Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

domingo, 12 de fevereiro de 2017

EL TONEL DE DIÓGENES


Lectores y lectoras

Sorprende la ignorancia de tantos políticos y comunicadores que han adoptado la costumbre de hacer de estas distinciones de género una especie de bandera de igualdad que nada iguala porque el español ya nos iguala sin distinción.
Decir ambos géneros solo es gramaticalmente correcto cuando el masculino y el femenino son palabras diferentes como mujeres y hombres, caballos y yeguas o damas y caballeros.
Resulta cansino soportar todo el día el estúpido esnobismo del inscritos e inscritas, miembros y miembras, votantes y votantas, presidentes y presidentas.
El participio activo del verbo ser es ente y cuando se trata de designar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo se le agrega la terminación ente. Hay por tanto presidentes, no presidentas; estudiantes, no estudiantas pacientes y no pacientas, militantes y no militantas.
No hay ideología en la gramática y querer hacer gala de una destrozando la otra resulta francamente estúpido.
Hoy, contemplando expectantes -no expectantas- los congresos de los partidos, nos atronan los oídos con tanto militante y militanta, con tanta presidenta y no presidente -el ente que preside- con tanta ignorancia impostada de igualdad.
Ustedes, los lectores, abarcan los dos géneros, sería ridículo que escribiera para lectores y lectoras igual que sería una babosada hablar para escuchantes y escuchantas.
Médicos, abogados, ingenieros, políticos, deportistas... abarcan ambos géneros, no es correcto utilizar neologismos feminizados, aunque haya mucho entusiasta de esos que creen que cambian la realidad destrozando el lenguaje; algo parecido a aquellos que sienten pudor por utilizar el adjetivo negro y recurren a eufemismos como de colorafroamericanosubsahariano, pretendiendo cambiar la realidad que, por otra parte, es a los negros a los que más les molesta.
Las cosas hay que decirlas por su nombre, al pan, pan y al vino, vino, para eso tenemos una de las lenguas más ricas y precisas del planeta.
De perseverar en esta estupidez de cargar de ideología el lenguaje acabaremos siendo tontos y tontas, ignorantes e ignorantas, capullos y capullas, idiotas e idiotos y de paso, destrozando el idioma ya bastante maltratado en esta era del tuit y los emoticonos.
Luego nos asombramos de que más del 50 % de los aspirantes a bombero en Burgos no aprobaran un dictado de parvulitos y de que tantos universitarios sean incapaces de escribir una redacción mínimamente correcta y sin faltas de ortografía.

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe