Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 17 de outubro de 2017

IDIOMA ESPAÑOL

“El periodista tiene que aprender a dominar el lenguaje”

Conversamos con Judith González, filóloga y lingüista de la Fundación del Español Urgente (Fundéu).
“El periodista tiene que aprender a dominar el lenguaje”Judith González (Foto: Xosé Castro)
Judith González, filóloga y lingüista de la Fundación del Español Urgente (Fundéu) nos da algunos consejos sobre la importancia del buen uso de la lengua española y analiza cómo se debe mejorar el empleo del idioma en los medios de comunicación.
¿Cuáles son los errores en los que reinciden los periodistas?
Hay muchos problemas con los anglicismos. Quizá por la prisa o por la necesidad de la inmediatez. Hay otros problemas con los prefijos; se duda mucho a la hora de escribirlos juntos o separados o en qué caso llevan guion o en qué caso la palabra comienza con mayúscula o no. Hay problemas también con los neologismos; que sea un término nuevo no quiere decir que sea necesariamente incorrecto, que el diccionario no lo recoja no quiere decir que sea necesariamente incorrecto, quizá es simplemente un derivado que es posible formar, pero que no se ha ampliado hasta ahora y no se censura.
¿Cómo satisfacen a la comunidad periodística panhispánica?
La comunidad panhispánica es muy exigente y eso es bueno. Muchas veces, en las consultas te das cuenta de que estás hablando con alguien del “otro lado del charco” y tienes que cambiar ese chip. Tratamos de hacer un esfuerzo para que nuestras recomendaciones, primero, sean válidas en todo el ámbito hispánico y después se puedan sentir como propias en todo ese ámbito hispánico.
¿Qué les sugieren a los periodistas sobre el empleo del “lenguaje no sexista”? ¿Es correcto el uso de “las” y “los”?
Esto es un tema que genera mucha preocupación. Por una parte, lo primero que hay que decir es que la gramática considera que ese tipo de desdoblamientos son innecesarios en la mayor parte de los casos. La gramática los admite cuando por necesidades expresivas son necesarios, como los vocativos, ahí siempre se han admitido, damas y caballeros; pero no como una parte de la construcción habitual y general en la lengua. Ese desdoblamiento en general en todos los textos la Academia, en principio, no lo admite.
¿Cómo pueden lidiar los periodistas con lo “políticamente correcto”?
Lo políticamente correcto depende de muchas cosas: del contexto, de la situación comunicativa, de la sensibilidad del que escribe, de la sensibilidad del que lee… En ese sentido, gran parte está resuelta en los libros de estilo y manuales de cada medio. Ese es un debate periodístico, que el redactor y el medio tienen que acordar.
¿Cuál es la importancia de los medios de comunicación en el uso correcto del idioma?
No todos tienen libros en su casa; que se tengan no quiere decir que se lean; y que se lean no quiere decir que se entiendan. Sin embargo, todo el mundo ve televisión, tiene acceso a la radio o usa Internet. Ese registro de lenguaje es muchas veces el más elevado que le llega a muchas personas en su día a día. Si se cuela un error gramatical o de léxico en la portada, eso llega en un día a miles de personas y muchas de ellas van a reproducir ese error por desconocimiento, por asumir que está bien. Entonces hay una responsabilidad muy grande. El periodista tiene que aprender a dominar el lenguaje porque es su herramienta de trabajo y la calidad informativa entraña la calidad lingüística. La lengua es el soporte de la información.
¿Hasta qué punto el estilo periodístico debe primar?
El lenguaje tiene mecanismos que permiten la creatividad, la novedad. El genio creativo del lenguaje es grandioso y un periodista no debe llevar a gala la incorrección en su estilo. Hay que hacerlo dentro del margen que permite la gramática y las normas de una lengua, que es un margen amplísimo.
¿Los tuits y posts de los medios deberían pasar por un corrector?
Sí, sin duda, todo debería pasar por un corrector; porque indudablemente a todos se nos cuelan cosas.
¿Los peruanos se comunican con la Fundéu?
Sí, nos dicen soy de Perú, de tal zona, y he oído en la prensa de mi país esto. O también lo he oído y no lo encuentro en el diccionario. Nos han llegado dudas sobre cómo escribir los topónimos y términos específicos como huaico, del que sacamos una recomendación. Sí, son un público inquieto también.
¿Qué consejos les daría a los peruanos para mejorar el uso del idioma?
Leer, si uno lee cosas que están bien escritas, al final se le acaban quedando. Y preguntar sin miedo. También, acudir a los diccionarios y a los libros, pues están para eso.
DATO:
12 años tiene la Fundación del Español Urgente BBVA. Responde consultas a través de @Fundeu y su página web www.fundeu.es.
Por: Úrsula Velezmoro

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

garimpeiro 


no necesita comillas 


ni cursiva

Recomendación urgente del día
El término garimpeiro, que alude a un buscador de metales o piedras preciosas, no necesita ni comillas ni cursiva.
En los medios de comunicación no es raro encontrarse con frases como las siguientes: «Hizo de “garimpeiro”, un buscador de cristal de roca», «Muchos son ‘garimpeiros’ (los famosos mineros brasileños) de toda la vida que ahora buscan suerte en Colombia» o «Es azotado por la minería ilegal llevada a cabo por los conocidos Garimpeiros».
El vocablo garimpeiro ha sido incorporado a la vigesimotercera edición del Diccionario académico con el significado de ‘buscador de oro o de piedras preciosas en el Amazonas’. Tiene su origen en el portugués, pero al acomodarse a las pautas ortográficas del español y tener ya un uso extendido no necesita ni comillas ni cursiva, como tampoco mayúscula, pues es un nombre común.
En consecuencia, en los ejemplos anteriores habría sido mejor escribir «Hizo de garimpeiro, un buscador de cristal de roca», «Muchos son garimpeiros (los famosos mineros brasileños) de toda la vida que ahora buscan suerte en Colombia» y «Es azotado por la minería ilegal llevada a cabo por los conocidos garimpeiros».

segunda-feira, 16 de outubro de 2017

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

incendios forestales, 


claves de redacción

Recomendación urgente del día
En las noticias sobre incendios forestales es frecuente el empleo inapropiado de algunos términos y expresiones. A continuación se hacen algunas precisiones al respecto:

1. Incendiario no es sinónimo de pirómano

Incendiario es quien ‘incendia con premeditación, por afán de lucro o maldad’; no es sinónimo de pirómano‘alguien que sufre una enfermedad por la que disfruta provocando fuegos y viendo las consecuencias del incendio’.

2. Provocado e intencionado, diferencias

Se aconseja emplear la expresión incendio intencionado para aquellos generados con la voluntad expresa de hacer arder una zona. La expresión incendio provocado es más amplia y se aconseja que vaya acompañada de la causa (provocado por una chispa, provocado por una quema de rastrojos,  provocado por un rayo…).

3. Los incendios se propagan, no se propalan

Los incendios se pueden propagar (‘extender, dilatar o aumentar algo’), pero en ningún caso se propalan, pues este verbo significa ‘dar a conocer o difundir algo oculto o poco conocido’.

4. Incendio controlado y estabilizado no son equivalentes

Un incendio controlado es aquel que se ha conseguido aislar y cuyo avance y propagación se ha logrado detener, y un incendio estabilizado es el que evoluciona dentro de unas líneas de control establecidas.

5. Orografía del terreno es redundante

La expresión orografía del terreno es redundante, puesto que la palabra orografía es ‘el conjunto de montes de una comarca, región o país’, y por lo tanto en ella ya está implícita la idea de terreno.

6. Los incendios pueden ser violentos, pero no virulentos

Los incendios pueden ser violentos, pero no virulentos, pues violento significa ‘que tiene mucha fuerza o intensidad’, mientras que virulento se aplica a las ‘enfermedades malignas e intensas’, así como a los ‘estilos, discursos o escritos que son hirientes, sañudos, ponzoñosos o mordaces en sumo grado’.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe