Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quarta-feira, 25 de outubro de 2017

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

pesas y medidas, 


claves de redacción

Recomendación urgente del día
Con motivo de la aprobación de las nuevas definiciones de unidades físicas por la Conferencia General de Pesas y Medidas, se ofrecen a continuación una serie de claves:

1. Nombre del organismo

A la entidad responsable de normalizar las mediciones físicas se la conoce también como Conferencia General de Pesos y Medidas (es decir, con Pesos en lugar de Pesas), forma igualmente válida. Su sigla en español es, como en francés, CGPM.

2. Nombres de unidades

Los nombres de unidades físicas se escriben en minúscula, incluso si derivan de nombres propios: el amperio, el kilogramo, el mol, el julio
Cuando existe forma española del nombre, es preferible esta a la inglesa o francesa: voltio mejor que voltvatio mejor que wattohmio mejor que ohm. En el caso del amperio, el Diccionario académico admite también la variante ampere, escrita sin acento (no ampère) y en redonda.
La unidad de temperatura se llama kelvin, no grado kelvin, y su símbolo es K, no °K.

3. Símbolos de unidades

El símbolo del kilogramo es kg, sin punto y siempre en minúscula, incluso si se emplea en contextos escritos íntegramente en mayúscula, como en los titulares. Tampoco es adecuada la grafía Kg, con la letra k en mayúscula.

4. Nombres de isótopos y otros conceptos

Según las normas internacionales de nomenclatura química, los isótopos se nombran con la denominación del átomo seguido inmediatamente de un guion y su masa atómicasilicio-28 puro y no silicio puro-28 ni silicio puro 28.
La constante universal que servirá para la medida del kilogramo se llama constante de Planck, con constante en minúscula y con el nombre del físico acabado en ck (no Plank). El instrumento para la medición es la balanza de Watt, con balanza en minúscula.

TRADUCCIÓN LITERARIA





Traducción literaria: 

oficio de tinieblas

  NACIONAL| VIEWS: 187
La Asociación Mexicana de Traductores Literarios ofrece un diplomado a fin de profesionalizar esta actividad
Pese a tener una marca autoral sobre sus textos e incluso llegar a ser él mismo un escritor —aunque no de originales—, la labor de los traductores literarios se encuentra invisibilizada, al grado de que ha habido momentos en el que su nombre ni siquiera aparecía en los libros, expuso Arturo Vázquez Barrón, presidente de la Ametli (Asociación Mexicana de Traductores Literarios).
A fin de salvar este tipo de escollos y de profesionalizar el oficio en México, el colectivo —entre cuyos miembros honorarios se encuentran Juan Villoro, Margo Glantz, David Huerta y Carmen Boullosa— ofrece un diplomado sobre el tema, en colaboración con la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) y la UNAM, a través de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.
“A diferencia del traductor técnico, el literario no es sólo un prestador de servicios, sino tiene derecho a firmar contratos que especifiquen por cuánto tiempo cederá sus derechos de profesión a un tercero, en este caso el editor. De hecho, la ley en México los reconoce como autores de sus traducciones y, por ello, tiene derecho al otorgamiento de un pago profesional por las regalías, entre otras cosas”.
Éste y otros aspectos, tanto técnicos y prosísticos como lingüísticos y legales, se abordarán en este curso que durará cuatro semestres y que es heredero de aquellos impartidos tanto en el Instituto Francés de América Latina (IFAL) y en El Colegio de México (Colmex).
“Lo que hace diferente a este diplomado es que se ofrece no desde una plataforma institucional, sino profesionalizante, es decir, desde una asociación de traductores, lo cual nos permite ofrecer una perspectiva de formación distinta”, agregó Vázquez Barrón.
A decir del egresado del Colmex, este plan de estudios comenzó a fraguarse hace un año, el 23 de septiembre de 2016, cuando nació la Ametli. “Aunque en realidad surgimos con gran un atraso, pues desde hace tres décadas se fundaron en otros países asociaciones encaminadas a defender al gremio de traductores literarios. En México somos los primeros”.
Contra la neutralización del lenguaje
Una de las luchas libradas por la Ametli, junto con diversas asociaciones hermanas —sobre todo la española, la colombiana y la argentina— es la exigencia de que el nombre completo del traductor aparezca en la portada de los libros y no sólo en la página legal, pues si bien el lector está ante la obra de un autor extranjero, en realidad está leyendo a quienes traducen a esos literatos, argumentó Arturo Vázquez Barrón.
“Y en este punto no es lo mismo lo que hace un traductor mexicano que el de otras latitudes. Así, nuestra apuesta es dar visibilidad a quien se dedica a este oficio y dar a cada variante del español el espacio que le corresponde por derecho propio. De esta manera empezaremos a leer con gusto —y no con desprecio— versiones castellanas, argentinas, cubanas y un largo etcétera”.
Para el presidente de la Ametli, una de las exigencias de las editoriales transnacionales es el empleo en un español neutro para vender títulos en cualquier parte. “Ello representa un atentado directo contra la calidad. Tenemos derecho a nuestra identidad lingüística y una manera de defenderlo es darle visibilidad del traductor, pues abonaría a generar una cultura de la literatura traducida”.
Cuatro pilares
El diplomado a impartirse Ametli en colaboración con la UNAM y la Caniem se sostiene en cuatro ejes: el de la traducción, con materias como traducción de literatura, cienciad humanas, géneros alternativos, textos dramáticos y poesía, así como traductologías. El segundo es análisis y crítica literarios, así como literatura comparada y crítica de traducción.
El tercero es el lingüístico y consta de seminarios de morfosintaxis tanto de español como de francés, lingüística aplicada, análisis del discurso y gramática comparada.  El cuarto versa sobre los aspectos profesionales de la traducción y tiene que ver con aspectos legales como los contratos, las tarifas, los derechos de autor y los derechos patrimoniales y morales del traductor literario.
“Todos estos son aspectos a cuidar y que queremos ofrecer para que el alumno tenga contacto directo con críticos, editores, autores, correctores de estilo y demás agentes involucrados en el proceso editorial. Ello permitirá que el alumno se fogueé y se adentre en el mundo profesional real”, apuntó Vázquez Barrón.
El diplomado se impartirá, a partir de febrero de 2018, en la Caniem y se especializará en traducciones del francés (el nivel mínimo de B-2); las siguientes ediciones comprenderán inglés, italiano y alemán. El ingreso será mediante examen de admisión. No se requiere carrera terminada, aunque sí se exigen cuatro semestres de una licenciatura como mínimo.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

bumerán o búmeran


hispanización de 


boomerang

Recomendación urgente del día
Bumerán o búmerany no bumerang, son las adaptaciones recomendadas de la voz inglesa boomerang.
En los medios de comunicación es habitual encontrar tanto la grafía bumerang como el sustantivo inglés boomerang: «El ‘efecto boomerang’ que puede producir el boicot a los productos catalanes» o «Una medida implantada en los años setenta para luchar contra la superpoblación con efecto bumerang».
Se desaconseja la grafía bumerang porque, tal y como señala el Diccionario panhispánico de dudas, es una forma híbrida, que no es ni inglesa ni española.
Por otra parte, la hispanización de boomerang presenta dos acentuaciones válidas: en algunos países como Argentina, Ecuador o México, se prefiere la esdrújula búmeran; mientras que en España y en otras zonas de América predomina la aguda bumerán.
El plural de la forma esdrújula es invariable, los búmeran, mientras que el de la forma aguda es regular: los bumeranes.
Se recuerda además que la expresión efecto bumerán (o búmeran), ampliamente asentada y recogida en el Diccionario académico con el significado de ‘resultado de una acción que se vuelve contra su autor’, no necesita ser destacada en cursiva ni entrecomillada.
Así pues, en los ejemplos anteriores lo apropiado habría sido escribir «El efecto bumerán que puede producir el boicot a los productos catalanes» y «Una medida implantada en los años setenta para luchar contra la superpoblación con efecto búmeran».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe