Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 25 de agosto de 2016

SIGNO DE APERTURA DE INTERROGACIÓN.

La muerte de un signo ortográfico

Publicado por  - http://www.jotdown.es/2016/08/la-muerte-signo-ortografico/
Resultado de imagem para interrogación signos
Como Aureliano frente al pelotón de fusilamiento, siempre habré de recordar el día en que mi profesora de Lengua, una anciana de nombre antediluviano y estricta preceptiva ortográfica, me llevó a conocer el signo de apertura de interrogación (Teodosia, no te olvidaré). ¿Qué hemos hecho con esa elegante manera de abrirle nuestra duda al texto? No culparé a nadie, a menudo hay en estos soportes que ahora utilizamos ciertas restricciones que amenazan con exterminar esta noble raza tipográfica. Ciento cuarenta caracteres por aquí, deja espacio para un vídeo por allá. Mientras, mi querida profesora burgalesa, que nos azotaba con historias sobre cómo el Cid había jurado en Santa Gadea gracias al primer castellano, se revuelve allí donde esté viendo cómo el símbolo de apertura de interrogación ya no le importa a nadie.
Probablemente algún lector esté preguntándose quién es este tipo que cuestiona mi pulcra utilización de las comas y mi generosa conducta con los puntos. Si pertenecéis a este grupo, el texto también va con vosotros. ¿No os dais cuenta de que ahí afuera se está acabando, por ejemplo, con ese modo de expresar a la vez una pregunta y una exclamación mezclando, como en esta interminable frase, ambos signos!
Estamos exterminando los signos ortográficos. Y hay algo todavía peor: somos reincidentes. No es la primera vez que nuestra inercia destructiva acaba con estos tesoros. En el desierto de imagen, vídeo, GIF, streaming y quién sabe cuántas demoníacas plataformas más, este pequeño oasis gráfico amenaza con secarse. Pronto contaremos con un emoticono para cada emoción. Incluso contaremos con un emoticono para bailar sobre la tumba en la que enterramos las comillas, otro para ciscarnos en los corchetes. Nosotros, los de entonces, no sé si seremos los mismos, pero sí sé que recordaremos a nuestras profesoras de nombre antediluviano explicando la diferencia entre el punto final y el punto y seguido.
Apocalíptico, dirán algunos. Líneas atrás comentaba que no es la primera vez que ocurre. Que varios signos ortográficos cayeron para dar paso a estos que ahora desfallecen. A continuación enumeraremos unos cuantos que sucumbieron a la moda tipológica del momento. Como el Aureliano de principios del texto, estamos condenados a perder todas las guerras.
Los siete puntos
La primera ortografía, allá por 1741, recoge el uso de esta especie de puntos suspensivos con la intención de omitir una expresión o término. Antes de la aparición de esta norma, solían utilizarse tantos puntos como longitud se considerase que ocupaba el conjunto omitido. Finalmente, la Academia fijó en siete el número de puntos que habrían de utilizarse para este tipo de marcas. Varios siglos después, nuestra natural inclinación por la pereza nos ha privado de esta maravilla ortográfica.
Ejemplo: «No me seas ……….» (cosecha propia).
Apóstrofos garcilasistas
Este signo, aunque todavía figura en la RAE, corre tanto peligro de extinción que ni siquiera el influjo del omnipresente inglés podrá salvarlo. En castellano fue utilizado con frecuencia en los siglos XVI y XVII. De aquella hermosa manera de omitir apenas nos quedan algunos topónimos de lenguas cooficiales y algún que otro valiente de cuyas licencias narrativas es mejor no acordarse. Su uso se extendió con fuerza a través de la poesía renacentista (GarcilasoBoscán, etc.).
Ejemplo: «Tierras d’Alcañiz negras las va parando» (Cantar de Mio Cid).
Licor suäve
Todo el que haya leído el célebre soneto de Lope se habrá extrañado al ver cómo el autor le coloca una diéresis sobre la letra «a». Este signo se utilizaba como recurso métrico para separar los diptongos en dos sílabas. Como tantas otras preceptivas poéticas en este siglo XXI, la diéresis métrica huyó el rostro al claro desengaño. La diéresis resiste de manera numantina sobre la letra «u». Quién sabe, si todo sigue así, cuánto tardará en desfallecer.
Ejemplo: «Convertido en vïola, / llora su desventura» (Garcilaso de la Vega).
Alçad los braços
Otro de los símbolos extinguidos o en vías de extinción es la cedilla. Desapareció de nuestra ortografía en el siglo XVIII. Hasta entonces se utilizaba para darle a la «c» el mismo uso ante «a», «o» y «u» que ante «e», «i». Lo curioso en este caso es, además, su origen, mucho más hermoso que su desaparición. La cedilla nació como un adorno visigótico, una floritura caligráfica llamada «copete». No solo en este siglo se cuida la imagen.
Ejemplo: «Porque ves allí, amigo Sancho Pança, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes» (El Quijote, primera parte).
Virgulilla abreviadora
La célebre virgulilla, que aún hoy sirve como sombrero para la españolísima letra «ñ», tuvo en los albores del castellano un uso heredado del latín que poco a poco hemos ido perdiendo: abreviaba una palabra cuando esta no entraba en el renglón. De esta manera, era muy común ver cómo palabras repetitivas e intuitivamente reconocibles se difuminaban. Parece q esta moda d abreviar n es nueva.
Ejemplo: «que» sustituido por «q [con virgulilla]».
Antilambda o diplé
La antilambda o diplé (>) es el símbolo que hoy utilizamos para, por ejemplo, reflejar en matemáticas una comparación en la que uno de los dos términos es mayor que el otro: 9 > 8. En este caso, el origen del símbolo define perfectamente la naturaleza de la Edad Media en la península. Se utilizaba, en el momento en el que la línea que separaba el latín y la lengua romance castellana se iba perfilando y acentuando cada vez más, para introducir citas literales de la Biblia. Como curiosidad: es el origen de las actuales comillas latinas o españolas.
Asterismo ilustrado
El asterismo es un carácter tipográfico representado mediante tres asteriscos que forman un triángulo equilátero (⁂). Además del hermoso origen etimológico del término (conjunto de estrellas) también es curioso el uso que al símbolo se le da, pues era utilizado para marcar el final de un capítulo dentro de una obra. Hoy podrá encontrárselo el lector en forma de pléyade alargada, en lugar del clásico triángulo medieval.
Párrafos calderonianos
El calderón (¶) es un símbolo que fue utilizado durante muchos siglos para establecer el comienzo de un párrafo. Normalmente se trazaba en un color diferente al resto del texto, por lo que a menudo se dejaba el espacio en blanco para, con otra tinta, insertarlo. Este es el comienzo de lo que hoy, pereza mediante, es el sangrado habitual antes de cada nuevo párrafo.
Arroba, el origen
Este símbolo, bandera de una generación a un ciberespacio enganchada, sello de todas las direcciones que hoy utilizamos, origen de canciones que habrán de pasar a la historia, fue ya utilizado en la Edad Media para expresar una medida de peso. El historiador Jorge Romance encontró en un documento de 1448 el famoso signo (@) para dar cuenta de un registro de trigo en la aduana entre Castilla y Aragón. Es el testimonio más antiguo que conocemos del célebre símbolo.
Ejemplo: «Una @ de vino, que es 1/13 de un barril, vale 70 u 80 ducados» (Carta de Francesco Lapiun, 1536).
La falsa cruz
El óbelo (†) es un signo prácticamente en desuso, del que la tipografía tira en muy contadas ocasiones como, por ejemplo, para especificar una fecha de defunción. Sin embargo, también en esa franja en la que el latín comenzaba a oscurecer en favor de sus resplandecientes dialectos se utilizaba para hacer referencia a falsedades o dudas.
Ejemplo: «El símbolo arroba aparece por primera vez en Aragón †».
Desaparecieron o están a punto de hacerlo estos y otros signos, como desaparecerán los que nos enseñó Teo. Quedarán reflejados en nuestra lengua como las cicatrices de una cultura que empezó a ser tal, precisamente, cuando pudo dar testimonio escrito de lo ocurrido. Detrás vendrán otros. Quién sabe cómo influirá en nuestro acervo la retahíla de caras sonrientes, interrogaciones irónicas o hashtags locos que fluye por nuestro día a día cada vez más asimilada. Otros nos recordarán como nosotros recordamos a los que en cierta ocasión nos mostraron la apertura de la interrogación. Y las cicatrices, como dijo Machado, seguirán iluminando.

500 PUBLICACIONES

ENRIQUE SORIANO

La primera colaboración



El jueves 25 de enero de 2007 apareció por primera vez en el periódico correo la columna ‘Chispitas de lenguaje’. Con esta colaboración se cumplen las 500 publicaciones. El estilo ha variado, pero la intención original se mantiene. Escribí entonces: «El propósito de esta columna — todos los jueves, a partir de hoy— es ofrecerle a usted, amigo lector, información práctica, útil, sencilla, alejada de academicismos, de cómo usar el idioma español.

»A muchos, cuando escribimos o hablamos, para no ser mal interpretados, nos asalta la duda: ¿estará bien escrito esto?, ¿lo habré dicho bien?, ¿se colocará este signo aquí o acá?, ¿por qué esta palabra se usa de esta forma? Son muchas las dudas. Lo mismo secretarias, ejecutivos, que amas de casa, estudiantes o empleados de cualquier actividad. Todos, tarde o temprano, debemos escribir un texto y, extenso o breve, debe ser claro y preciso.

»Nuestro idioma es muy rico y por ello tiene muchos detalles por definir o explorar. Éste es el espacio que a partir de hoy el correo le ofrece para consultar todo sobre el Idioma. Si tiene alguna duda, si desea que tratemos un tema, escriba a sorianovalencia@hotmail.com y gustosos publicaremos aquí la información para beneficio de usted y de los lectores guanajuatenses».

El nombre de la columna fue sugerido por el mayor de mis hermanos cuando supo del proyecto. La palabra ‘chispitas’ alude a una fracción y, muy del estilo de nuestro país, en diminutivo.
En el nombre dejé únicamente la preposición ‘de’ y no la contracción ‘del’ porque no quise recurrir al artículo determinado ‘el’. Me explico: la fusión de la preposición ‘de’ con el artículo ‘el’ resulta en la palabra ‘del’ (una de las tres únicas contracciones admitidas de nuestro idioma). Entonces, juzgué innecesario el artículo ‘el’ porque al anunciar ‘el idioma’ estaría haciendo sobrentender que sólo me limitaría al español. Y aunque el propósito es ese, dejarlo más ambiguo me ha dado la oportunidad de hacer algunos comentarios de otros idiomas (como el inglés y el náhuatl). No soy experto en esas lenguas, pero las comparaciones y análisis muchas veces dejan importantes reflexiones sobre el español.

Ahora, preferí el término ‘lenguaje’ porque la comunicación verbal es determinante en la evolución del idioma. Este último vocablo está más vinculado a la gramática formal que el primero. Ahí radicó el interés o sesgo de la columna, en alejar los comentarios de la formalidad académica.

Incluso, en más de una ocasión me he valido de chistes o de dobles interpretaciones. Nuestro lenguaje es así, un elemento vivo y dinámico lleno de múltiples matices. Entender ese juego, comprender esas particularidades, permite al hablante usar con mayor precisión el idioma.

Agradezco la generosidad de esta casa editorial por recibirme. Aprecio el interés de los lectores por creer en este proyecto y en quien teclea. No todas mis colaboraciones han sido aciertos. He recibido críticas que he agradecido y aprecio pues me han obligado a esforzarme, a profesionalizar mi servicio.

Sigo en deuda con quienes alientan mi labor. Hoy empiezan las siguientes quinientas.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Corea del Norte 


y


Corea del Sur


no


Norcorea y Surcorea

Recomendación urgente del día
Corea del Norte y Corea del Sur, no Norcorea y Surcorea, son los nombres adecuados en español de esos dos países asiáticos, y Pionyang y Seúl el de sus capitales.
En los medios de comunicación es frecuente ver frases como «Norcorea amenaza a EE. UU. y Surcorea con un ataque atómico», «Pyongyang dispara un misil que entra en la zona de defensa aérea de Japón» y «Las nuevas tiendas se estrenarán en mercado urbanos muy poblados como Taipei, Seoul y Ciudad de México»
Las formas formas Norcorea y Surcorea, calcadas de los topónimos en inglés North Korea y South Korea, no son apropiadas en español. Además, según el Manual de estilo interinstitucional de la Unión Europea, en los documentos protocolarios lo apropiado es usar las formas República Popular Democrática de Corea para referirse a Corea del Norte, y República de Coreapara referirse a Corea del Sur, pues son las denominaciones preferidas por sus respectivos Gobiernos.
Se recuerda también, de acuerdo con la Ortografía académica, que el gentilicio de Corea del Norte es norcoreano y el de Corea del Sur, surcoreano.
Los nombres en español de las capitales de esos dos estados son,respectivamente, Pionyang y Seúl, formas preferibles a Pyongyang y Seoul.
Así, en los ejemplos anteriores, lo apropiado habría sido escribir «Corea del Norte amenaza a EE. UU. y Corea del Sur con un ataque atómico», «Pionyang dispara un misil que entra en la zona de defensa aérea de Japón» y «Las nuevas tiendas se estrenarán en mercado urbanos muy poblados como Taipei, Seúl y Ciudad de México»
Ver también nor-, prefijo de gentilicios y topónimos.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe