Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 27 de abril de 2015

ÁNGELA DI TULLIO

RAE debe reconocer cambios que genera el mundo digital': Di Tullio

Miembro de la Academia Argentina de Letras habla de nuevos terminos del idioma.

 
El reto de la educación es contrarrestar los efectos nocivos de las redes sociales en el idioma y la ortografía, dice Ángela Di Tullio.
Foto: Archivo / EL TIEMPO
El reto de la educación es contrarrestar los efectos nocivos de las redes sociales en el idioma y la ortografía, dice Ángela Di Tullio.
Sincera, carismática y reflexiva, así es Ángela Di Tullio, miembro de la Academia Argentina de Letras, quien, junto con el profesor Julio Borrego, fue designada por la Real Academia de la Lengua para hacer un compendio de la Nueva Gramática de la Lengua Española, tarea que para muchos resultó ser compleja y casi imposible de realizar.
De acuerdo con Di Tullio, “fue muy complejo recoger lo que plasma este libro normativo, que estaba en un lenguaje lleno de tecnicismos, y llevarlo a un código común. Finalmente, se logró el objetivo, y el resultado fue un manual al alcance de quienes están interesados en conocer más sobre esta nueva gramática y la inclusión que esta tiene de América”.

Y es que este último aspecto es justamente una de las novedades de este compendio, como lo indica la experta: “El español de cada país tiene sus giros propios, por eso la Real Academia de la Lengua (RAE) reconoció e incluyó en la Nueva Gramática muchas palabras tradicionales de cada nación”.
Sin embargo, la lingüista señala que la misión de educar a la población en el uso correcto de la lengua se ha visto un poco entorpecida con el mal uso que –según ella– se le da en las redes sociales. Pero reconoce que este mundo digital también le ha impuesto desafíos a la RAE, que, como ella lo señala en entrevista con EL TIEMPO, debe aprender a adaptarse a esta realidad.
¿Por qué asegura que el uso de la lengua se ve afectado con el mal uso de las redes sociales?
Es claro que las redes sociales favorecen la conectividad entre individuos, pero esta comunicación es banal y por eso se escribe mal, se piensa mal, se argumenta mal, y ahí está el reto de la educación, de contrarrestar los efectos nocivos de las redes en el idioma y la ortografía.
Pero ¿esto a qué se debe?
Bueno, debo aclarar primero que el problema no está en la herramienta, sino en el uso que se le da, porque las personas toman actitudes facilistas en cuanto al lenguaje, es decir que tal vez por la premura del tiempo o por la real falta de interés en el idioma escriben sin pensar.
Es claro que el mundo digital ha impuesto retos a varias dinámicas sociales. En este sentido, ¿cuáles son esos desafíos que debe asumir la RAE bajo este nuevo escenario?
Se tiene que hacer el esfuerzo de reconocer esta realidad, que es muy cambiante. Y tengo que aceptar que esta ortografía que se publicó, de 800 páginas, al otro día ya no sirve para nada, porque nadie la va a leer.
Lo ideal era reconocer que internet ha cambiado las dinámicas mundiales. Por eso creo que es un error no ver esta situación. Creo que la Academia mantiene reglas que eran de una época determinada, pero que ya no se usan. La lengua cambia de manera muy rápida y hay que estar atenta a los cambios.
A finales del año pasado, la 23.ª edición del ‘Diccionario de la lengua española’ recogió términos como ‘papichulo’ y ‘amigovio’. ¿Hasta dónde pesan los convencionalismos sociales en las decisiones de la RAE?
Con respecto al diccionario académico, este tiene dos funciones. La primera es describir qué palabras surgen y se usan en el mundo hispanohablante y la otra es una función normativa. Pero no todo lo que se acepta se recomienda; entonces, cuando se acepta una palabra como ‘boludo’ o ‘papichulo’, no significa que se recomiende usar esta expresión en cualquier contexto, es solo un reconocimiento cultural.
¿Cuáles son los errores idiomáticos más recurrentes?
El verbo haber siempre debe quedarse en singular. Hay gente que dice: “habían varias personas en el acto”, error; se dice: “había varias personas en el acto”. También he visto que hay personas que dicen: “urgen tomar medidas”, cuando se debe decir: “urge tomar medidas”.
EL TIEMPO

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe