Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 3 de novembro de 2015

TODOS Y TODAS





FERNANDO LARENAS 



El diccionario de la RAE (Real Academia Española) define así a testarudo: (de testa) porfiado, terco, temoso. Nada más, con apenas tres palabras queda resuelta la definición. Para no entrar en conflicto con los testarudos que creen que inventaron un nuevo idioma o revolucionaron el español, simplemente me permito citar una definición de un tuitero que se identifica como ‘Iconográfico’. Pregunta: ¿Tú dices niños y niñas, doctores y doctoras, ministros y ministras, conductores y conductoras? Regla 1: En español, el plural en masculino implica ambos géneros. Así que, al dirigirse al público, no es necesario ni correcto decir niños y niñas. Sin embargo, actualmente es un error recurrente en la política nacional. Regla 2: Decir ambos géneros es correcto solamente cuando el masculino y el femenino son palabras diferentes. Ejemplo: Hombres y mujeres, damas y caballeros, toros y vacas, etc. Los políticos redactaron una Constitución, que ahora quieren enmendar (¿o remendar?), que está repleta de pesadas reiteraciones. En la actualidad redactan leyes, toman el micrófono y desfiguran el idioma con lo que denominan “lenguaje incluyente”. No se dan cuenta que quedan en ridículo y que, además, son un pésimo ejemplo para los estudiantes en etapa de formación. Como la lengua aguanta todo, no hay ninguna sanción, ni por hablar mal ni por escribir incorrectamente. Todo comenzó con los lugares comunes “los ecuatorianos y las ecuatorianas”, “todos y todas”. De ahí derivaron barbaridades como testigos y “testigas”, asambleístas y “asambleístos”. La lengua de Cervantes, a veces tan débil frente a otros idiomas, se convirtió en una vergüenza en boca de los políticos con esa idea de ser más incluyentes. ¿Qué dice la Real Academia Española? Sobre el género dice que se clasifican en femeninos y masculinos. Las palabras tienen género (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no género). En los años setenta del siglo XX, con el auge de los estudios feministas, comenzó esta barbaridad que aumenta en vez de disminuir. La lengua admite la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino y no debe verse intención discriminatoria alguna, dice la RAE. Uno de los más recientes inventos de los testarudos del idioma es el uso del símbolo de la arroba (@) para referirse, por ejemplo, a niños y a niñas o ciudadanos y ciudadanas. También la RAE tiene una explicación que deberíamos tener en cuenta. Dice que la arroba no es un signo lingüístico y por ello su uso es inadmisible. Una de las inconsistencias más graves ocurre cuando escriben ‘Día del niñ@’, ‘l@s niñ@s’. En el primer ejemplo la contracción ‘del’ solo es válida para el masculino niño. Decía Octavio Paz: “Cuando una sociedad se corrompe, lo primero que se gangrena es el lenguaje”. @flarenasec

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:http://www.elcomercio.com/opinion/columna-fernandolarenas-lenguaje-rae-opinion.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe