Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 23 de julho de 2013

EL PAPA DE LA RUPTURA







'Este es el papa de la ruptura', afirma el teólogo Leonardo Boff
Por ASTRID PRANGE en DEUTSCHE WELLE
Fuente: Folha de São Paulo.


El papa en Brasil. El papa Francisco va a inaugurar una nueva era para la Iglesia Católica durante la Jornada Mundial de la Juventud, en Rio de Janeiro. Esa es la convicción del teólogo Leonardo Boff, que en 1992 dejó todos los cargos en la iglesia, después de ser censurado por el Vaticano.
En una entrevista en su casa en Petrópolis (RJ), el teólogo elogió a Francisco, afirmando que él es el papa de la ruptura. "Esa es la palabra que Bento XVI y Juan Pablo II más temían. Ellos acreditaban que la iglesia tenía que tener continuidad", evaluó Boff.
El teólogo, uno de los exponentes de la Teología de la Liberación, dice acreditar que Francisco hablará sobre las recientes protestas en Brasil. "Él hizo una declaración valiente en Roma, diciendo que los políticos tienen que escuchar a los jóvenes en la calle; que la causa de los jóvenes es legítima, justa y que estaría acorde con el evangelio."
DW Brasil: En Rio de Janeiro, más de un millón de fieles católicos se van a reunir y celebrar la fe durante la Jornada Mundial de la Juventud. ¿En el siglo XXI, el cristianismo todavía precisa de la figura de un papa?
Leonardo Boff: Fundamentalmente no precisaría de un papa. La iglesia podría organizarse en una vasta red de comunidades. Mas, en la medida en que la iglesia se fue trasformando en una institución y asumiendo una función política en el Imperio romano, ella asumió también los símbolos del poder: el propio nombre "papa", que era exclusivo de los emperadores, y aquella muceta llena de oro, que solo los emperadores podían usar, pero que todos los papas usaban. Entonces, esa trayectoria de una iglesia que tiene una función política dentro del Imperio romano en decadencia obligaba a la iglesia a tener un centro de referencia. Francisco, cuando le ofrecieron a él aquella muceta, dijo "El carnaval acabó, no quiero eso".
¿Entonces, este papa llegó para cambiar?
Yo creo que este es el papa de la ruptura. "Esa es la palabra que Bento XVI y Juan Pablo II más temían. Ellos acreditaban que la iglesia tenía que tener continuidad, por lo tanto, el Concilio Vaticano Segundo no podría significar la ruptura con el Primero. Pero no, ahora hay una ruptura, la figura del papa no es más la clásica, es otra. Francisco no comenzó con la reforma de la curia, comenzó con la reforma del papado.
¿Qué quiere decir usted con "reforma del papado"?
En Europa viven solo 24 % de los católicos. En América Latina 62 %, y lo restante está en África y en Asia. Entonces hoy, el cristianismo es una religión del Tercer Mundo, que un día tuvo origen en el Primer Mundo. Creo que el papa Francisco va a crear una dinastía de papas del Tercer Mundo. Más allá de ello, nuestras iglesias ya no son más iglesias espejo, imitando a las europeas; son iglesias fuente, crearon sus tradiciones, tienen sus propios mártires, sus maestros, sus formas de celebrar, tienen sus teologías, profetas y figuras importantes, como don Hélder Cámara y Óscar Romero. Esas iglesias están dando vitalidad al cristianismo.
¿Por qué usted es tan optimista? Los problemas de la Iglesia Católica continúan: la exclusión de los divorciados, la discriminación de los homosexuales, la prohibición de mujeres-sacerdotes...
El papa dio un ejemplo claro. Él supo que un párroco en Roma negó el bautismo al hijo de una mujer soltera. Y el papa dijo: "Ese cura está errado, porque no existe madre soltera. Existen madre e hijo. Y ella tiene el derecho de ver a su hijo bautizado, porque la iglesia tiene que tener las puertas abiertas, poco importa la condición moral de la persona". Y él fue más a fondo al decir que no se puede inventar un octavo sacramento, prohibiendo a los fieles que no se encuadren en la disciplina eclesiástica de participar de la vida de la iglesia y de los sacramentos. Hasta ahora, los temas de moral sexual, de moral familiar, de celibato y de homosexualidad estaban prohibidos ser discutidos. Si un teólogo o un cura discutía ese asunto, era inmediatamente censurado. Ahora, él va a permitir la discusión.
En Brasil, en las últimas semanas, millares de jóvenes fueron a las calles a protestar contra los políticos corruptos y las altas inversiones en los estadios de futbol. ¿Cuál es el recado que el papa va a dar a los jóvenes?
"Él hizo una declaración valiente en Roma, diciendo que los políticos tienen que escuchar a los jóvenes en la calle; que la causa de los jóvenes es legítima, justa y que estaría de acuerdo con el evangelio. Yo creo que él va a hacer una convocatoria crítica a los políticos, para que ellos no sean más corruptos y comiencen a servir más al pueblo. Y va a lanzar el desafío a los jóvenes de continuar la trasformación de la sociedad, pero sin violencia. Y allí excluye a todos esos vándalos que en los últimos días mostraron una violencia absolutamente injustificable y estúpida.
Usted dijo que los programas sociales en Brasil "incluyeron a una Argentina entera en la sociedad brasileña". ¿Por qué entonces las personas protestan contra el gobierno brasileño?
Curiosamente, ellas no están contra el PT, Dilma o Lula. Ellas muestran una insatisfacción general con el Brasil que tenemos, que es un país con profundas desigualdades. Son 5.000 familias brasileñas que controlan el 43 % de toda la riqueza nacional. Más allá de eso, el propio PT alcanzó su techo. O él cambia y reconstruye su relación orgánica con los movimientos sociales, o se trasforma en un partido como los demás, que buscan el poder y acaban corrompiéndose.
La clase media brasileña parece no estar gustando mucho de los programas de inclusión social del gobierno brasileño. ¿Ella fue dejada de lado?
Con Lula, los ricos se hicieron más ricos, y los pobres salieron de la pobreza. Todo el mundo ganó. Yo creo que el gobierno del PT no solo hizo una distribución de renta, favoreciendo a los pobres, sino que también efectuó una redistribución. Sacando de quien tiene y pasando para quien no tiene. Solo que él no aplicó eso a las grandes fortunas. Él lo sacó de la clase media, que quedo más pobre.
¿Usted cree que los políticos van a atender el recado del papa en la Jornada Mundial de la Juventud?
Yo creo que él va a ser muy importante para América Latina, porque su modo de ser va a reforzar las nuevas democracias, que nacieron en la resistencia a los militares y están haciendo buenas políticas sociales para los pobres, con inclusión. Entonces, él tiene una función política importante. Hasta Cristina Kirchner, que vivía en polémica con él, entendió la lección e hizo las paces. ¿Pero por qué? Porque el papa mueve multitudes. Tal vez nadie en el mundo, hoy, pueda reunir un millón de personas. Ningún político, ni siquiera Obama.
¿Pero la Iglesia Católica perdió poder e influencia?
Institucionalmente, la iglesia en Brasil está en una profunda crisis. Por el número de católicos, deberíamos tener 100.000 sacerdotes. Tenemos 17.000. Se creó un vacío, por el cual entraron las iglesias pentecostales. Y con razón. Como el pueblo es religioso, quien viene a hablar de Dios, él [el pueblo] adhiere, porque yendo para Dios, podemos sumar siempre. Para el bautismo, casamiento y entierro, es la Iglesia Católica. Para saber del otro lado del mundo, él va para el espiritismo. Para las cuestiones de suerte y amor, él va a un centro de macumba. El pueblo no tiene una visión doctrinaria, tiene una visión práctica. Es un supermercado religioso, con muchos productos, y el pueblo se va sirviendo.
¿Con Francisco, la Teología da Liberación va a retornar?
Con este papa, ella va a ganar visibilidad. Antes se decía que la Teología de la Liberación era una teología marxista. Ahora se dice que ella es una teología católica. Eso cambia la atmosfera de la iglesia.

Nenhum comentário:

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe