente es un grave atropello a las mínimas reglas del lenguaje.
En algunos casos esta deformación es utilizada como un arma para demostrar una falsa superioridad, que no es otra cosa que un inconsciente complejo de inferioridad que pretende rellenar con palabras la carencia de recursos de comunicación.
Observamos dos facetas en el cotidiano maltrato que sufre nuestro vapuleado idioma. Una es el uso de expresiones viciosas, inventadas por algún ocurrente e incorporadas al uso cotidiano. La otra es el uso de expresiones grandilocuentes para impresionar al interlocutor o a la audiencia con una pretendida erudición.
La primera es producto de una pobre educación, problema estructural que se evidencia en las últimas posiciones de nuestro país en comprensión lectora, matemáticas y ciencias. Ejemplos abundan: “El incauto peatón se trompezó con la palabrisa del vehículo”; “hace años atrás”; “dijistes, vinistes, estábanos”; “me preguntó el magistrado la cual respondí que no”.
La segunda refleja un problema de actitud, pretendiendo aparentar lo que no se es, sustituyendo con palabrería lo que les falta en sentido común y sabiduría.
¿Por qué hablar “en difícil” lo que puede decirse en cuatro palabras correctas? El origen de este vicio viene de la época de la dictadura militar (1968-1980), en que fuimos inundados por nuevos ministerios y oficinas públicas cuyos funcionarios pretendían justificar su autoridad usando una enorme verborragia para impresionar a los subalternos, forzándolos a interpretar el mensaje.
Los periodistas televisivos contribuyen a la deformación del lenguaje porque no solo inventan verbos y términos sino que -por la naturaleza de su medio- se encargan de propagar esta mala forma de hablar. Andan buscando las palabras y frases más largas y adornadas para decir siempre lo mismo.
Antes de pretender implantar como política educativa el aprendizaje de dos o tres idiomas (una meta muy deseable por cierto), deberíamos fomentar el correcto uso del nuestro, “la rica lengua de Cervantes”. Es necesario hablar bien. Hablemos claro.
Diario El Tiempo
Acerca del autor
Diario El Tiempo de Piura | email: webmaster@eltiempo.pe Telf.: 51-73-325141| Fax: 51-73-335269

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe