Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 17 de setembro de 2015

LENGUA


   Acentúate

Las memorias del doctor acento

Un tatuaje mal acentuado. 


Vino del italiano que, a su vez, lo tomó del griego a través del latín. Se usó un poco de aquella manera hasta el siglo XVIII. Y quién sabe qué futuro le espera. Pero se le quiere, que conste.

¿Alguien le ha echado alguna vez una ojeada a un texto escrito en húngaro? Pero si parece una partitura musical, lleno de acentos nunca antes vistos que se suceden sílaba tras sílaba. Y nosotros que nos quejamos por tener que poner una tilde, siempre la misma, dirigida hacia arriba, en melón.
La Fundación del Español Urgente, Fundéu, ha impulsado esta mañana un hashtagen Twitter, #acentúate, dirigido a combatir la pereza acentuadora, a recordar que no es lo mismo poner o no poner las tildes, ni siquiera en las bobadas que escribimos en las redes sociales. Ha tenido éxito. Bien hecho. ¿Pero quiénes son estas rayitas que aparecen sobre nuestras vocales? ¿De dónde salen? ¿Desde cuándo están aquí?
Javier Bezos, de la Fundéu, cuenta la historia del acento en el idioma español. "El acento viene del idioma italiano y llega al español en el siglo XV, más o menos, al mismo tiempo que llega al francés. Tenga en cuenta que en esa época había mucho contacto cultural con Italia".
¿Y de dónde sacaron los italianos el acento? "En latín se había empleado el acento, no mucho ni muy sistemáticammente, más bien para señalar las vocales largas. Ese puede ser el origen, que, a su vez, quizá remita al griego. En el griego antiguo sí que se empleaban mucho los acentos".
Volvemos a los tiempos de los Reyes Católicos. ¿Teníamos ya por entonces un sólo acento o empleábamos las tildes graves como en catalán y en francés? "Había acentos graves y había acentos circunflejos. Aunque el circunflejo se empleaba no tanto para cambiar el sonido de la vocal sino para determinar cómo sonaba la consonante anterior. Le pongo un ejemplo. La CH se podía leer como nuestra actual CH o como una K, dependiendo de la palabra". Para esas ambigüedades, el circunflejo era una buena ayuda.
"De todas formas, hasta la reforma de la ortografía del siglo XVIII, el acento se ponía en función del criterio del editor. Un poco por su capricho. Esa reforma sistematizó los acentos y también, casos como el de la CH. Fue una reforma muy polémica,porque, entre otras cosas, le cambió el nombre a Cristo, que dejó de ser Christo". Ríanse del lío que se monta cuando la RAE amaga con quitarle el acento a sólo (adverbio).
¿Y qué ha ocurrido desde entonces para que el español sea un idioma más sencilllo fonéticamente que casi cualquier otro, incluidas lenguas vecinas como el catalán, el portugués o el francés? "Es verdad, en español tenemos cinco vocales que siempre suenan igual. No hay vocales abiertas ni cerradas. Es un sistema muy sencillo. ¿De dónde viene? No está muy claro pero el vasco es igual. Quizá sea ésa la influencia".
Última pregunta: ¿nos imaginamos un español de dentro de 20, 30 años, en el que el acento sea un cultismo, algo que no use nadie que no tenga 60 años o que no sea un pocco snob? "No lo sé. No tiene por qué ser así. Pero también es verdad que uno lee un álbum de Asterix, sin un solo acento, y los entiende, funcionan. Estaría bien hacer un estudio, cuantificar cuántos acentos se ponen bien en redes sociales y así saber hasta qué punto son necesarios los acentos".

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe