Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 24 de julho de 2014

AGUA

Más curiosidades de la lengua española 

resueltas por la Academia (3)
  ©L.A. - http://www.religionenlibertad.com/

 Dada la buena acogida que brindaron Vds. a los artículos que hemos colgado (los cuales puede Vd. consultar pinchando aquí y también aquí) sobre algunas pequeñas cuestiones que todos nos hemos preguntado alguna vez sobre el idioma que hablamos, esa lengua universal que es el español, les traigo hoy aquí una nueva entrega, en la que analizamos las palabras femeninas que llevan artículo masculino por empezar por “a”, como “agua” o “hacha”.

            Dice la Academia.

            “El sustantivo agua es de género femenino, pero tiene la particularidad de comenzar por /a/ tónica. Por razones de fonética histórica, este tipo de palabras seleccionan en singular la forma “el” del artículo, en lugar de la forma femenina normal “la”. Esta regla solo opera cuando el artículo antecede inmediatamente al sustantivo, de ahí que digamos “el agua”, “el área”, “el hacha”; pero si entre el artículo y el sustantivo se interpone otra palabra, la regla queda sin efecto, de ahí que digamos “la misma agua”, “la extensa área”, “la afilada hacha”.
            Puesto que estas palabras son femeninas, los adjetivos deben concordar siempre en femenino: “el agua clara”, “el área extensa”, “el hacha afilada” (y no el agua claro, el área extenso, el hacha afilado).
            Por su parte, el indefinido “una” toma generalmente la forma “un” cuando antecede inmediatamente a sustantivos femeninos que comienzan por “a” tónica: “un área”, “un hacha”, “un águila” (si bien no es incorrecto, aunque sí poco frecuente, utilizar la forma plena una: una área, una hacha, una águila).
            Asimismo, los indefinidos “alguna”, “ninguna” pueden adoptar en estos casos las formas apocopadas (“algún alma”, “ningún alma”) o mantener las formas plenas (“alguna alma”, “ninguna alma”).
            Al tratarse de sustantivos femeninos, con los demostrativos “este”, “ese”, “aquel” o con cualquier otro adjetivo determinativo, como “todo”, “mucho”, “poco”, “otro”, etc., deben usarse las formas femeninas correspondientes: “esta hacha”, “aquella misma arma”, “toda el agua”, “mucha hambre”, etc. (y no “esta hacha”, “aquel mismo arma”, “todo el agua”, “mucho hambre”, etc.)”.

            Una vez más y como ya hice en la anterior entrega, aclaro que todas las comillas del texto las he colocado yo, porque no vienen en el texto original, lo que me parece un error de la Academia que merece como poco una nueva aclaración como las que publico en este espacio.

            Por último, querría añadir a lo a dicho un  caso muy especial cual es el de la palabra “arte” que participa de las mismas características de las comentadas: palabra femenina empezada por “a” tónica. Está claro que decimos “el arte” pero “las artes” en plural. Ahora bien, ¿no se les hace a Vds. raro “el arte maravillosa” pero no, en cambio, “el arte maravilloso”? Y eso que nadie duda de que se dice “las bellas artes” y no “los bellos artes”, “las artes de pesca” pero no “los artes de pesca”. ¿Una excepción dentro de la excepción?

            Y bien queridos amigos, esto es todo por hoy. Mañana más pero entretanto, que hagan Vds. mucho bien y que no reciban Vds. menos.

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe