Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 29 de agosto de 2016

EL LENGUAJE COLOQUIAL


Gladys González:El lenguaje coloquial (I)





http://www.mundo-oriental.com.ve/site/opinion.aspx?id=1921

El lenguaje es el medio de comunicación por excelencia de toda sociedad “Los límites del lenguaje son las fronteras del mundo” (Sapir 1998). Este filósofo de la lingüística afirma que “el lenguaje es el creador de la cultura, organizador de la experiencia humana”.
Domingo Faustino Sarmiento escribió: “El idioma se tiñe con los colores de la tierra que habita”. “El lenguaje no se descubre se crea”, causa por la cual los habitantes de cada país adoptan su propia forma de expresarse.
Nuestro país no escapa a esto, algunas palabras usadas por los venezolanos están íntimamente ligadas con hechos históricos, circunstancias, ejemplo de esto son los siguientes: La sampablera, se originó en Caracas en un encuentro entre liberales y conservadores en la plaza de San Pablo el 2 de Agosto de 1859. Hoy se usa en el lenguaje coloquial para referirse a un desorden, escándalo, pleito, disturbio o protesta.
En el interior se le dice a este hecho “samplegorio”, “zaperoco”, “berenjenal”, “atajaperros”, “mollejero”, otros.
Cuando alguien está disgustado le dice al otro “tengo una culebra contigo” o “vamos a matar esta culebra”.
La expresión “agarró sus macundales y se fue”, viene (según el Dr. Rodolfo Quintero en su libro La Cultura del Petróleo), donde describe que en los inicios de la explotación petrolera en Venezuela, a los obreros se les dotaba de: botas, cascos, uniformes y herramientas acopladas a un cinturón de cuero que se colocaban en la cintura, las herramientas eran de la marca “Mac-and-Dale” y se pronunciaba más o menos “Macandeil”, los obreros venezolanos que no eran muy duchos en fanética, pronunciaban “macundale”. De allí quedó la frase “agarró sus macundales y se fue”.
La palabra Okey (O.K), viene de los inicios del siglo XIX, cuando los comerciantes de habla inglesa reciben mercancía venida en barcos en el puerto de La Guaira; les decían a los obreros que le colocaran a cada bulto revisado, si este estaba en buen estado la palabra “korret”, la gran mayoría de los trabajadores no conocían el inglés y escribían lo que les sonaba al oído “ol-korred” que con el tiempo y el uso se transformó en Okey (O.K) para decir “está bien”, “bueno”, “de acuerdo”.
Bigote: Cuando Carlos fue nombrado rey de España y al mismo tiempo rey de Alemania la península se llenó de soldados alemanes, procedentes del Sacro-Imperio Romano Germánico, los cuales tenían la costumbre de saludar llevándose el dedo a la parte superior de la boca debajo de la nariz y decir “Bei-Gott” (¡Por Dios!) esta expresión fue interpretada por los españoles como “bigote” (los pelos que salen en la cara en ese lugar. Esta palabra fue traída a la América y se estableció en el idioma español).
Pantalón: La palabra “pantalón” tiene una historia emotiva y de asombro, porque San Pantaleón, fue el primer monje en no usar sotana. Sino unas largas mallas, era alto y muy flaco, acostumbraba a usar su sotana, hasta que la cambio por las mencionadas mallas; sus compañeros al verlo con este atuendo exclamaron asombrados “Pantaleón!”. Con el transcurrir del tiempo la vocal “e” desaparece (Pantaleón significa en griego “el que se compadece de todos”). San Pantaleón era médico nacido en Nicomedia (Turquía), fue decapitado por profesar la fe católica durante el reinado el emperador romano Diocleciano, el 27 de julio de 305 D.C. la palabra “pantalón” ingresa al lenguaje coloquial, en recordatorio de las largas malla del monje Pantaleón.
Gallo tapao: En el argot de las galleras cuando un jugador, lleva una gallo en una jaula cerrada y no deja que nadie lo vea, le dicen tiene el gallo tapao, esta frase se ha extendido a el lenguaje coloquial, así que si alguien tiene un secreto, un asunto que no quiere revelar le dicen “tu tiene un gallo tapao”.
Continuamos en la próxima entrega.

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe